SALUD

Muerte súbita en el Estadio Centenario

Los rescatistas tienen dos minutos y 42 segundos para llegar a la víctima; por cada minuto extra se pierde 15% de sobrevida.

Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En el medio de un clásico, un hincha se desploma en una de las tribunas del Estadio Centenario. ¿Qué hacer? ¿Qué protocolo seguir? ¿A quién llamar? ¿Cómo reanimarlo?

El médico deportólogo Gladimir Melo pensó en un plan que promete transformar el abordaje de la salud cardiovascular en eventos deportivos. Y del que, además, asegura que el gobierno le robó la idea para lo que se dio a conocer en 2018 como programa Espacio Cardioprotegido y, por eso, lo llevó a juicio.

Velocidad. 

La velocidad en la atención a la víctima es clave para salvarle la vida. “Se pierde de un 10% a un 15% de sobrevida por cada minuto que se retrasa la reanimación”, comentó el experto a El País.

En el mundo, se da un caso de muerte súbita cada 500.000 espectadores. “En uno de cada 10 clásicos ocurre uno de estos episodios”, comentó. Fuera de las canchas, por año, entre 3.000 y 4.000 uruguayos fallecen por muerte súbita.

En varios países de Sudamérica se intenta realizar una casuística para contar con cifras más fidedignas. Hasta ahora no hay un registro oficial. Para conocer los números hay que acceder a las historias clínicas y corroborar si el fallecimiento se produjo por esta causa. Los médicos definen este tipo de muerte cuando se da el colapso de una persona que no tenía síntomas. O que los tiene desde una hora antes. “Es un rayo en un cielo estrellado”, describió Melo.

Protocolo. 

Para combatir este problema de salud, el deportólogo estudió los procedimientos de respuesta. Fue al Estadio Centenario y simuló cuánto demorarían los rescatistas en llegar a una persona afectada. Allí relevó que se tardaría dos minutos 42 segundos en llegar al sitio donde colapsó la víctima. “Siempre que se den circunstancias ideales”, aclaró a El País.
Los anillos del Centenario son continuos. Es decir, a diferencia de La Bombonera de Buenos Aires o el Camp Nou de Barcelona cuyas tribunas están construidas en bandejas, los anillos permiten una circulación de punta a punta. “Se tardan en descender 18 segundos por cada anillo”, comentó Melo.

El protocolo incluye la capacitación de rescatistas en reanimación cardiorrespiratoria y primeros auxilios. Durante un partido, estos se ubican en todas las tribunas: tres en la Olímpica (de tres miembros cada uno) y dos en la Ámsterdam, Colombes y América. Esto les permite llegar en menos de dos minutos al sitio donde se produce el incidente.

Los rescatistas portan el cardiodesfibrilador, el maletín de primeros auxilios y la camilla para trasladar al paciente luego de ejecutar la reanimación.

En caso de un episodio, mientras no llegan los rescatistas con el desfibrilador, se debe comenzar la tarea de reanimación, por lo que se requiere de una población formada en la técnica del masaje cardíaco. Por eso, se busca formar a los futbolistas y cuerpos técnicos.

Cuando se logra “resincronizar” el corazón, se lleva al paciente al hospital.

El programa se puede aplicar por igual en todos los escenarios deportivos. Por ejemplo, en el Campeón del Siglo hay ambulancias siempre -en el Centenario solo si se trata de un partido televisado- y un tiempo calculado por GPS de 28 minutos para llegar a un centro asistencial.

Denuncia. 

Melo ha estado trabajado en este tema desde que un futbolista murió en plena cancha hace 10 años. Acudió a Guillermo Bortman, cardiólogo argentino vinculado a Boca Juniors. Desde 2007, esta institución tiene un protocolo específico que lo ha transformado un estadio seguro. Melo replicó lo aprendido ante el presidente de la Comisión Honoraria de Salud Cardiovascular, Mario Zelarrayán, quien realizó una conferencia sobre el tema semanas después. El deportólogo decidió entonces realizarle una denuncia por plagio. En febrero hubo una audiencia de conciliación en la que no hubo acuerdo y ahora se irá a juicio.

Ensayo en la despedida del mundial

Un protocolo de actuación ante casos de muerte súbita en el estadio Centenario fue aplicado por primera vez a modo de ensayo en junio del año pasado en el partido entre Uruguay y Uzbekistán, en la despedida del plantel previa al Mundial de Rusia. Según supo El País, se ha repetido en otros partidos de fútbol. En ese momento, el presidente de la Comisión Honoraria de Salud Cardiovascular, Mario Zelarrayán dijo que proyecto para tener ambientes protegidos con desfibriladores estaba a estudio hace al menos 15 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados