PROYECTO URBANÍSTICO EN CÁRCEL DE PUNTA RIELES

Un plan para habitar el encierro con humanidad

La UdelaR presentó el proyecto urbanístico Cárcel Pueblo.

Cárcel Pueblo. Foto: Proyecto Cárcel Pueblo.
Los talleres de intercambio entre reclusos, docentes y alumnos de la UdelaR se realizaron cada 15 días durante un año. Foto: Proyecto Cárcel Pueblo.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Un equipo de 38 personas lleva 11 meses elaborando un plan de urbanismo colaborativo dentro de la Unidad Número 6 de la cárcel de Punta de Rieles. El proyecto titulado Cárcel Pueblo involucra a miembros de las facultades de Psicología y Arquitectura de la Universidad de la República y al Programa Integral Metropolitano (PIM).

En este tiempo se generaron talleres y participaron distintos actores -alumnos y docentes de ambas facultades y personas privadas de libertad- cada 15 días. En dichos intercambios se cranearon alternativas para habitar el encierro desde el respeto a los derechos humanos y con miras a mejorar la reinserción de la población de reclusos.

“Se procuró imitar el afuera adentro de la cárcel y desarrollar herramientas para el estudio, el trabajo y la vida cultural. El objetivo es que cuando la persona salga el impacto sea menor y pueda reinsertarse en sociedad”, dijo a El País Jimena Ríos, diseñadora teatral y docente de Cárcel Pueblo.

Este emprendimiento fue uno de los tantos partícipes del programa público desarrollado en el Subte desde abril a junio por Casamario. Dicho proyecto cultural cerró su espacio en Ciudad Vieja con una exposición de sus trabajos hechos a lo largo de cinco años, y otros invitados.

El staff de Cárcel Pueblo terminó de redondear ideas y dejó planteado los lineamientos generales a los jerarcas. El producto es, en definitiva, una herramienta para la gestión de la cárcel.

“Nuestro objetivo era dejar el proyecto pronto e imprimir la maqueta en un plano para llevárselo al director de la cárcel de Punta de Rieles, Luis Parodi. Él nos dio el visto bueno, y queda en sus manos cómo llevarlo a cabo”, explica Ríos.

Cárcel Pueblo. Foto: Saly Alejandra González.
Se pensaron distintas reformas edilicias en colectivo. Foto: Saly Alejandra González.

Cambios

La cárcel de Punta de Rieles cuenta con una radio, un anfiteatro, una cancha, un lugar para hacer yoga y espacios dedicados a estudiar, ya que muchos de los reclusos realizan estudios universitarios.

Los diálogos generados en los intercambios sirvieron para pensar cómo mejorar el edificio y de qué forma habitar los distintos recovecos. “El proyecto hizo énfasis en lo colectivo y en cómo mejorar juntos la cárcel”, señala la arquitecta Cecilia Lombardo, docente e integrante del proyecto.

Ríos considera, además, que es clave la creación de distintos paisajes, ya que las personas privadas de libertad transcurren sus días siempre en el mismo sitio. Se trabajó con ellos para reconocer cuáles eran los espacios más relevantes y resultó que le dan gran importancia a los sitios donde se comparte con la visita -familiares y amigos- dos veces por semana.

Así surgió la chance de proyectar un parque en un descampado abandonado e inaccesible. “Ellos no esbozaron la idea de forma explícita, pero el equipo universitario introdujo la lectura y tradujo esa inquietud en un parque”, relata Lombardo.

El plan, además, invita a fomentar la creación de espacios dedicados a la cultura con más talleres y a cambiar la dinámica del comedor: “Queremos romper con la lógica de una cocina para 600 personas y pasar a una para 40. Eso hará que la comida tenga un gusto más amigable”, dijo Jimena Ríos.

Cárcel Pueblo. Foto: Saly Alejandra González.
El proyecto final se presentó a directores de la cárcel. Foto: Saly Alejandra González.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)