animales

Monos araña y manatíes, más cerca de extinguirse

El cambio climático y la cada vez mayor deforestación han afectado los hábitos de estas especies que abitan al norte de Sudamérica. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mono araña blanco. Foto: El Tiempo.

La aparición de monos araña de pelaje blanco y de manatíes encallados en los últimos años ha sido motivo de investigación para los científicos del Magdalena Medio, región colombiana, no tanto por lo extraño de estos sucesos, sino porque pueden ser índices de extinción dentro de dichas especies autóctonas.

Alfonso Avellaneda, químico y naturalista que por tres décadas ha estudiado el río Magdalena, ve con preocupación esos fenómenos. “La cuenca del Magdalena Medio es un lugar de altísima biodiversidad. Son más de 500 kilómetros de afluente, desde el salto de Honda hasta El Banco, que nutren un frágil y variado ecosistema de bosques húmedos tropicales”, asegura.

No es común que los manatíes del Magdalena (Trichechus manatus) se varen sobre las orillas del río, hecho que sucede con mayor regularidad con otros tipos de mamíferos oceánicos como las ballenas.

Sin embargo, según la bióloga Katherine Arévalo, en el caso del manatí este comportamiento estaría relacionado con el efecto del cambio climático sobre las ciénagas donde habita, sobre todo en las épocas de sequía generadas por el fenómeno del Niño.

“Este animal se caracteriza por ser migratorio; en su búsqueda de alimento se mueve lo bastante como para adentrarse a terrenos cenagosos, de los que luego no puede salir debido a la reducción en los niveles de agua del río”, explicó.

Además, según la bióloga, esta situación afecta la reproducción de la especie, ya que al quedar aislados en un solo espacio, se ven obligados a reproducirse con sus parientes más cercanos. “Esto impide que las crías se vuelvan resistentes a las enfermedades”, afirmó.

Asimismo, la erosión a los cuerpos de agua causada por la ganadería intensiva es un factor que incide en la pérdida de territorio para el manatí del Magdalena, que, de acuerdo con Arévalo, llegan a un número estimado de 500 individuos en toda Colombia.

En el caso del mono araña, el primatólogo Andrés Link y un equipo de estudiantes de la Fundación Proyecto Primates, de la hacienda San Juan de Carare en Cimitarra, Santander, hallaron un indicio de la acelerada extinción de esta especie.

“En un principio encontramos solo un individuo con pelaje blanco, pero luego vimos que su medio hermano repetía su condición”, afirmó el científico, quien sostiene que la ausencia de pigmento en estos dos especímenes es una pista para entender cómo la desaparición de los bosques del Magdalena (a causa de la ganadería y el cultivo de palma) ha afectado genéticamente a su población.

Link, que por más de siete años ha recorrido los bosques del Magdalena Medio, región que en los últimos 200 años ha perdido un 80% de su cobertura, atribuye este fenómeno a la endogamia (cruce entre parientes cercanos) ocurrida entre las poblaciones del mono araña café, obligadas a mantenerse aisladas por la excesiva tala de madera del sector.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)