TRAVESÍA 

Pioneros unieron a nado la Isla de Lobos y Punta

En menos de 5 horas hicieron la travesía de ida y vuelta

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dos argentinos residentes en Punta del Este nadaron 20 kilómetros. Foto: R. Figueredo

Dos argentinos que residen hace años en Punta del Este se transformaron ayer en los primeros en cruzar a nado, ida y vuelta, el canal que separa a Punta del Este de la Isla de Lobos. Ambos cumplieron un trayecto total de unos 20 kilómetros en cuatro horas y 55 minutos, según el tiempo corregido, ya que el real, con algunas paradas, superó las cinco horas. El viaje de ida demoró una hora menos que la marca que registraron un año atrás.

Arturo Santos e Ignacio Bussy se lanzaron al agua alrededor de las 6:45 desde la playa de Los Ingleses, ubicada al sureste de la península. La idea de salir antes de que aclarase fue para apuntar a la luz del faro de Lobos.

“Por suerte en la ida tuvimos mucha corriente a favor. Tardamos dos horas en llegar. A la vuelta, fueron tres horas y 20 minutos. Las condiciones fueron ideales”, dijo Santos a El País.

“La gente de la isla, dos marinos de la Armada y de la Dinara, nos recibieron de primera. Nos dieron de todo y unos exquisitos sándwiches de jamón y queso. Luego nos quedamos al reparo para poder recuperar la temperatura y descansar. Después calentamos para preparar el regreso”, explicó Ignacio Bussy.

Al retirarse, los nadadores fueron acompañados durante casi un kilómetro por los lobos marinos. “Los vimos alrededor nuestro. Saltaban de un lado a otro”, agregó Bussy.

La fecha no fue elegida al azar. Marzo es el mejor mes del año para este tipo de pruebas.

“El agua está más cálida y las condiciones del tiempo son mejores. Sabemos que la ventana que tenemos para nadar hasta la isla se abre cuando se da el fenómeno de Luna llena”, indicó Bussy.

La prueba de los dos nadadores se desarrolló dentro del marco de las jornadas de apoyo a la ONG Socobioma.

Este centro de fauna marina de Uruguay tiene un proyecto que compite con otros en el llamado a expresiones de interés que buscan líneas de crédito para poder llevar adelante sus propuestas.

La elección se hará el próximo 10 de abril por el voto de los ciudadanos de cada uno de los ocho municipios del departamento de Maldonado.

“Luego de nuestra travesía de ida a Lobos del año pasado, nos propusimos hacer la de ida y vuelta. Más allá de ser un desafío personal y sin antecedentes, siempre la idea es intentar transmitir el cuidado y la preservación de especies en los océanos. Entrenamos todo el año en aguas abiertas, aun en invierno, cuando no podíamos nadar más de media hora en la época más fría, porque se nos empezaba a congelar la cara, las manos y los pies”, comentó Santos a El País.

La decisión de nadar por la mañana se debió también a que existe una corriente paralela cerca de Lobos que puede empujar a los nadadores hacia el este o hacia el oeste y comienza cerca del mediodía. Otro factor considerado fue el viento, que por la mañana es más calmo.

El frío y los lobos.

Normalmente la temperatura del agua en este mes no es muy fría, menos este año, después de un caluroso febrero. De todos modos se hizo sentir.

Teniendo en cuenta que la isla es la reserva más grande de lobos de pelo fino de Sudamérica, con unos 170.000 ejemplares, también para la travesía se manejó el dato de que es en esta época cuando las lobas están terminando su época de parición, por lo cual se sitúan en el lado este de la isla, en donde los nadadores hicieron pie. Los lobos machos aparecen del otro lado.

Los nadadores fueron acompañados por la embarcación ADES XII, de Prefectura, y un gomón del Yacht Club Punta del Este.

El frío del agua se sintió en la madrugada


Eduardo Rodas, tripulante de ADES, que con una embarcación acompañó a los nadadores, dijo a FM Gente que arribaron a Isla de Lobos sin mayores inconvenientes. “Lo que afectó a primera hora fue la temperatura del agua, llegaron a la Isla de Lobos con cierta hipotermia. Descansaron, se alimentaron, estuvieron un rato al sol. Y una vez recuperados, volvieron a nadar de regreso, a un ritmo que realmente impresiona, casi el mismo que cuando arrancaron esta madrugada”, subrayó.

Los nadadores están muy bien entrenados y los acompañó el profesor que los prepara, Juan Moreno. En la lancha de ADES viajó un enfermero “por si llegaba a hacer falta algún tipo de cuidado especial para ellos”, algo que al final no fue necesario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)