EXPLORACIÓN ESPACIAL

Por qué fue Neil Armstrong el primero en pisar la Luna

Aldrin peleó por bajar antes como marcaba el protocolo.

Llegada del Apolo 11 a la Luna. Foto: Archivo
Llegada del Apolo 11 a la Luna. Foto: Archivo

Neil Armstrong, de 38 años, fue la primera persona en pisar la polvorienta superficie lunar. Buzz Aldrin, de 39, lo siguió unos 20 minutos más tarde. Se asume que la NASA siempre planeó que Armstrong fuera la primera persona en salir del módulo lunar debido a su rango. Era el comandante del Apolo 11 y Aldrin era el piloto del módulo lunar. Michael Collins se quedó en órbita lunar como piloto del módulo de comando. Pero 45 años después de esa hazaña, Aldrin rompió el silencio: admitió que él peleó por ser el primer hombre en la Luna.

La NASA había diseñado un sistema de rotación por el que cada tripulación contaba con una de respaldo y otra de soporte que pasaría a ser titular tres misiones más tarde. De esta forma, entre 29 astronautas entrenados, Armstrong, Aldrin y Collins fueron los elegidos para la misión del Apolo 11.

“En todas las misiones anteriores, si un miembro de la tripulación iba a hacer una caminata espacial, siempre era la persona de menor rango, no el comandante quien se quedaba dentro”, dijo Aldrin en una entrevista. Así lo estipulaba el protocolo del programa Gemini, desarrollado entre 1962 y 1966. Y añadió: “Sentí que tenía la obligación de exponer las razones por las cuales un comandante que había sido agobiado con una enorme cantidad de responsabilidades y entrenamiento debía permanecer dentro”.

Aldrin señaló que al menos un equipo de la NASA apoyó su argumento pero, al final, fue Armstrong quien bajó primero la escalera. “La decisión que se tomó fue absolutamente correcta en cuanto a quién salió primero por el gran simbolismo del comandante. Yo creo que lo hubiera hecho de manera diferente. Pero yo no era el comandante sino el subordinado, de manera que una vez que salimos yo seguí a mi líder”, explicó.

Según una memoria escrita por Chris Kraft, director del Control de Misión, “Aldrin quería desesperadamente ese honor”. Y precisó: “Sabíamos muy bien que el primer hombre en la Luna sería un Charles Lindbergh moderno. Armstrong era tranquilo y muy confiado. No tenía ego”.

Oficial.

En el sitio web de la NASA donde se repasa la historia del Programa Apolo se cuenta una versión diferente. La agencia espacial había dicho originalmente que Aldrin sería el primer hombre en pisar la Luna, pero el módulo lunar planteó problemas logísticos que hacían imposible que se ejecutara esta orden. La escotilla se abrió en el lado opuesto de Aldrin. “Para que saliera primero, habría sido necesario que un astronauta con un traje abultado y una mochila en la espalda pasara por encima del otro. Cuando se intentó este movimiento, causó daños dentro del módulo lunar”, se lee.

Armstrong, Aldrin y Collins, la tripulación del Apolo 11. Foto: NASA
Armstrong, Aldrin y Collins, la tripulación del Apolo 11. Foto: NASA

Deke Slayton, astronauta del programa Mercury y jefe durante el programa Apolo, dijo que permitir que Armstrong caminara primero fue un cambio de protocolo básico. “Me imaginé que el comandante debería ser el primero en salir”, dijo.

Armstrong señaló que los altos mandos nunca le preguntaron si quería ser el primer hombre en salir y que la decisión no se basó en el rango. De acuerdo con el relato histórico, Aldrin más tarde comentó: “Estaba todo bien si era Neil”.

Un aspecto nunca reconocido oficialmente es que Armstrong era un civil y Aldrin, un coronel de la Fuerza Aérea en activo. Es probable que se considerase más políticamente correcto que el primer hombre en la Luna no ostentase un empleo militar.

Suerte.

Michael Collins nunca pisó la Luna. Se retiró de la NASA en 1970, fue nombrado secretario de Estado para asuntos públicos, fue director del Museo Nacional del Aire y el Espacio y abrió su propia consultora aeroespacial. Por lo último, la fortuna del único miembro de la tripulación del Apolo 11 que no caminó sobre el satélite se calcula en unos US$ 100 millones, muy por encima de la que obtuvieron Armstrong y Aldrin.

La tripulación.

Armstrong. Abandonó la NASA en 1971 para dar clases en la Universidad de Cincinnati. Investigó los accidentes del Apolo 13 y el Challenger.

Aldrin. Dejó la NASA en 1971 para ser comandante de la Escuela de Pilotos de Prueba de la Fuerza Aérea. Sufrió depresión y alcoholismo.

Collins. Se retiró de la NASA en 1970 y fue nombrado secretario de Estado para asuntos públicos. Abrió su propia consultora aeroespacial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)