Tecnología

¿Qué se necesita para la construcción de ciudades inteligentes?

Las redes de quinta generación serán vitales para el envío de los datos.

Tecnología 5G. Foto: AFP
Tecnología 5G. Foto: AFP

El 5G, sin duda, será uno de los grandes impulsores de las ciudades inteligentes, un concepto que implica, entre otras cosas, la implementación de soluciones a través de sensores para la obtención de data que permita mejorar la calidad de vida.

Desde cámaras de seguridad conectadas en los edificios hasta semáforos inteligentes de los cuales, por ejemplo, se puede obtener información para que las autoridades identifiquen las zonas más congestionadas o las horas más problemáticas. Las redes de quinta generación serán vitales para los procesos de envío de esa información a las compañías proveedoras de la tecnología.


Juan Valencia, gerente comercial de la compañía Identidad IoT de Colombia, considera que las 5G son un plus adicional para que los usuarios y las compañías puedan tener contacto con esas soluciones implementadas en las ciudades inteligentes y sea posible acceder a esa información ofrecida por los sensores de una manera más rápida.

“Las ciudades inteligentes tienen distintos ápices, uno de frente al usuario final y el otro de toda la infraestructura y lo que hay que mover para que el usuario reciba esa información. Las 5g permiten que un usuario final vaya a tener muchísima más información y de forma más rápida sin demoras en su conectividad”, dice el experto.

Estas redes también van a permitir que se conecte una mayor cantidad de dispositivos a la red. Sin embargo, el experto aclara que uno de los aspectos claves para la creación de ciudades inteligentes es lograr la integración de todas las soluciones.

“Por ejemplo, un carro conectado que te informa cómo está su mantenimiento, qué velocidad lleva, en qué áreas se mueve y si conectas esa información con datos del medio ambiente, se puede decir este carro que no llegue a esta zona”, señala

¿Pero qué se necesita entonces para lograr su creación? Valencia señala que las ciudades inteligentes no deben ser entendidas como sistemas de alta complejidad. Se pueden empezar con soluciones sencillas de monitoreo de la calidad del aire o mediciones a través de sensores en las canecas de basura para identificar cuando estén llenas o no.

El objetivo final es que se capture la mayor cantidad de información que luego será enviada a las entidades distritales o administrativas para que se tomen medidas que permitan mejorar la calidad de vida. De esta forma, se busca reducir costos, minimizar el impacto ambiental y el consumo energético.

“El costo de todo el aparato funcional se reduce al darle herramientas a una ciudad para que ellos directamente administren sus datos”, resalta.

Las ciudades inteligentes no son un concepto futurista. De hecho, en el mundo, incluyendo Latinoamérica ya existen proyectos que han permitido que se les entregue a las autoridades las herramientas necesarias para que administren sus sistemas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)