tecnología

Los 5 monstruos que se disfrazan en internet para atacarte este Halloween

Hay que estar en alerta máxima porque estas celebraciones de esta Noche de Brujas son aprovechadas por cibercriminales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Halloween. Foto: EFE

Por ahí dicen que hay que tenerle miedo a los vivos y no a los muertos o a los fantasmas. Tampoco hay que sentir temor ante los llamativos disfraces que serán el centro de atención durante este fin de semana con motivo de la tradicional noche de Halloween.

El peligro que amenaza ahora está más cerca de lo que usted cree. Son los monstruos y seres tenebrosos que se encuentran en la web.

En esta nota presentamos una serie de recomendaciones para que los usuarios del ciberespacio identifiquen a las personas inescrupulosas que utilizan redes sociales e internet para molestar a los demás, agredir psicológicamente y en el peor de los casos abusar de mujeres, niños y menores de edad.

Hay que estar alerta a ese tipo de mensajes que se encuentran en el ciberespacio.

Los monstruos del ciberespacio:


Troles:
son cibernautas que prefieren permanecer ocultos detrás de la pantalla de sus computadores. Ellos aprovechan el anonimato que les brinda el mundo virtual para dedicarse a insultar y calumniar a cualquiera que no esté en sintonía con sus opiniones o ideas. Su arma preferida: perfiles falsos y las secciones de foros y comentarios en sitios web.

Abusadores:
a diferencia de los troles, estos personajes no ocultan su identidad, pero persiguen en internet a una persona a quien atacan sistemáticamente ya sea por motivos de raza, sexo, religión, posición social o creencias.

En este caso, victimario y víctima pueden conocerse en la vida real, pero la red es el sitio donde se establece el abuso.

Al ser una actividad permanente que no tiene fecha ni horario, puede llegar a convertirse en un calvario para quien la padece; de allí, que sea conocida por su nombre en inglés como ‘cyberbullying’. Su arma preferida: mensajes de texto y correo electrónico.

Pornógrafos infantiles: estos tenebrosos personajes aprovechan los recursos que les ofrece la tecnología para capturar, obtener, observar, distribuir y vender imágenes y videos de menores de edad en situaciones sexualmente comprometedoras.

Hacen parte de una cadena delictiva que comienza con las víctimas y termina en los pedófilos. 

Pedófilos: existen tanto en el mundo real como en el virtual, donde encuentran un 'escondite' perfecto para hallar a sus víctimas sin ser descubiertos y satisfacer sus perversiones. Son adultos que suelen ‘disfrazarse’ digitalmente de niños o niñas, para convencer a sus víctimas de enviarles fotos comprometedoras que luego usarán para chantajearlos a cambio de sostener relaciones sexuales.

Esta práctica es conocida como ‘grooming’.

Estafadores: personas con una gran capacidad de inventiva para convencer a sus víctimas de entregarles dinero, información confidencial o acceso a sus servicios web. Pueden hacerlo mediante envío de mensajes de correo electrónico falsos o a nombre de entidades bancarias, personalidades famosas, organizaciones multinacionales o autoridades, para exigir algo a cambio.

Su lenguaje varía entre lo amenazante y lo corporativo. Su arma preferida: la ingeniería social, es decir, aprovechar las diferencias culturales, el contexto socioeducativo y las creencias de sus víctimas, para que caigan en la trampa.

Ante cualquier sospecha por favor comuníquese con la Policía para prevenir y evitar estos delitos. Y cuidado, sus hijos pueden estar en la mira de estos delincuentes cibernéticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados