CARNAVAL

Murga acuñada en plata

BCU emitirá hasta 5.000 monedas para conmemorar centenario del género.

Uruguay tiene el Carnaval más largo del mundo y la murga es una de las cinco categorías que se sube al Teatro de Verano cada febrero para competir. Foto: Fernando Ponzetto.
Uruguay tiene el Carnaval más largo del mundo. Foto: Fernando Ponzetto.

La última vez que Falta y Resto consiguió un segundo puesto en el Concurso Oficial fue en 2001, y la estatuilla duró un minuto en manos de Raúl “Flaco” Castro, director de la murga de las cuatro estaciones. Cruzó miradas con su vestuarista desde el escenario y al bajar la escalera del Teatro de Verano le dijo: “Juancito, tomá, esto es para vos”.

El hombre quedó parado sin decir una palabra. No daba crédito. Pero este gesto es común en el “Flaco” Castro: su memoria y corazón desbordan de recuerdos, pero regala trajes, copas, medallas y todo lo material “porque son testigos del pasado, y prefiero pensar siempre en el futuro”, dice el fundador de Falta y Resto a El País.

En 2020 quizá haga una excepción y compre una de las 5.000 monedas que el Banco Central podría emitir para celebrar el centenario de este fenómeno cultural popular llamado murga. “Las copas se oxidan y las medallas se enmohecen, pero una moneda puede valer un poquito más”, comenta Castro feliz de que el género que le permitió sanar y revivir se coloque “a la altura del tango o el mejor folclore”.

Para que esta pieza metálica conmemorativa pueda acuñarse el año próximo será preciso que el Poder Ejecutivo apruebe el Anteproyecto de Ley presentado por el directorio del Banco Central el 3 de abril de 2019.

El primer año que Falta y Resto se coronó campeona del Concurso Oficial del Carnaval (1988). Foto: archivo El País.
El primer año que Falta y Resto se coronó campeona del Concurso Oficial del Carnaval (1988). Foto: archivo El País.

Marcel Keoroglian -murguista de gran trayectoria- y Carolina Gómez -fundadora de Agarrate Catalina- son otros dos artistas que estarían dispuestos a desembolsar $ 1.000 para conseguir esta moneda de plata con un fino de 900 milésimas.

El artículo 2° del documento establece que el Banco Central podrá acuñar hasta 5.000 unidades con las siguientes características: cada una pesará 12.50 gramos y tendrá 33 milímetros de diámetro. Su forma será circular y su canto liso.

A Keoroglian le reconforta que la murga haya dejado de ser “un arte de segunda o tercera”, ya que hoy los principales técnicos de todas las áreas deciden trabajar en Carnaval. Le gratifica, además, que el género tenga al fin el lugar que merece: “es la representación cultural más importante del país”, dice.

Gómez adhiere a esta postura: “Me parece un buen reconocimiento para un género popular que se gestó al margen de la cultura oficial”.

Pablo “Pinocho” Routin (exFalta y Resto, Reina de la Teja, A Contramano, Don Timoteo) asegura que todo homenaje es bienvenido, pero la conmemoración sería perfecta para él si se diera desde la apertura: “Eso solo puede hacerse con talleres y lugares donde todas las murgas puedan cantar, no solo aquellas que deciden participar del concurso oficial”.

Cara o seca

El artículo 3° del Anteproyecto de Ley establece que el “Banco Central determinará los elementos ornamentales de las monedas, que aludirán a la conmemoración de los 100 años del surgimiento del fenómeno popular ‘La Murga’”.

Por ende, aún no está resuelto qué diseño tendrá cada metal. Si a Edú “Pitufo” Lombardo le dieran a elegir pondría a un hombre en una cara y a una mujer en la otra, aunque prefiere no adelantar a quién. “Sería un atrevido en nombrar a una persona”, dice el multipremiado director. Y enseguida lanza otra opción decorativa: la batería de murga. Caro Gómez coincide en que bombo, platillo y redoblante son una alternativa por tratarse de los instrumentos representativos del género.

Una imagen del último Desfile Inaugural por 18 de Julio. Foto: archivo El País.
Una imagen del último Desfile Inaugural por 18 de Julio. Foto: archivo El País.

A la murguista de Agarrate Catalina también le gusta la imagen de la galera o la batuta del director. Routin está de acuerdo pero le agrega un plus: que el objeto se esté pasando de mano en mano, “como síntesis visual de lo que sucede con este género que se transmite de generación en generación”.
Keoroglian y Castro se animan a dar nombres y coinciden en dos referentes siempre vigentes en el imaginario murguero: Pepino (Patos Cabreros) y Pianito (Araca la Cana). Marcel propone otro par de colegas que hicieron historia: “el ‘Loco’ Iván con los platillos, el Tito Pastrana (Asaltantes con Patente) y Pitufo (Lombardo)”. El “Flaco” menciona otro par de héroes: Cachela (Asaltantes) y el Pepe Veneno (La Soberana).

Soñadores

Para Lombardo no existe mejor forma de conmemorar este centenario que con un gran carnaval en la calle donde el pueblo entero salga disfrazado y suene una marcha camión por cada esquina.

La murga “es lo más grande que hay”, según Keoroglian. Su tributo ideal sería reunir a todos los carnavaleros y que se canten una juntos. Le gustaría que se entonara Cantando con alegría (retirada 1975 de Los Saltimbanquis), y lo filmaría para guardar ese registro.

“Con la Matinée (Sebastián Bednarik y Andrés Varela, 2007) juntamos 100 veteranos en el Teatro de Verano para hacer una murga, y si bien esa escena no entró en el documental, la grabación está”, cuenta.

El Flaco Castro disfrutaría si estos “100 años de identidad” se celebraran armando una murga “que diga lo que le pasa y haga reír con eso en cada escuela, liceo, y sindicato de Uruguay. Entre todos haríamos un festival que llene calles, plazas, y esquinas porque la murga es una forma de sanación colectiva. Yo reviví gracias a ella”.

MÁS

Coro de murga

Caro Gómez: Es fundadora de Agarrate Catalina, la murga de los hermanos Cardozo, campeona del Concurso Oficial de Carnaval en 2005, 2006, 2008 y 2011. Además de invertir $1.000 en comprar la moneda, a Caro Gómez le gustaría conmemorar el aniversario con una antología que abarcara el repertorio más representativo del género en estos 100 años. “Una especie de historia del país narrada en clave de murga”.

Raúl Castro: “Me parece fantástico que la murga forme parte de la numismática porque le da un valor honorífico a un género que por décadas estuvo subvalorado totalmente. Las actuaciones se empezaron a grabar en los años ‘60, así que antes hubo 50 ó 60 murgas por año cuyos espectáculos quedaron en el olvido, salvo alguna excepción. Más que una moneda, la murga se merece un papel de 50 millones de pesos”.

Pablo Routin: “Me encanta la idea de la moneda porque todo reconocimiento a este género que no es académico y viene de las clases sociales más pobres y postergadas es bienvenido, pero a veces es una paradoja en relación al dinero que el Estado destina al Carnaval, y sobre todo a la realización de talleres de murga en Montevideo. Si bien se están haciendo cosas, estaría bueno que se pudiera seguir profundizando”.

Keoroglian: “Fui testigo y protagonista del largo proceso de profesionalización que atravesó el Carnaval, pero siempre está en movimiento porque sigue vivo”, asegura el actual componente de Doña Bastarda. Le gustaría quedarse con una moneda de recuerdo, aunque confiesa ser poco “guardador”. Solo conserva el traje de El tren de los sueños, Un barrio de película (Contrafarsa 2001 y 2002), y el del cuplé de las mamis de Don Timoteo (2017).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)