Uruguay fue el país regiónal donde más creció el consumo de ultraprocesados

Obesos por calorías de más

Hace 15 años, un uruguayo consumía un promedio de 60,6 kilogramos de bebidas y alimentos ultraprocesados en un año. En 2013, la cifra aumentó de manera drástica: 149,3 kilogramos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según un estudio, en los países donde se vendieron ese tipo de alimentos aumentó la obesidad.

Estos datos se desprenden de un informe publicado ayer por la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OPS y OMS), titulado "Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas".

El estudio, que recoge datos de 13 países de América Latina, muestra que Uruguay fue donde más creció el consumo de snacks, cereales para el desauyuno, dulces y caramelos, helados, galletas, productos para untar, salsas y comidas rápidas. También de bebidas ultraprocesadas como las azucaradas, jugos de frutas y verduras, bebidas deportivas, energizantes y té o café listos para beber.

"En Uruguay las cifras son de temer", señaló a El País Enrique Jacoby, asesor sobre Nutrición y Actividad Física de la OMS.

Al crecer el consumo, también aumentaron las ventas. Uruguay fue el país de América Latina donde más incrementó la comercialización de estos productos entre 2000 y 2013: un 146,4%. El promedio de los 13 países analizados de la región fue de un 26,2%.

Este tipo de comidas y bebidas tienen una alta densidad energética. "Es decir, muchas calorías por unidad de peso: más de 275 por 100 gramos de alimento", explicó Jacoby. En tanto, los naturales tienen un promedio de 175 calorías por cada 100 gramos.

Además cuentan con más azúcar, grasas saturadas y sodio. Y menos fibra dietética, minerales y vitaminas.

Consecuencias.

Su consumo habitual, explica el informe, es un "motor en el crecimiento" de las tasas de sobrepeso y obesidad.

En Uruguay, estas cifras vienen en aumento. Hoy hay 638.000 mayores de 18 años que son obesos en el país, según un estudio que hizo la propia OMS y divulgó en junio.

Para llegar a este dato, la OMS elabora un índice de masa corporal: divide los kilos de la persona por el cuadrado de su altura. Si una persona mide 1,70 y pesa 100 kilogramos tiene un índice de masa corporal (IMC) de 34,6. Para la OMS, si sobrepasa un IMC de 30, ya se lo considera obeso. En el país, el 26,7% de la población adulta lo supera.

Además de obesidad, muchos estudios científicos apuntan a que el consumo de estos productos "está asociado a hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos canceres", según Jacosby.

La investigación comprobó que en los países en donde las ventas de estos productos fueron mayores la población tuvo una media de masa corporal mayor. Por el contrario, donde se vendió menos (Bolivia y Perú) la media de la masa coproral fue inferior. De todas formas, la venta de estos alimentos ultraprocesados aumentaron "rápidamente" en los 13 países estudiados en este período.

Razones.

Para Jacoby, "generan deseos incontrolados de consumo que llegan a dominar los mecanismos innatos de control del apetito".

El médico argentino Máximo Ravenna explicó en una entrevista con El País que "en el medio del cerebro, en el encéfalo, existe lo que se llama el centro de recompensa cerebral o endocanabinoide". Este se encarga de recibir estímulos y placer. "Hay alimentos que se vuelcan sobre ese centro y hacen acople con los neurotransmisores como la dopamina, serotonina y oxitocina; que provocan serenidad, estímulo, resiliencia y energía. Esto se genera a partir de ciertos tipos de alimentos".

"Esto es muy serio y no una casualidad, sino que el diseño de los ultraprocesados está hecho para enganchar al público y, de ser posible, engancharlos de por vida", dijo Jacoby.

Con el objetivo de frentar el aumento de la obesidad, el informe insta a los gobiernos, científicos y organizaciones que "apoyen e implementen" políticas para alentar el consumo de "alimentos saludables".

"Se está perdiendo la habilidad de cocinar"

Desde la Organización Panamericana de la Salud exhortan a promocionar"una agricultura diversa en alimentos". A su vez, apoyar "nuestras tradiciones culinarias nacionales que son saludables". En este sentido, exhortan "enseñar a cocinar, ya que es una habilidad que se está perdiendo". También a regular precios de los alimentos ultraprocesados, a través de impuestos, dijo Enrique Jacoby, de la OPS.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º