TRADICIONES

Una noche de San Juan diferente para vivirla de manera virtual en el Castillo Pittamiglio

Este año las tradicionales celebraciones por la noche de San Juan en el Castillo Pittamiglio serán virtuales.

Castillo Pittamiglio
Castillo Pittamiglio

La noche de San Juan, que como cada año se conmemora el 23 de junio, se vivirá de una manera diferente este 2020.

El Castillo Pittamiglio realiza en cada edición actividades especiales por la fecha, pero a raíz de la pandemia por el coronavirus, desde marzo tiene sus espectáculos públicos suspendidos. Por el momento, el museo y centro cultural que funciona en este espacio permanece cerrado, pero la tecnología permitirá festejar esta fecha tan tradicional desde el hogar. Es más, podrá participar cualquier persona desde cualquier parte del mundo.

“La celebración de San Juan en el Castillo Pittamiglio es una de las fiestas más esperadas y elegidas por cientos de personas ese día del año, puesto que el gran diferencial de la celebración que se lleva adelante en el Castillo descansa a parte de la fiesta, en el trabajo de introspección relacionada con la energía de esa noche”, contó a El País María de la Fuente, responsable del área cultural del castillo.

La invitación de este año es hacer un recorrido de forma virtual, aprender sobre la noche de San Juan y las tradiciones, rituales, simpatías y celebraciones. Se recorrerán los rincones más emblemáticos del castillo para conocer sus misteriosas historias.

Los organizadores prometen guiar a los participantes “en un viaje hacia su fuego interior”: “El agua, la tierra, el aire y el fuego nos guiarán como faros en nuestra travesía hacia el encuentro de nuestro propio fuego interior”, dice la invitación que compartieron por estos días en las redes sociales del castillo Pittamiglio.

Como reza la tradición, las intenciones serán purificadas en la hoguera. Para finalizar, no faltará la tradicional queimada, una bebida alcohólica que se prepara en fiestas u ocasiones especiales. “Es una bebida que se prepara con aguardiente, azúcar y cítricos, entre otros elementos y que se enciende y se revuelve con el líquido en llamas. La costumbre es que mientras se hace esto se recita un conjuro para exorcizar el mal y purificar a quienes la beben”, explicó De la Fuente a El País.

Agregó que se trata de “una de las noches más mágicas del año, por lo que es un momento especial para trabajar el verdadero sentido de la tradición, tal como lo hacían los druidas y celtas, miles de años atrás. Celebración que el cristianismo muchos siglos después identificará con Juan el Bautista. La experiencia consiste en una meditación guiada, pasó a paso, en la que se conduce al participante a través de un viaje simbólico que lo conecta con su propio fuego interior”.

Cualquier persona de cualquier parte del mundo puede acceder para participar de estas actividades. Para hacerlo hay que ingresar a la plataforma www.passline.com, en la que se encuentra disponible el contenido. Dentro de este sitio se debe entrar en el menú de Eventos, especial noche de San Juan. La entrada cuesta $ 350 y se puede adquirir para visualizar el evento desde el 23 de junio a las 21 horas hasta las 21 horas del día 26.

Luego de abonar la entrada, la persona recibirá un link en su correo electrónico que la plataforma Passline le enviará, junto con la descripción de algunos materiales que se sugiere tener para acompañar el ritual. De la Fuente explicó que se recomienda, por ejemplo, tener lo necesario “para encender el propio fuego en el hogar”. Para esto se necesita un recipiente resistente al calor y material combustible –hojas, ramas secas, etc.–. Además se aconseja tener escrito en un papel las intenciones que se quieran quemar. “El resto de los materiales tiene que ver con prácticas tradicionales que se celebran en esta noche mágica, cómo ser huevos o cintas. También se darán los ingredientes e instrucciones para preparar la queimada. Todas las indicaciones para la celebración son recibidas una vez es adquirida la entrada”, contó.

Tradición.

El Centro Cultural Casa Museo Castillo Pittamiglio, bajo la gestión cultural de María de la Fuente, hace muchos años que lleva adelante distintas propuestas tendientes aunar la mística e historia del lugar: “Es por eso que año a año se celebra la noche de San Juan, con una gran fiesta donde la música, el fuego y la gastronomía se hacen presentes, pero combinando asimismo el trabajo espiritual, con la intención de vivir esa noche tan especial, dándole el carácter mágico que realmente posee”.

A lo largo de los años. Marcela Bidondo y Federico Trinidad son quienes llevan adelante las distintas meditaciones y simpatías. Este año, ante la imposibilidad de tener un festejo presencial, “nos propusimos rescatar el valor simbólico de la misma y brindar los elementos necesarios para que cada uno pueda conectarse con el significado profundo de una fecha celebrada desde hace siglos desde su hogar”, comentó De la Fuente.

Una fiesta pagana que fue cambiando.

La noche de San Juan se festeja mientras el hemisferio sur le da la bienvenida al invierno. Con hogueras, fuego y música, esta celebración de origen europeo se ha incorporado desde hace más de una década en nuestro país, explica el Ministerio de Turismo en su página web.

Sobre el origen de esta fiesta, agrega que, si bien en sus inicios era una celebración pagana, el cristianismo en su evolución la asoció con el nacimiento de San Juan Bautista, difundida por toda Europa y actualmente con mayor arraigo en la península Ibérica.

En esta ceremonia, además de rendirle homenaje al sol, se suele quemar todo lo malo y purificar los pecados: para eso se tiran al fuego los “Cedulones de San Juan”, mientras otros prefieren expresar simplemente sus deseos para el próximo año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error