SALUD

Cuando el niño bruxa

Los odontólogos suman a otros profesionales para entender por qué rechinan los dientes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los niños prefieren que los atiendan con vestimenta color lila. Foto: Pixabay

Cuando duerme, Guzmán aprieta sus dientes y los rechina. Lo hace de manera involuntaria. Cuando despierta, siente cansada su mandíbula. Este fenómeno, llamado bruxismo, empieza a ser tratado por odontólogos uruguayos con un enfoque terapéutico.

"Antes se veía desde el punto de vista dental. Se decía: El niño bruxa porque los dientes son de leche. Hoy en día lo estamos viendo desde un punto de vista integral", indicó a El País María Laura Hermida, odontopediatra y profesora de la Facultad de Odontología de la Universidad Católica.

Estas conclusiones, que serán divulgadas en la próxima edición de la Revista de la Asociación Latinoamericana de Odontopediatría, señala que los niños que bruxan tienen "hiperactividad y males emocionales". Según la experta uruguaya, esto "rompe con los paradigmas" que tenían odontopediatras uruguayos.

Más allá del desgaste dentario que provoca este problema, el bruxismo infantil les hace una advertencia más profunda. "Nos está indicando que ese niño está padeciendo un trastorno que hay que mirarlo en su conjunto. Nosotros en nuestra área, pero también con otros profesionales", puntualizó.

"Hay niños que tienen familias con problemas, que empiezan con dolor de cabeza, y es algo que vienen del bruxismo", agregó un investigador uruguayo que ha trabajado sobre este tema, pero que prefirió no revelar su nombre.

El doctor Alberto Gualco realizó un estudio enfocado en niños en la policlínica odontológica del Servicio de las Fuerzas Armadas. Allí detectó que los niños que lo padecen son "intranquilos y dispersos".

En este enfoque que intentan emplear los odontólogos junto a otros profesionales se procura que los niños no consuman bebidas azucaradas, café ni té porque se ha visto en algunos estudios que puede intensificar el problema.

Además de la fatiga y dolor, la científica brasileña Marcia Simões-Zenari comprobó en 2010 que el bruxismo también afecta la calidad del sueño y su descanso y hasta causando problemas en su desarrollo académico.

Prevalencia.

En Uruguay, se han hecho numerosos estudios sobre cuál es la prevalencia que existe de este problema en adultos. En niños, hay pocos trabajos publicados.

Uno de ellos es el divulgado por el doctor Gualco. Allí se indagó a 109 niños en la policlínica de las Fuerzas Armadas de tres a 12 años de edad. Se demostró una prevalencia del síntoma del 42%.

Una investigación publicada en 2011 por la Facultad de Odontología de la Universidad de la República encontró una prevalencia del 30,72% en la población de Montevideo y un 23,19% en el Interior.

Los investigadores concluyeron que se deben elaborar "medidas de prevención y tratamiento a nivel colectivo". "Consideramos que debería considerárselo un problema de salud pública ya que provoca consecuencias severas en la población que lo padece", agrega el estudio.

Investigación.

Paralelamente al bruxismo, y con las herramientas claras para combatir las caries, los odontólogos uruguayos vienen trabajando en conocer más una nueva patología a la que le están prestando una mayor atención. Se trata de dientes que se forman de manera defectuosa. En la jerga técnica de los dentistas lleva el nombre de "hipomineralización dental".

"Los dientes erupcionan con un defecto de formación. eso provoca muchos problemas porque el paciente tiene mucha sensibilidad y evita el contacto del cepillo con la pasta porque le duele", señala.

Según Hermida, hay varias teorías que se manejan sobre este tema. Una de ellas habla de que los biberones que se calientan en los microondas desprenden dioxinas y eso genera el problema. De todas formas "todo está en el terreno de la especulación".

En 2013, la Facultad de Odontología de la Universidad de la República publicó una investigación para conocer su prevalencia en Montevideo en coberturas asistenciales privadas y públicas. Lo que se encontró, tras indagar en niños asistidos en la Cátedra de Odontopediatría entre julio y diciembre de 2010, es que la prevalencia es del 11,8%.

Los resultados mostraron que es una patología "frecuente" en los pacientes montevideanos estudiados y que la prevalencia a nivel privado es superior que a nivel público. En este sentido, muestra que las personas con mayor nivel socioeconómico pudieron acceder a este tipo de diagnóstico. No hay diferencias significativas en cuanto al sexo.

Al mismo tiempo, los autores de esta investigación sugieren "estudios con muestras de mayor tamaño" con el objetivo de atacar el problema en todo el país.

LOS NIÑOS PREFIEREN QUE LOS ATIENDAN CON VESTIMENTA COLOR LILA

María Laura Hermida, junto a otros tres investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad Católica, han estudiado el año pasado las preferencias de los pacientes de niños y sus padres respecto a la vestimenta y género del dentista que los está tratando.

El estudio se realizó en 270 niños y niñas de entre 4 y 12 años y uno de sus padres en una clínica privada de Montevideo. Allí se investigó a través de cuestionarios a los padres y sus hijos, a quienes se los proporcionó fotografías de odontopediatras con diferente vestimenta.

Los niños contestaron en promedio que preferían una vestimenta de color lila, seguida por una con diseño infantil. La de menos preferencia fue la vestimenta informal.

Mientras tanto, los padres y madres prefirierion la vestimenta con diseño para niños y enfatizaron que el tipo de prenda que utilice para la consulta influye en el vínculo entre el dentista y el niño, y también repercute en el comportamiento del niño en cuestión en el consultorio.

Hermida viene estudiando con investigadores odontológicos desde hace tres años sobre la forma de trabajar de odontólogos y la salud bucal de los niños en Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)