Tendencias

Paradores para todos los gustos

Familiares con juegos en la playa y juveniles con sunset o exclusivos, son parte de la oferta.

Los kilómetros de costa que tiene Punta del Este pueden ser disfrutados desde los diversos paradores. Foto: R. Figueredo
Los kilómetros de costa que tiene Punta del Este pueden ser disfrutados desde los diversos paradores. Foto: R. Figueredo

En verano, cuando el sol acompaña y se quiere aprovechar al máximo los días de playa, muchos eligen comer a orillas del mar, en alguno de los paradores que hay a lo largo de toda la costa de Punta del Este. Están los familiares, los que ofrecen sunsets para los jóvenes, y los exclusivos, que tienen cartas más elaboradas y precios más altos. Ovo Beach, el parador del Enjoy, fue galardonado recientemente como el mejor de la costa uruguaya en los Premios Siri organizados por la prestigiosa revista argentina Cuisine & Vins.

El País recorrió algunos de ellos, desde la Playa Brava y Mansa hasta La Barra y Manantiales, para ver las ofertas gastronómicas para este 2019.

El familiar.

Si de paradores familiares se trata, el de Los Dedos, ubicado en la parada 1 de la Brava, se destaca del resto. Ofrece platos elaborados como salmón, risotto o paella de mariscos, pero cuenta también con un menú "al paso", que incluye ensaladas, sandwiches, chivitos, empanadas, hamburguesas, rabas y papas fritas, dirigido sobre todo "a aquellos que no quieren esperar 20 o 30 minutos por un plato", explica Horacio González, encargado del lugar. Los precios de los platos básicos oscilan entre $ 210 y $ 420, mientras que los elaborados cuestan entre $ 600 y $ 700.

Para los más chicos hay una cancha de fútbol donde se puede practicar bubble soccer, una disciplina en la que los jugadores están metidos de la cintura para arriba dentro de una burbuja, lo que hace que las caídas sean amortiguadas. Hay, a su vez, juegos inflables. Las reposeras y sombrillas se pueden alquilar por 20 dólares y el parador cuenta con servicio de mozos en la arena.

Por día pasan por el lugar unas 500 personas, en su mayoría argentinas y brasileñas. Pero el parador suele captar también al público internacional de los cruceros que llegan a sacarse fotos a la clásica escultura en la playa y aprovecha a comer frente al mar antes de seguir el recorrido por el balneario.

Además del buffet y los platos elaborados, hay helados, postres, cafetería y también coctelería.

Los kilómetros de costa que tiene Punta del Este pueden ser disfrutados desde los diversos paradores. Foto: R. Figueredo
Los kilómetros de costa que tiene Punta del Este pueden ser disfrutados desde los diversos paradores. Foto: R. Figueredo

El nuevo y sustentable.

El 27 de diciembre abrió sus puertas en la Ruta 10 a 3 kilómetros de José Ignacio, Las Piedras Beach House, el primer parador sustentable de Punta del Este. Se trata de un emprendimiento del brasileño Roger Rodríguez en asociación con el propietario del Hotel Fasano, que fue construido de tal forma que no agrede las dunas ni entorpece el paisaje. Para ello se utilizaron contenedores desmontables que se pueden remover una vez que termine la temporada de verano. Y todo el método constructivo fue realizado en un taller y no en la playa.

El lugar ofrece en su mayoría platos italianos, ya que el menú fue diseñado por Gerard Barberan, el chef de Bottega Bernacca, el renombrado restaurante italiano de San Pablo. Unos mejillones servidos en una salsa marinera picante cuestan 37 dólares ($ 1.220), mientras que unos calamares, camarones y pescaditos acompañados de mostaza, tomates secos y mayonesa cítrica para compartir cuesta 43 dólares ($1.420). El menú también incluye sopas frías, carpaccio, ensaladas y carnes. En cuanto a las bebidas, los cócteles, como la caipirinha, cuestan 25 dólares ($ 800).

Todos los sábados, antes de que caiga el sol, un Dj distinto musicaliza el atardecer. Para la ocasión, el parador cuenta con una carta distinta para picar.

Paradores en Punta del Este. Foto: El País
Paradores en Punta del Este. Foto: El País

El multifacético.

I´marangatú, en la parada 7 de la Mansa, es el parador más emblemático de Punta del Este: fue el primero en construirse en la costa del balneario y hoy, tras ser renovado, recibe en sus instalaciones cerca de 1.200 personas al día, de todas las edades.

El lugar tiene todas las opciones: desayunos, almuerzos, meriendas y cena. Además cuenta con una propuesta de sunset con música todos los días y una carta variada que incluye sushi, parrilla, pescado, ensaladas y pizzas realizadas en un horno de barro por un pizzero italiano.

La estrella del almuerzo siempre es la pesca fresca, que viene acompañada de puré de arvejas, choclo asado y repollo colorado ($ 750), y también las ensaladas. Hay opciones celíacas, vegetarianas y también alguna para los veganos. Y aunque el chivito siempre es un clásico, desde I´marangatú recomiendan el salmón marinado en coco y naranja ($ 780) o los spaguettis con frutos del mar ($7 50). El lugar está abierto desde las 9 hasta la 1 de la mañana.

Paradores en Punta del Este. Foto: El País
Paradores en Punta del Este. Foto: El País

Los juveniles.

El parador Montoya en La Barra y Bikini en Manantiales, son los elegidos sobre todo por los jóvenes. Lo que más se vende en el local de La Barra son tragos (caipiroska y mojito a $ 360) y los licuados ($ 300), sobre todo para el público adolescente que sube a buscarlos entre las 17:00 y las 19:00 horas. En cuanto a los platos, la tabla de mar es la más solicitada y cuesta $ 1.100, pero las ensaladas y el chivito no se quedan atrás. El local funciona de 11 a 20 horas y todos los días hay un DJ que pasa música al atardecer.

En Bikini también lo más solicitados son los platos de mar, como rabas y miniaturas de pescado. Hay otros platos menos comunes como el sushi (6 piezas $ 520). Los tragos preferidos son la caipirinha y los daikiris con maracuyá o frutos rojos. Desde que comenzó la temporada han pasado jóvenes de República Dominicana, Colombia, EE.UU., España, además de los brasileños y argentinos, estos últimos en menor cantidad que el año pasado, según el encargado del lugar. Al ser un parador al que va sobre todo gente joven, el sunset diario no puede faltar. En la arena tiene camastros y servicio de mozos.

Los kilómetros de costa que tiene Punta del Este pueden ser disfrutados desde los diversos paradores. Foto: R. Figueredo
Los kilómetros de costa que tiene Punta del Este pueden ser disfrutados desde los diversos paradores. Foto: R. Figueredo
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)