Tecnología

Reconstruyen rostro de mujer que vivió en la zona este de Uruguay hace más de 1.600 años

El cráneo pertenece a una mujer de aproximadamente 45 años de edad, de origen indígena, que fue inhumada en un montículo, actualmente llamado "Cerrito de Indios".

La reconstrucción forense del rostro de la señora de K'anamarka. Foto: Cícero Moraes
La reconstrucción forense del rostro de la señora de K'anamarka. Esta tecnología se aplicará para la mujer indígena Foto: Cícero Moraes

Un cráneo perteneciente a la colección de la Facultad de Humanidades de la Universidad de la República, en conjunto con el Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI), tendrá su rostro reconstruido con la ayuda de técnicas forenses digitales.

La tarea estará a cargo del diseñador brasileño Cícero Moraes, reconocido internacionalmente por sus trabajos de reconstrucción facial forense, que incluyeron importantes figuras históricas y religiosas como San Antonio de Pádua, San Valentín, el Señor de Sipán, una víctima de la erupción volcánica del Vesubio ocurrida en el 79 d.C., entre otros.

Moraes —que estará en Uruguay desde el 19 al 26 de noviembre— además de realizar la reconstrucción del cráneo prehistórico, también participará de actividades en el XIV Congreso Latinoamericano de Rehabilitación Buco Maxilo Facial (BMF) en Punta del Este, donde presentará sus trabajos sobre diseño y confección de prótesis humanas para víctimas de cáncer.

Rostro.

El cráneo que será reconstruido pertenece a una mujer de aproximadamente 45 años, de origen indígena que habitó la región este de Uruguay, siendo inhumada en un montículo (actualmente llamados "Cerrito de Indios"), alrededor de 1.600 años atrás.

Su análisis de ADN reveló un linaje exclusivo, presente también en la población actual del Uruguay. Para digitalizar la pieza, Luis Vázquez, estudiante de grado de la Licenciatura en Antropología de la Udelar, realizó 120 fotos del cráneo y la mandíbula desde distintos ángulos. Estas fotos fueron enviadas al software libre OrtogOnBlender que digitalizó las piezas anatómicas en 3D.

El cráneo prehistórico que será reconstruido. Foto: Museo de Arte Precolombino e Indígena
El cráneo prehistórico que será reconstruido. Foto: Museo de Arte Precolombino e Indígena

Con el cráneo digitalizado y con los datos bioantropológicos aportados por el Dr. Gonzalo Figueiro, el diseñador brasileño podrá iniciar los trabajos de reconstrucción facial.

Inicialmente fueron colocados una serie de referencias con el espesor del tejido blando en diferentes partes del cráneo. Eso ayudará a los especialistas al momento de estimar la cantidad de músculos, piel y gordura que debe tener cada una de las partes. Posteriormente son hechas las proyecciones de nariz, de las dimensiones de los labios, orejas y la posición de las órbitas. Finalmente el proceso de escultura digital se inicia y una vez que se termina, se procede a la pigmentación de la piel y modelado del cabello.

El rostro será presentado el 22 de noviembre.

Detalles.

Según explicó Ciciero a El País, para reconstruir el rostro de la indígena uruguaya necesitará 7 días. "Es una técnica muy rápida", aseguró.

Cícero Moraes, especialista en reconstrucción de cráneos estará en Uruguay en noviembre. Foto: Martin Dlouhý
Cícero Moraes, especialista en reconstrucción de cráneos estará en Uruguay en noviembre. Foto: Martin Dlouhý

A lo largo de su carrera ha realizado cerca de 60 reconstrucciones de cráneo "de figuras históricas, de la evolución humana y también de figuras religiosas". También dice, ha hecho 6 prótesis humanas y 11 veterinarias como picos de tucán o caparazones para tortugas.

"Para hacer tanto las prótesis humanas como las veterinarias usamos las técnicas de la impresión 3D, que permite realizar un trabajo más sencillo, más seguro y más rápido", aseguró. En la parte veterinaria, dijo, lo que imprimen se pone directamente en el animal, debido a que se tratan de partes externas que recubren.

Para el caso de los humanos, en tanto, Moraes trabaja junto con Rodrigo Salazar, un médico peruano, que fue quien lo invitó a la conferencia en Uruguay.

"En ese caso el proceso es distinto: hago el rostro en tres dimensiones, lo imprimimos y en base a eso hacen un negativo, inflan el negativo con silicona, hacen una pigmentación con el mismo color de la piel, y tras una cirugía, se coloca en el rostro del paciente. Puede ser el ojo, la nariz, la oreja u otras partes", dijo Moraes.

Según contó, su trabajo consiste principalmente en el desarrollo de programas y software para los médicos que trabajan con reconstrucciones faciales. Me gusta tanto desarrollar estas técnicas y permitir que las personas lo utilicen que los programas son todos gratuitos", dijo. Además de la medicina, las técnicas se pueden implementar en el área de la arqueología.

Biografía del genio de las reconstrucciones digitales

- Cícero Moraes nació en Chapecó, Brasil, tiene 35 años y se define como un "diseñador 3D especializado en la reconstrucción facial forense".

- En su sitio web también se presenta como un experto en la confección de prótesis faciales humanas, veterinarias en la planificación de cirugías faciales y en la reconstrucción de escenas de crímenes.

- Sus creaciones le han valido algunos premios. El gobierno de Perú le hizo un reconocimiento por la reconstrucción facial del Señor de Sipán, un gobernante del siglo III, quien dominó el norte del país incaico. Este año, el gobierno de República Checa le otorgó otra distinción por sus contribuciones a la historia del país.

- Su obra más conocida es la de San Antonio de Padua. Para no influir en el resultado, el cráneo del santo le fue entregado al artista brasileño para que lo reconstruyera sin que supiera de quién se trataba. Solamente le dijeron que era varón, 36 años y caucásico.

- Todos los programas que ha desarrollado "están abiertos a todo aquel que quiera aprender y replicar las técnicas", dijo. Su trabajo, contó, lo ayudó a salir de una depresión que sufrió luego de que le dispararan durante un asalto.

Patrimonio uruguayo en proceso de digitalización

Uruguay viene impulsando un proceso de digitalización de su historia. Por eso, fue creado el Archivo Nacional del Patrimonio 3D cuyo objetivo es ser "el primer país en digitalizar y ofrecer a uso público la réplica digital de sus estatuas y monumentos".

El proyecto fue ideado por el el escultor Fernando Foglino y los arquitectos Rodrigo Melazzi y Andrés Nogueira. "A través del escaneo tridimensional se busca generar un acervo digital de gran valor patrimonial, cultural y educativo", señala el sitio web de la iniciativa.

Entre las obras que aparecen, se destacan: el cacique Abayubá (Edmundo Prati en base a un original de Juan Luis Blanes, inaugurado en 1944); Zapicán (Prati, 1931, sobre un original de Nicanor Blanes) y Vaimaca (del grupo escultórico Los últimos charrúas, obra de Prati, Gervasio Furest y Enrique Lussich, inaugurado en 1938).

Vaimaca, integrante del Monumento a Los Últimos Charrúas. Foto: Archivo Nacional del Patrimonio 3D
Vaimaca, integrante del Monumento a Los Últimos Charrúas. Foto: Archivo Nacional del Patrimonio 3D

Entre los monumentos gauchescos, figuran El peón de estancia (Federico Escalada, 1932), el Viejo Vizcacha, de José Zorrilla de San Martín (1930) y El Gaucho, obra del mismo autor inaugurada en 1927. Por último, la obra Víctima de la Guerra Civil (escultura de José Belloni inaugurada en 1930, emplazada en el Parque Batlle). Dos estatuas del General Artigas (una de Zanelli, otra de Blanes) lo muestran a caballo y de pie, esta última emplazada frente a la fachada de AFE. Entre los héroes, se destaca la imagen de Dionisio Díaz (obra de Belloni, de 1953) ubicada en Treinta y Tres.

La realización de este proyecto ha sido posible gracias al apoyo de varias instituciones y organizaciones públicas y privadas.

Además, Uruguay es el primer país del mundo en tener retratados de manera digital y tridimensional a cinco presidentes de la República. El trabajo lo lideró Agustina Fernández Raggio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)