CIENCIA

Ojos & oídos sobre la memoria

Deterioro en la audición y en la vista están relacionados con la perdida de memoria.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

A medida que la población envejece, aumenta el número de personas más vulnerables a desarrollar problemas cognitivos y de memoria, patologías en las que el diagnóstico precoz puede marcar una diferencia en su evolución. Un ámbito en que los ojos y los oídos pueden aportar información relevante.

Así lo sugieren dos nuevos hallazgos que serán presentados por la Academia Estadounidense de Neurología en su reunión anual, en abril próximo, y que acaban de publicarse en la revista Neurology. En uno de ellos, se ha visto que el deterioro de la capacidad auditiva puede ser más común en pacientes que sufrirán algún tipo de daño cognitivo leve o pérdida de memoria.

En tanto, quienes presentan signos de pequeños cambios en los vasos sanguíneos de los ojos a los 60 años, pueden tener más probabilidades de desarrollar problemas de pensamiento y memoria cuando alcancen los 80.

Fotografiando los ojos.

"Debido a que los vasos sanguíneos en el ojo y el cerebro son muy similares anatómicamente, supusimos que mirar los vasos sanguíneos oculares nos ayudaría a entender qué está sucediendo en el cerebro", explica la doctora Jennifer Deal, de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore (EE.UU.) y autora de este estudio.

Para la investigación se realizó una serie de exámenes oculares y de memoria a 12.317 personas —de una edad promedio de 60 años—, al comienzo del estudio y al cabo de 6 y 20 años de la primera prueba. Para ello se usó una cámara especial de retina que toma fotos de la parte posterior de los ojos.

Un total de 11.692 personas no mostraron signos de retinopatía o daño a los vasos sanguíneos en la retina; 365 personas tuvieron retinopatía leve y 256 personas presentaron daño de moderado a severo.

Deal y sus colegas encontraron que estos últimos pacientes tenían más probabilidades de sufrir mayores caídas en las pruebas de memoria a través del tiempo que las personas que tenían ojos sanos.

"Si los resultados de nuestro estudio pueden confirmarse, las diferencias en la integridad de la retina podrían proporcionar estimaciones razonables sobre el daño en los vasos sanguíneos pequeños del cerebro y si eso está contribuyendo al deterioro cognitivo", precisa la investigadora.

Al otro lado del Atlántico, Rodolfo Sardone, investigador del Departamento de Ciencias Médicas de la Universidad de Bari (Italia)puso su mirada en los oídos. En particular, en la pérdida de audición como un indicador precoz de deterioro cognitivo.

"Si encontramos una pérdida auditiva precoz, podemos comenzar con el programa de rehabilitación que consiste en audífonos e implantes cocleares. De hecho, la pérdida de audición es el factor de riesgo más evitable entre las estrategias de prevención de la demencia", explica a "El Mercurio".

A través de exámenes auditivos y de memoria a 1.604 adultos —con una edad promedio de 75 años—, se observó que el 26% tenía pérdida de audición periférica (asociada a trastornos en el oído interno) y el 12% sufría pérdida auditiva central (generada por problemas en la capacidad del cerebro para procesar el sonido). Además, el 33% padecía un diagnóstico de deterioro cognitivo leve.

Las personas con pérdida auditiva central presentaban el doble de probabilidades de tener deterioro cognitivo leve que las personas sin pérdida auditiva. En cambio, quienes tenían pérdida de audición periférica no tenían un mayor riesgo que las personas sanas.

"Estos resultados preliminares sugieren que la pérdida auditiva central puede compartir la misma pérdida progresiva de funcionamiento en las células cerebrales que ocurre en el deterioro cognitivo, en lugar de la privación sensorial que ocurre con la pérdida auditiva periférica", precisa Sardone.

Relaciones - Vínculos entre los síntomas

Las dos universidades, de Baltimore y Bari encontraron una correlación entre el deterioro cogntivo de los pacientes y la pérdida de la audición o los problemas de vista en base a los estudios realizados.

No escuchar - Acelera el deterioro cognitivo.

Unas 1.600 personas de un promedio de 75 años participaron del estudio realizado por la Universidad de Bari. La pérdida auditiva duplicó las posibildiades de sufrir un mayor deterioro cognitivo.

Mirar - Ventana sobre el estado del cerebro

Los ojos funcionan como una ventana sobre el estado de nuestro cerebro, de acuerdo con lo que indica la investigación de la Universidad Johns Hopkins, ya que los vasos sanguíneos están correlacionados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)