Tras polémica en China

Segundo embarazo con cambio genético

Otra mujer está embarazada de un bebé genéticamente modificado tras los experimentos del científico chino He Jiankui, quien afirmó haber creado los primeros bebés del mundo con técnicas de edición del genoma, confirmaron el lunes las autoridades chinas citadas por la agencia Xinhua.

Madre en una consulta médica. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

El científico se enfrentará a una investigación policial.

Jiankui había provocado polémica en la comunidad científica mundial en noviembre 2018 al anunciar el nacimiento de gemelas con el ADN modificado para que sean inmunes al virus del Sida. Según admitió el mismo científico, había "otro probable embarazo".

Una investigación del gobierno provincial de Guangdong (sur) confirmó desde entonces la existencia de esta persona, que sigue embarazada, indicó la agencia Xinhua.

Esta mujer, así como las gemelas del primer embarazo, estarán bajo observación médica, declaró un investigador al medio estatal.

Según los resultados de la investigación, He Jiankui "produjo falsos documentos de evaluación ética", montó "de manera privada" un equipo de investigación que incluía científicos extranjeros y utilizó "tecnología cuya seguridad y eficacia es más que dudosa".

Las investigaciones que se están llevando a cabo afirman que el científico "busca la gloria" y que utilizó sus "propios fondos" para llevar a cabo su proyecto.

En total, ocho parejas eran voluntarias para la experiencia, y una abandonó durante el proceso.

Sanciones.

Tras la noticia, la condena de la comunidad científica china y del mundo fue general al punto que han pedido un tratado internacional sobre la edición genética. Los detalles de la experiencia nunca fueron verificados de manera independiente.

El gobierno chino había exigido la suspensión de sus actividades científicas días después de que se anunciara públicamente su estudio.

Este tipo de modificación genética aplicada a seres humanos está prohibida en la inmensa mayoría de los países, incluida China.

En la cumbre del genoma desarrollada en noviembre en Hong Kong, el científico dijo que estaba "orgulloso" de haber alterado los genes del bebé, dado los estigmas que afectan a los pacientes de sida en el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados