Espacio

La NASA descubre agua en la atmósfera de un exoplaneta a 700 años luz de la Tierra

Este hallazgo abre las puertas a que existan organismos dentro del cuerpo celeste o que sea capaz de albergar la vida como se le conoce en la actualidad, una característica que no muchas formaciones comparten en el Universo.

Exoplaneta con agua
Foto: NASA/ESA, G. Bacon and A. Feild (STScI), and H. Wakeford (STScI/Univ. of Exeter)

La observación de un exoplaneta a 700 años luz de la Tierra ha dado frutos luego de un equipo internacional de científicos detectara grandes cantidades de agua en su atmósfera. Se trata de WASP-39b, un planeta del tamaño de Saturno y que fue estudiado gracias a los telescopios espaciales Spitzer y Hubble.

Una de las principales ventajas que este exoplaneta es que los astrónomos podrán utilizarlo para estudiar los procesos que se suceden durante la formación de los mismos, algo que continúa siendo un misterio en la actualidad. La principal teoría de estos expertos es que el exoplaneta debió formarse muy lejos de la estrella que orbita, donde recibió el bombardeo de material que contenía pedazos de hielo, para luego continuar su camino a zonas mucho más internas de su propio sistema estelar.

"Tenemos que mirar mucho más hacia el exterior para lograr comprender nuestro propio Sistema Solar", comenta Hannah Wakeford, del Instituto de Ciencia de Telescopios Espaciales en Baltimore, Estados Unidos.

"Así hemos descubierto que los exoplanetas nos muestran que la formación es mucho más completa de lo que pensábamos". Por ahora, el interés se centra en la posibilidad de utilizar WASP-39b como una ventana de observación a cómo se generan los planetas, y según Wakeford, el lanzamiento del telescopio espacial James Webb —que reemplazará el trabajo de Hubble— permitirá conocer en mayor profundidad este exoplaneta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)