nave New Horizons llega a Plutón, en los confines perdidos del Sistema Solar

La misión de la década

Nueve años y cinco mil millones de kilómetros le llevó a la nave New Horizons llegar cerca de Plutón, el planeta más lejano de la Tierra. Es la primera vez que un objeto creado por el ser humano se acerca a este cuerpo celeste cuya temperatura supera los 200 grados centígrados bajo cero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La temperatura en la superficie de Plutón es de 20 grados bajo cero.

Los científicos no creen que pueda haber alguna forma de vida como se la conoce en la Tierra ya que para esto se necesita agua en estado líquido y allí todos los gases se condensan, incluso la atmósfera. Se cree, de todas formas, que tanto Plutón como su luna principal pueden ofrecer información que "complete el puzzle" de cómo surgió el sistema solar y el proceso que dio origen a la vida en la Tierra.

Hoy martes 14 de julio una nave espacial no tripulada llegará al lugar más lejano del Sistema Solar. Se acercará a Plutón, el último de los nueve planetas que giran en torno al Sol. La misión es vista como una de las mayores hazañas espaciales de las últimas décadas.

La sonda New Horizons, despegó de la Tierra hace nueve años (en 2006) y desde entonces tiene como objetivo pasar por las cercanías de este cuerpo celeste ubicado a 7.500 millones de kilómetros de nuestro planeta.

"Esta misión, probablemente más que muchas otras misiones espaciales, no se trata de tecnologías. No se trata de equipos. Se trata de hacer una investigación científica de un nuevo mundo", expresó Marc Buie, coinvestigador de New Horizons en una teleconferencia internacional de la que participó El País.


Si no puede ver la infografía haga click aquí

La misión es la última de una planificación de la NASA que comenzó a mediados del siglo XX con el objetivo de explorar cada uno de los planetas que forman parte del Sistema Solar. Paradójicamente, después que la nave despegó, la Unión Astronómica Internacional modificó el criterio para clasificar a los planetas y Plutón quedó bajo una categoría denominada "planetas enanos".

"Yo creo que lo que hicieron confunde al público", consideró Buie. "Las imágenes que vamos a tomar ahora van a demostrar que Plutón definitivamente no es un objeto como los asteroides y los otros cuerpos menores del sistema solar", subrayó. El científico formará parte de un programa sobre el tema que será transmitido este viernes a las 22 horas por Nat Geo.

Experimentos.

El tamaño de la sonda New Horizons es similar al de un piano de cola. Sin embargo, los equipos que contiene son de una alta complejidad.

"El tipo de datos que vamos a procesar y el análisis de imágenes que vamos a hacer con esta nave espacial son algo que no hemos logrado con ninguna antes", aseguró Buie, quien lleva 35 años estudiando el planeta.

En su estructura la nave lleva cámaras para hacer registros en distintas longitudes de onda. Además, lleva espectómetros, instrumentos para captar detalles de la composición de la superficie como, por ejemplo, dónde están sus diferentes masas de hielo.

Además, analizarán la atmósfera mientras ven al sol ponerse detrás de su eje y una antena de radio apuntará hacia la Tierra. El objetivo de esta última es captar (o intentarlo) señales que serán enviadas por los científicos desde Cabo Cañaveral, en Florida.

En la estructura también hay elementos curiosos. "Mi objeto favorito de los que hay a bordo es un pequeño montón de cenizas de Clyde Tombaugh, quien descubrió Plutón", contó el investigador de la misión que en estos momentos estará recibiendo información del planeta. "De alguna forma, Clyde estará físicamente volando sobre Plutón, el mundo que descubrió".

¿Vida?

La misión sobre Plutón tiene importancia no solo para saciar la curiosidad de los científicos sino para ayudar a entender mejor el origen del Sistema Solar y el surgimiento de la vida en la Tierra.

Gonzalo Tancredi, doctor en Astronomía y docente de la Facultad de Ciencias explicó a El País que el estudio de Plutón y su luna principal, Caronte, puede confirmar la hipótesis de un "bombardeo" de rocas sobre los planetas en los albores del sistema solar.

Estos proyectiles rocosos habrían sido despedidos durante un desplazamiento de Neptuno, uno de los planetas que se encuentran entre Plutón y la Tierra. Los científicos conocen los cráteres de la Luna que fundamentan esta teoría. Al estudiar los de Caronte y la superficie de Plutón podrían confirmar o descartar que hayan sido golpeados por cuerpos similares.

Esa etapa de la formación del Sistema Solar tiene importancia en la historia de la Tierra porque se estima que el agua y materiales orgánicos claves para la vida llegaron desde otras partes del espacio.

Por ahora los científicos no consideran que haya vida en Plutón ni tampoco que el hombre llegue a visitarlo. En este planeta hay más de 200 grados cenígrados bajo cero. Además, un viaje hasta allá podría llevar cerca de una década. "Así como te digo que me encantaría ir allá, tengo que admitir que todavía no sabemos cómo lograrlo", concluyó Buie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados