DEL APOLO 11

¿Dónde están las rocas traídas de la Luna?

Algunas están bajo la protección de la NASA, pero muchas otras tienen paradero desconocido

La luna vista desde Los Angeles. Foto: AFP.
La luna vista desde Los Angeles. Foto: AFP.

Entre 1969 y 1972, la NASA trajo más de 360 kilos de rocas lunares, pero quedan dudas sobre el paradero de algunas de ellas. En total, las seis misiones de Apolo que alunizaron recolectaron 2.196 muestras.

Las traídas por Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins terminaron en un laboratorio en Houston y en una exhibición pública bajo el cuidado de científicos de la NASA altamente capacitados. Pero el presidente Richard Nixon regaló pequeñas muestras como una “roca lunar de buena voluntad” a varios territorios y países de todo el mundo. De esta manera, la NASA solo conserva alrededor del 85% de las rocas lunares. El resto encontró múltiples destinos.

El exinvestigador de la agencia espacial Joe Gutheinz descubrió que muchas de esas rocas están ahora desaparecidas. “Nadie rastreó esos regalos de US$ 5 millones que fueron dados por la administración de Nixon”, dijo a la CBS. Gutheinz comenzó a rastrearlas y ha localizado alrededor de unas 80 hasta ahora. Pero muchas rocas se perdieron o se vendieron en el mercado negro. Algunas, incluso, fueron el centro de un robo.

Una noche en 2002, tres pasantes de la NASA se fugaron con una caja fuerte llena de rocas lunares. Estas se recuperaron, pero no se pudieron utilizar para la investigación científica. Los trabajadores se declararon culpables y el líder fue sentenciado a más de ocho años de prisión.

“Una la encontramos en una caja de zapatos”, comentó.

Las rocas del Apolo 11 –que esta semana cumple 50 años de la llegada a la Luna– y el Apolo 17 entregadas a Afganistán han desaparecido, al igual que las entregadas al entonces líder libio Muamar Gadafi; una de las rocas dirigida a Chipre nunca llegó a destino, debido a la invasión turca en julio de 1974 y el asesinato del embajador de Estados Unidos en la isla; en mayo de 2004, una piedra fue robada del Museo de Historia Natural de Malta y nunca fue recuperada.

La roca lunar del Apolo 11 entregada a Irlanda y exhibida en un museo que, por desgracia, en octubre de 1977 fue arrasado por un incendio y lo que haya quedado de la pieza terminó en un basurero. La roca del Apolo 17 que Nixon envío a España se puede ver en el Museo Naval de Madrid, pero la traída por el Apolo 11, desapareció.

Las rocas lunares del Apolo no son las únicas piezas del satélite en la Tierra, pero son únicas por haber sido recolectadas por los astronautas. Tres misiones robóticas llevadas a cabo por la Unión Soviética trajeron sus propias muestras, pero mucho menos, solo 300 gramos. Y una muy pequeña fue subastada en 2018 por US$ 885.000.

También hay material lunar en la Tierra que no se conoce como rocas lunares: los geólogos también han identificado muchos meteoritos que se originaron en la Luna, pero el valor científico de estas muestras es más complicado porque no hay manera de rastrearlos hasta un lugar en particular en la superficie lunar.

Pero la colección Apollo incluye muestras especiales que nunca se han desempaquetado desde que se sellaron en la Luna.

"Siempre reservamos muchas muestras para las generaciones futuras”, afirmó Sarah Noble, científica lunar en la sede de la NASA en Washington DC. Una razón por la que la agencia espacial ha ordenado nuevos análisis de las viejas rocas lunares es que se está preparando para su programa Artemisa, que apunta a enviar astronautas a la Luna en 2024.

Los astronautas de Artemisa, incluida la primera caminante lunar femenina, regresarán con más muestras, y la NASA quiere asegurarse de que los científicos tengan el conocimiento para analizar un nuevo lote de rocas lunares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados