Espacio

Selfie en medio de la tormenta: Curiosity envía fotografía gracias a su batería nuclear

Marte está viviendo una tormenta de arena que cubre la superficie total del planeta dejando los días casi tan oscuros como la noche, un momento en que el rover de la NASA aprovechó para capturar en una imagen.

La selfie del Curiosity. Foto: NASA
La selfie del Curiosity. Foto: NASA

Estar en estos momentos sobre la superficie de Marte es una situación compleja, y es que el planeta rojo está experimentando una tormenta de arena que no permite una gran visibilidad. Bien lo saben actualmente los dos rovers de la NASA que se encuentran realizando sus experimentos allá y que por ahora debieron tomar un "descanso", momento en que el Curiosity tomó una fotografía

La NASA muestra el próximo vehículo no tripulado que llegará a Marte en 2020 a buscar evidencia de vida 5 Se trata de una selfie que reveló la NASA esa semana en la que se puede apreciar el robot sobre el suelo marciano, mientras que el cielo se encuentra completamente cubierto de arena.

Este robot es capaz de seguir operando a pesar de que los rayos del Sol no pueden pasar por la espesa capa de tierra ya que cuenta con una batería nuclear. No es la misma suerte que corre su compañero de operaciones, Opportunity, el que sólo cuenta con paneles solares para su energía y que actualmente se encuentra en "modo seguro" para evitar que tenga problemas durante la tormenta, pero aún está en duda si podrá volver a funcionar después de este evento.

"Esta es la peor tormenta que ha visto Opportunity, nosotros desde acá estamos haciendo todo lo que podemos, cruzando los dedos y esperando lo mejor", escribió Steve Squyres, científico planetario de la Universidad de Cornell y líder de la misión de este robot de 15 años que tiene un poco de energía almacenada para intentar desplegar sus paneles solares en el futuro.

Sobre la selfie del Curiosity, en realidad son 200 imágenes que llegaron a la Tierra el pasado viernes y el ingeniero de la NASA Kevin M. Gill, procesó durante el fin de semana para lograr esta panorámica que permite ver al robot al lado de una roca con un agujero realizado con su taladro.

A pesar de las complicaciones de esta tormenta, los investigadores planetarios dedicados a estudiar Marte la han catalogado como un evento perfecto para la ciencia, ya que la última de estas características ocurrió en 2007 y presenta una gran oportunidad para estudiar —desde los orbitadores del planeta rojo— cómo se forman y comportan estas tormentas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados