Ciencia

El robot se durmió

Disminuyen las esperanzas de contacto desde Tierra con la sonda posada sobre un cometa en el espacio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Cada día que pasa es más complicado retomar el contacto", afirman fuentes de CNES.

Las esperanzas de despertar al robot Philae de la Agencia Espacial Europea (ESA), que está posado sobre el cometa 67P, disminuyen a medida que pasan los días sin dar indicios de vida, aunque los científicos creen haber percibido una débil señal el día de Navidad e indicaron que seguirán intentándolo hasta fines de enero. La última conexión cierta con Philae se produjo el 9 de julio, después de que la sonda despertara de su "hibernación" por falta de energía.

"La probabilidad de establecer un contacto disminuye a medida que pasa el tiempo, pero no podemos decir que haya desaparecido por completo", dijo a la AFP Philippe Gaudon, jefe del proyecto Rosetta del Centro Nacional de Estudios Especiales de Toulouse (CNES, Francia). "Seguiremos atentos a la escucha, hasta fines de enero", precisó.

Luego de 10 años de viaje interplanetario a bordo de la sonda europea Rosetta, Philae se posó el 12 de noviembre de 2014 en la superficie del cometa 67P/Churyumov-Guerasimenko.

Había recorrido 450 millones de kilómetros. El descenso sobre el cometa fue un hito histórico seguido en el mundo entero. En su caída, Philae rebotó en la superficie y finalmente se estabilizó entre dos acantilados, en una zona sin luz.

Gracias a sus diez instrumentos, el robot trabajó durante 60 horas y luego se apagó porque las placas solares que le dan vida no recibían energía suficiente.

En agosto pasado, el cuerpo celeste alcanzó su perihelio, es decir el punto más cercano al Sol de su órbita elíptica de 6,5 años, a una distancia de 186 millones de kilómetros del astro rey, antes de volver a alejarse. Tras posarse en el cometa, Philae alcanzó en 2014 a transmitir fotos y datos desde la superficie del cuerpo celeste de unos 4 kilómetros de diámetro, antes de quedarse dormido sin energía. Pero volvió a "despertar" en junio, y desde entonces se intenta mantener el contacto con él a través de la sonda Rosetta. Después del 9 de julio —fecha del último contacto— ha permanecido sumido en preocupante silencio.

La información que envía el robot desde el cometa 67P tarda 28 minutos y 20 segundos en llegar a la Tierra.

Cada vez más lejos.

"El cometa se aleja del Sol y por lo tanto la energía que reciben los paneles solares de Philae disminuye", dijo Philippe Gaudon.

"Hacemos cálculos de exposición al Sol pero sin conocer de manera precisa el relieve de rocas que rodean al robot y que pueden proyectar sombras sobre sus paneles solares, impidiendo la recarga" de baterías, explicó el experto.

Según esos cálculos, a partir de fines de enero la exposición solar se volverá demasiado escasa y la temperatura del aparato demasiado baja como para que vuelva a funcionar. "Pero al mismo tiempo, la sonda Rosetta se está acercando a la superficie del cometa y podría mejorar sus posibilidades de contacto", agregó. "Incluso recibimos dos bips estos últimos días, el primero la noche del 21 al 22 de diciembre, y el segundo el 25", indicó Philippe Gaudon. "Pero no estamos 100% seguros de que haya sido un mensaje de Philae".

Philae cumplió el 12 de noviembre un año posado en el cometa "Churi", donde lo había llevado la sonda europea Rosetta con la misión de explorar directamente el núcleo mediante sus sofisticados instrumentos de observación.

"Cada día que pasa es más y más complicado" retomar el contacto, admiten fuentes de CNES, con sede en Toulouse, aunque habrá nuevos intentos de contacto en las próximas semanas. En todo caso Philae ya ha aportado una contribución "inmensa a la ciencia", aseguran.

PHILAE.

Proeza.

El 12 de noviembre de 2014 fue un día histórico para la exploración espacial. Por primera vez, un artefacto creado por el hombre aterrizaba de forma controlada sobre un cometa, en una misión de la Agencia Espacial Europea (ESA).

NOMBRE.

El nombre del robot espacial se debe a la isla Philae, situada en el río Nilo, donde se encontró un obelisco que sirvió, junto con la piedra Rosetta, para avanzar en el descifrado de los jeroglíficos egipcios. Philae fue célebre por los templos dedicados al culto de Isis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados