ENTRE TODOS

Movida solidaria: los que dan una mano en tiempos de coronavirus

El aislamiento también saca lo mejor de las personas: ayudar a los demás

comida para héroes coronavirus
Empleados de Rumba Bar iniciaron la movida “Comida para héroes” para llevar viandas nutritivas al personal de las emergencias por las noches. Foto: Comida para héroes


Más de 3.200 mensajes recibió el Servicio de Voluntarios para la Emergencia Sanitaria en el Hospital Maciel en un día. Sin contar las llamadas a la propia institución porque, en un momento, nadie respondía al WhatsApp que figuraba en el anuncio de la Red Solidaria de Costura. Esta no fue la única iniciativa que se dio a conocer en esta primera semana de aislamiento por el Covid-19. Profesionales, empresas y vecinos han estado ayudando a otros con lo que José Minarrieta, director del hospital, considera que es parte del “tratamiento fundamental”: solidaridad.

Taller de costura.

El llamado era para personas que tengan máquina de coser. Se les informaba que se les entrega la tela cortada y suficiente para confeccionar 300 tapabocas diarios para el Hospital Maciel. El aviso que apareció en Twitter y Facebook corrió como pólvora y fue cerrado en el mismo día.

Minarrieta dijo a El País que solo fueron aceptados voluntarios sin síntomas y que, como medida de precaución, se les pide que el primer barbijo terminado sea para ellos mismos y que continúen con la producción con el elemento colocado en rostro. Además, todos los insumos fabricados por esta iniciativa serán almacenados por un tiempo determinado para evitar la supervivencia de gérmenes. “Serán usados en el momento en que corresponda. Nadie tiene sobrestock porque nadie pensó en una crisis como esta. Por ahora tenemos materiales, pero se van a acabar cuando llegue la oleada”, comentó en referencia a un ingreso mayor de pacientes. “Por ahora estamos trabajando con una tensa calma”, afirmó.

Si bien se cubrió, por el momento, las necesidades de la Red Solidaria de Costura, el director del hospital comentó que sigue abierto el llamado para donaciones de insumos. También aclaró que el Servicio de Voluntarios para la Emergencia Sanitaria hará nuevas convocatorias para resolver otros problemas “cuando surja la necesidad”, por ejemplo, solicitar la colaboración de personas que tengan vehículos disponibles para ayudar con ciertas tareas.

Mimos para el alma.

El Hospital Maciel, además, fue el primero en recibir la visita de los responsables de la campaña Comida para Héroes. Seis empleados de Rumba Bar llevaron viandas gratuitas para médicos, enfermeros y personal el jueves por la noche. “Es comida caliente, nutritiva, hecha con cariño para que tengan un plato de comida las personas que están velando por nuestra salud y poniendo la suya en riesgo”, contó Shai Steinhaus en el programa Punto de Encuentro de radio Universal. El primer plato fueron unos tallarines con salsa y distintas guarniciones.

comida para héroes coronavirus
Funcionarios del Hospital Maciel con las viandas. Foto: Comida para héroes

Al respecto, Minarrieta felicitó a los promotores y señaló que este tipo de ayuda permite que el hospital “libere” la comida prevista para esos funcionarios y sea trasladada a otros que cumplen turnos más cortos y su alimentación no está cubierta.

A partir de esa noche, el grupo decidió continuar con el recorrido por otros centros asistenciales para los que preparan entre 25 y 30 bandejas.

Consultado por El País, Steinhaus indicó que el objetivo es que Comida para Héroes trascienda a Rumba Bar y se sumen otros locales gastronómicos para tener la seguridad de que los alimentos son elaborados con las medidas bromatológicas necesarias.

Las viandas llevan inscripciones de aliento para los médicos y enfermeros como “#vamoarribalosdebata”, “gracias” o “garra charrúa es lo que nos demuestran cada día”. Steinhaus añadió: “En un mundo donde la palabra queda por el aire, esta gente mantiene su juramento y su compromiso poniéndose en riesgo; están dándolo todo (…) El plato de comida es un mimo para el alma y un reconocimiento para quienes nos cuidan”.

En el rubro de la alimentación, la Asociación de Funcionarios Postales informó que colaborarán en la logística y la distribución de las bandejas para los niños asistidos por Primaria.

Ayuda con los mandados.

Otra iniciativa rápidamente viralizada es la llamada “Brigada + 65 Quédate en casa” que llevan adelante psicogerontólogos y trabajadores sociales egresados de la Universidad de la República. “Este es nuestro momento de apoyar”, dijo Agostina Russo, una de las voluntarias a El País, dado que trabajan normalmente con adultos mayores y estos están comprendidos en la población de riesgo por el coronavirus.

Desde el miércoles pasado, la Brigada + 65 no para de recibir llamadas. Muchos piden idas al supermercado, a la farmacia y a la veterinaria. Los voluntarios determinaron que no realizarán trámites en mutualistas o retiro de medicamentos más allá de aquellos de venta libre en farmacias; tampoco se encargan de pagar facturas, dado que no quieren manejar sumas importantes de dinero. Para el resto de las tareas están más que dispuestos a coordinar la visita siempre que sea a una distancia a la que puedan ir a pie. El grupo tiene 12 integrantes que abarcan distintos barrios de Montevideo y, si alguien quiere sumarse, prefieren que sean personas con formación sanitaria para el correcto trato con los adultos mayores.

Los brigadistas concurren a los domicilios con las medidas de seguridad necesarias y aceptan donaciones de tapabocas y guantes descartables. Asimismo, Russo advirtió que no aceptan propinas ni regalos.

brigada coronavirus
Los teléfonos de contacto.

Entre vecinos.

En estos días de cuarentena, la solidaridad también se da entre vecinos. En las redes sociales se han visto muchos carteles pegados en espacios comunes y ascensores puestos por jóvenes que se ofrecen para hacer las tareas que requieran los más ancianos. Así lo hizo María Paz Alves Rampa, de 18 años, en su edificio del barrio Pocitos. “Tengo tres abuelos; dos de ellos tienen 92 años y mi abuela tiene 88. No me gustaría que le den la espalda a uno de ellos si un día necesitan la ayuda de un desconocido”, resumió sobre su motivación. María Paz arregló con una vecina octogenaria para sacar a pasear su mascota.

solidaridad coronavirus
Jóvenes se ofrecen a hacer los mandados a sus vecinos. Foto: F. Flores

Jóvenes del colegio Seminario también llevan adelante una campaña de recolección de alimentos y productos de higiene para ser entregados a modo de canasta a familias vulnerables por la pérdida de los jornales de trabajo. Pasan a retirar los productos a domicilio.

María Paz concluyó: “A este virus lo combatimos con empatía y solidaridad. Se trata de mirar más allá de nuestro propio ombligo y salir de nuestra zona de confort”.

Expertos brindan ayuda por las redes.

Desde la notificación de los primeros casos de contagios por Covid-19 en el país, se pueden leer en redes sociales avisos de profesionales que se ponen a disposición de los demás para evacuar cualquier consulta. Así se han visto desde pediatras a ginecólogos hasta psicólogos o profesores para evitar que las personas salgan de sus casas y, en el caso de una consulta médica, eviten concurrir innecesariamente a un centro asistencial. Es el caso de la pediatra Mariana Mastroianni, quien publicó en su cuenta de Facebook que estaba abierta a responder consultas. “Todos mis compañeros de generación y los pediatras con quienes trabajo también lo postearon; la idea es generar conciencia y hacer lo posible para evitar el colapso del sistema de salud”. En este sentido, la profesional cree que el verdadero desafío ocurrirá en las próximas semanas. La psicóloga clínica Florencia Lyonnet también recurrió a las redes. Allí publicó: “Si te encuentras en una situación de alto nivel de estrés, crisis de ansiedad o ataque de pánico durante este período de aislamiento social, no dudes en escribirme o llamarme. Estoy dispuesta a escucharte y brindarte mi apoyo”. Consultada por El País, la especialista indicó que estos “momentos de crisis” interpelan a todos aquellos que “tienen herramientas” y deben usarlas para ayudar al prójimo”.
Si bien hay muchos avisos de este tipo, se recomienda cerciorarse de la identidad del profesional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados