24 DE AGOSTO

Elvis, Marilyn o "chicas fitness": la Noche de la Nostalgia también se celebra con un disfraz

Locales alquilan hasta 600 trajes para esta fiesta a un promedio de $500

Disfraces
Disfraces Gaira diseña una colección para cada año, la de 2019 es "Las Chicas Fitness".

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"Una vez vino una señora de unos 60 años con su marido e insistía en que quería ponerse unas botas blancas. En una, el marido le dijo: ‘¡Y dale con las botas blancas!, vos no viniste por el disfraz’. Entonces ella se emocionó y contestó: ‘Les voy a contar la verdad: cuando yo era joven, era la época de las botas blancas y yo no tenía dinero para comprarme unas. Siempre me quedé con eso de que las quería usar. Entonces ahora, no me importa qué vestido me ponga, lo que quiero es usar unas botas blancas’”.

Esta es la anécdota que más impactó a Isabel Apatía en sus años de diseño y alquiler de trajes para la Noche de la Nostalgia desde el taller Gaira. Es que con el paso de los años, el 24 de agosto se ha transformado en una fecha no solo para recordar y bailar viejos temas musicales, sino también en el día en que la gente quiere divertirse de una forma diferente y eso, cada vez más, implica recurrir a un disfraz y cumplir sueños.

“Antes, en esta noche salía toda la gente mayor. Pero esa gente quedó más vieja y ya no está saliendo tanto. Y los jóvenes están saliendo más y quieren hacerlo lookeados, pero no saben lo que es el hippie o no les gusta”, explicó Apatía. “Hay muchísimas fiestas y la gente se quiere disfrazar de lo que sea. Ya se transformó en una fiesta de salir, divertirse, disfrazarse o lookearse con algo, no importa con qué”, apuntó por su parte Gustavo Malachowski, de Party Center, local dedicado a la venta y alquiler de disfraces y accesorios desde hace 11 años.

Si bien se mantienen las preferencias por lo retro como Elvis Presley, Marilyn Monroe o el Manosanta, hoy todo vale a la hora de elegir un motivo para lookearse. En eso incide también el crecimiento de las fiestas que se realizan en casas particulares. “La gente dice: ‘Si voy a un boliche, capaz que me cobran mucho, la calidad no es tan buena, se arma lío… entonces mejor nos juntamos 10 parejas en la casa de una de ellas, nos morimos de risa, ponemos música, hacemos un asadito y, para ponerle onda, nos disfrazarnos’. Y agregan: ‘¿Y si lo hacemos con una temática especial?’”, señaló Malachowski y contó el caso de un grupo de amigos sesentones del departamento de Florida que elige personajes de cuentos infantiles.

“Se alquilan disfraces de superhéroes, disfraces sexys. Por ejemplo, para la Antinostalgia, que es la fiesta más popular de disfraces que hay el 24 de agosto, van vestidos de cualquier cosa. Es como una especie de Halloween de adultos, pero sin disfraces de bruja o de Drácula”, señaló por su parte Aída Goldin, directora de Superfiestas. Esta empresa funciona desde hace 30 años –la Noche de la Nostalgia está cumpliendo 41– con un local con más de mil disfraces y accesorios, y sucursales en las que se venden solo accesorios (pelucas, gorros, vinchas, etc.).

Disfraces para la Noche de la Nostalgia. Foto: Leonardo Mainé
Hoy las opciones se han ampliado y todo vale a la hora de elegir un look o un personaje para sorprender esta noche. Foto: Leonardo Mainé.

Alquilar es más barato que armarse un traje

Los expertos en la materia aconsejan alquilar disfraces en lugar de estar comprando distintas cosas para armar uno propio. “Es una solución porque lo arreglás por poca plata”, aconsejó Gustavo Malachowski, que en Party Center alquila cada disfraz por $ 500, con cualquier medio de pago y sin necesidad de garantía.
En Superfiestas, hay cuatro rangos de precios entre los $ 300 y los $ 800, dependiendo de la complejidad del modelo.
Qué Divertido Disfraces, que realiza trabajos por encargo, ofrece posibilidades entre los $ 450 y los $ 600. Gaira tiene una única tarifa de alquiler de $ 490, pero aclara que para el interior solo vende por un tema de logística y en ese caso cuesta $ 200 más. “Les entregamos el vestuario en una bolsita de tela, que hacemos nosotros, y así como te lo sacás, lo guardás ahí adentro y lo entregás sin lavar. Si se te mancha, ponés un papelito diciendo con qué se manchó, no intentás sacar la mancha”, explicó Isabel Apatía (Gaira) y aclaró que dan una semana para devolverlo. La misma flexibilidad de plazo de devolución otorga Superfiestas. En esta época, alquila unos 500 disfraces, mientras que Party Center ronda los 600.

Uruguayez.

Que este año el 24 caiga sábado es para estos empresarios una ventaja porque no habilita que se den situaciones como un fin de semana largo, lo que provoca que la gente decida irse para el interior o viaje y entonces no salga.

Erika Moreira, de Qué Divertido Disfraces, igual ve mucha quietud este año en lo que respecta al alquiler de disfraces, pero lo atribuye a los fuertes fríos.

Otra posibilidad es que se esté dando una costumbre muy uruguaya, que es dejar todo para último momento. “La gente que está acostumbrada a alquilar disfraces sabe que tiene que venir con anticipación porque a último momento se queda con poco disfraz”, alertó Godin, de Superfiestas.

“Una gran ventaja que tenemos en este rubro es que la gente viene animada buscando diversión. Es como cuando vos te vas de viaje, vas buscando pasar bien y divertirte. Entonces es un público que en general se acerca con buena onda”, destacó Malachowski sobre una noche que escapa bastante a lo habitual en materia de diversión en Uruguay.

Y eso también se advierte en el colorido del vestuario que se elige, que no es común para nuestro país, pero sí en otras culturas. “Los inmigrantes ven el vestido que hago para la Noche de la Nostalgia como algo para usar en el día a día, no como un disfraz. El uruguayo usa estos colores y las flores solo en una fecha como esta, mientras que el inmigrante te dice ‘esto nos gusta’”, apuntó entre risas Apatía.

Todos los consultados coinciden en que esta fiesta no está muriendo, sino que se está transformando y busca cada vez más cosas distintas para atraer.
“Los uruguayos nos tildamos de aburridos y yo creo que en realidad nos falta como ese empuje, porque después nos soltamos. Debería haber más fiestas temáticas, pero con algo más nuestro. Me parece que la Noche de la Nostalgia mueve tanto porque es nuestra”, resumió la responsable de Gaira.

De "La casa de papel" a "Las Chicas Fitness"

El disfraz estrella de 2018 fue La casa de papel, la serie de Netflix que este año estrenó su tercera temporada. Su popularidad se mantiene, pero ya no es el boom. “Pasó a ser uno más”, dijo Aída Goldin (Superfiestas). Y en esta noche se busca sorprender. “La gente no quiere decir cuál es su disfraz porque quiere que sea una sorpresa”, acotó Gustavo Malachowski (Party Center). En Gaira, por ejemplo, se diseña una colección cada año. En 2019, se trata de Las Chicas Fitness, que apela a las calzas metalizadas y los bodies que se usaban en la década de 1980. “Hoy en día, las mujeres se están cuidando más. Entonces estos trajes fueron una pegada”, explicó Isabel Apatía quien, de esta manera, puede cumplir su sueño de diseñar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)