Tecnología

Revolución tecnológica china vista por uruguayos

Pagos y transferencias a través de una app simplifican la vida diaria a millones pero a costa de más controles del Estado asiático.

Foto: Flickr
Foto: Flickr

Pagar cuentas y enviar dinero a través del WhatsApp chino, clasificar residuos y recibir dinero por hacerlo, apagar todas las luces de la casa con un solo botón, son algunas experiencias tecnológicas que contaron a El País uruguayos que vivieron en el país más poblado del mundo.

Ismael Diego Felarte tenía una novia china y el año pasado vivió 10 meses en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, en donde residen 11 millones de personas.

"La vida se rige en la tecnología. El gobierno incentiva a usar el celular todo el día", comentó. En sus primeros tiempos, fue a un Mc Donalds y pretendió pagar con tarjeta de crédito, pero no se la aceptaron. "Solo con el celular", le dijeron. Y lo que se usa es WeChat, el WhatsApp asiático..

A diferencia del que se conoce en Occidente, es más que un servicio de mensajería instantánea: asociada con una cuenta bancaria, la app permite pagar productos hasta en una verdulería, enviar dinero a amigos, reservar un hotel, comprar un auto y hasta conocer gente. Todo, por supuesto, controlado por el gobierno. En 2013 había 235 millones de usuarios de este servicio, en marzo del año pasado superó la barrera de los 1.000 millones. "En pagos móviles es el país más avanzado del mundo", dijo Nicolás Jodal a El País, el uruguayo dueño de una empresa de tecnología con oficinas en el gigante del este.

Los creadores de WeChat crearon una app distina para el reciclaje de residuos. Funciona así: los contenedores tienen un código QR según el material a tirar. Cuando se escanea con la aplicación, el contenedor se abre. "A medida que voy depositando el material, me va contabilizando las unidades o el peso, según el caso", cuenta Jana Hertz, una doctora en Matemática, que desde 2017 trabaja en una universidad local.. Hay un premio para el ciudadano porque se le acredita una cantidad "pequeña" de dinero en su billetera de We Chat, contó.

"La parte más revolucionaria de China es que está unificada a un sistema de pagos. Es una gran corporación que maneja el país y esa corporación la autoriza el gobierno chino", indicó Felarte.

Como el objetivo es ahorrarle tiempo a la gente, la idea es que no haya que pedir el número de teléfono a nadie.

"Uno puede escanear el código QR asociado a esa persona, y aceptación mediante, pasan a ser contactos. No es necesario tipear el número", agregó Hertz.

Cuando Hertz se va de su casa, con un botón apaga todo. "El tendedero de ropa se baja a control remoto. Y es muy utilizado en China", dijo.

WeChat también creó una aplicación para los viajes en transporte público, pero sin la STM. "Con la app ya no necesito comprar tarjeta ni sacar ficha para el metro. Simplemente muestro mi QR en el lector de entrada y, al hacerlo nuevamente en el lector de salida, se me debita lo que salió el viaje de acuerdo a la distancia", contó Hertz. Está muy difundido el transporte eléctrico. Los taxis y ómnibus pasaron a esta modalidad. Y también los monopatines y aeropatines (hoverboards) que son muy utilizados en facultades. En la que está Hertz, se están usando tanto que las están limitando.

Las aplicaciones tienen otra cultura a la hora de dirigirse a los usuarios. "No te dice: Próxima parada, tal. Te dice: Tienes que bajarte en la próxima parada si quieres tomarte tal ómnibus. Dan órdenes. No te deja pensar, te obliga a seguir ciertas órdenes", comentó Felarte.

En China saben mucho de cada uno. En los accesos a una ciudad hay una garita que fotografía al ciudadano en cuestión. "Todo el día están sacando fotos", agregó Felarte.

Censura.

China tiene una cibermuralla. La web bloquea sitios web, algo ya conocido. Pagando un monto, no muy alto, uno puede acceder a un software y acceder a todas las páginas. Este sistema permite hacer de cuenta que el usuario se conecta desde otra parte del mundo. "Según la época del año, el VPN (el software) puede funcionar muy mal, por lo que el acceso se dificulta, pero nunca se impide", dijo Hertz. Según su opinión, hay un interés ideológico en el bloqueo de estas web, pero también económico; "1.400 millones de chinos navegando en internet es una cantidad sideral de big data, que China no está dispuesta a regalarle a Google y Facebook", aseguró. Son las mismas prestaciones que se conocen por acá, pero con diferentes proveedores. Ejemplo: Didi, el Uber chino. La app llegó a México en 2018, el primer país en América Latina en hacerlo.

Marca china presenta Una pantalla que se dobla en 3

Xiaomi reveló esta semana en un video su intención para un próximo teléfono flexible: un dispositivo que puede doblarse hasta en tres partes.

Con este anuncio de Xiaomi, son varias las firmas que ya avanzan a paso firme en el desarrollo de estos equipos. Se especula que Huawei también está trabajando con un teléfono con estas características, mientras que Lenovo puso a prueba este prototipo y se rumorea una posible nueva edición del Motorola Razr equipado con un display plegable, informó La Nación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)