COmportamiento

¿Por qué el segundo hijo es más rebelde que el primero? Esto dice la ciencia

Los hijos no primogénitos tienen hasta un 40% más de posibilidades de tener problemas en el colegio o con la ley, según estudio

Hermanos
Foto: Pixabay

Un estudio científico dirigido por Joseph Doyle, economista del Instituto Tecnológico de Massachusett (MIT por sus siglas en inglés) encontró que los segundos hijos no tienen tanto “éxito” como sus hermanos primogénitos. Aunque parezca una afirmación bastante llamativa, la investigación está basada en datos estadísticos.

Según los expertos, los nacidos en segundo lugar (especialmente los hombres) tienen una probabilidad de 25% a 40% de meterse en problemas en el colegio o tener dificultades con la ley, en comparación con el primer hijo de la misma familia.

Niño molesto
Joseph Doyle, analizó datos de decenas de miles de hermanos de distintos países.(Foto: archivo El Comercio)

Doyle y su equipo sugieren que los primogénitos obtienen mejores resultados en la escuela, tienen coeficientes intelectuales más altos y son mejor remunerados. Los resultados no fueron exclusivos de familias estadounidenses, también se analizaron casos de familias europeas.

Esto no quiere decir que todos los nacidos en segundo lugar pasarán más dificultades, pero el estudio parece demostrar que existe una tendencia.

¿Qué diferencia a los segundos hijos de sus hermanos mayores?
El investigador sugiere que los padres están más implicados en el desarrollo del primer hijo. En cambio cuando nace el segundo, ellos suelen vigilarlo menos. Asimismo, también tiene que ver con el tipo de personas que el niño tiene como modelos, explica a NPR.

“El primer hijo tiene ejemplos a seguir, que son los adultos. En cambio, el segundo hijo tiene como ejemplo a un niño irracional de dos años, ya sabes, su hermano. La implicación de los padres y la influencia de los hermanos mayores son diferente y probablemente contribuye a las diferencias que vemos en el mercado laboral y lo que encontramos con la delincuencia. Es muy difícil separar esas cosas porque ocurren a la vez”, comenta Doyle.

No obstante, se debe tomar en cuenta que la investigación habla sobre algo muy general. Los investigadores recalcan que no todas las familias, ni siquiera la mayoría, deberán lidiar con un hijo menor problemático. No Sin embargo, insistieron en un mensaje hacia los padres: prestarle la misma atención al segundo hijo que al primero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)