INICIATIVA SOLIDARIA

Mimochi: entre mimos y mochilas para los niños de Casavalle

Por cuarto año, la iniciativa solidaria Mimochi llevará a poblaciones más vulnerables las mochilas y los útiles para que cientos de niños tengan lo que necesitan en el comienzo de clases. 

Los niños de ediciones anteriores de Mimochi con sus mochilas.Foto: Cortesía de Mimochi
Los niños de ediciones anteriores de Mimochi con sus mochilas.Foto: Cortesía de Mimochi

Empezar las clases con útiles nuevos, cuadernos, libros y mochila a estrenar ha sido la ilusión de la mayoría de los niños cuando comienza el año lectivo cada mes de marzo. Sin embargo, no todos tienen la posibilidad de cumplir esa ilusión y es entonces cuando organizaciones como Mimochi tienen un rol especial.

El nombre de la organización combina dos palabras: “mimo” y “mochila”, porque el objetivo es dar cariño a través de la donación, dijo a El País Deborah Durlacher, una de las fundadoras de la iniciativa.

“Somos un grupo de amigas que hace 20 años hemos compartido la vida, movimientos juveniles y teníamos la idea de hacer algo por la sociedad en la que vivimos”, explicó Durlacher.

Así fue que surgió la idea de hacer un proyecto solidario con un doble propósito: ayudar a la sociedad y educar a sus propios hijos en solidaridad. El grupo de amigas: Patricia Albojer, Deborah Durlacher, Gabriela Fleiss, Noemí Geppert, Nathalie Macadar, Patricia Rajchnudel y Rosina Singer, puso manos  a la obra y se lanzó al trabajo.

“Todo el mundo tiene algo que aportar al prójimo; todos desde ese lugar con una acción chiquita pueden contribuir a que el mundo sea un lugar mejor y así surgió Mimochi”, señaló Durlacher.

La idea se inspiró en iniciativas solidarias similares presentes en América Latina y se adaptó a las necesidades de Uruguay. En una primera instancia, el grupo se planteó un objetivo pequeño y alcanzable, sin embargo para su sorpresa en pocos días se superó con creces la primera meta.

“Queríamos cubrir primero de escuela de una sola institución pública. En la misma semana, ya habíamos cubierto la escuela entera y en un mes o menos habíamos comprado el primer año de existencia 1400 mochilas completas”, detalló la emprendedora.

Los niños de ediciones anteriores de Mimochi con sus mochilas.Foto: Cortesía de Mimochi
Los niños de ediciones anteriores de Mimochi con sus mochilas. Foto: Cortesía de Mimochi

La experiencia "Mimochi"

Este es el cuarto año que las mochilas de Mimochi llegarán a las manos de muchos niños de contexto social complicado para acompañarlos durante un nuevo año.

“En los tres años de trabajo Mimochi juntó casi 6.000 mochilas completas. Este año las beneficiadas son dos escuelas de Casavalle: 178 y 248”, indicó Durlacher, quien además detalló que originalmente la fecha para recibirlas era hasta ayer, 18 de febrero, pero se extendió hasta el próximo miércoles 26 de febrero. En esta ocasión el objetivo es reunir 600 mochilas.

“Tuvimos un montón de instituciones que fueron postuladas como beneficiarias”, sostuvo.

Durlacher hizo énfasis en que este es un proyecto que depende de una “suma de individualidades” porque cada persona o grupo que se une para donar una mochila hará feliz a un niño.

“Dependemos mucho de que cada una de las personas entienda que con este pequeño aporte hace la diferencia. Entonces en función de a cuántas personas, grupos de amigos, e incluso empresas, porque también hay mucha responsabilidad social empresarial en esto”, explicó.

Un mimo para los niños

En algunas ocasiones, las mochilas no van necesariamente a escuelas, sino también a instituciones que trabajan con niños de contextos vulnerables. “A veces en los contextos de poblaciones vulnerables no llegan a lo mínimo, no hay hojas donde trabajar o lápices para escribir. Incluso sabemos de maestros que ponen dinero de su bolsillo para poder tener materiales para todos los niños de una clase”, aseguró.

Cada mochila es diferente, se requiere que cubra algunas necesidades en función de la edad a la que están destinadas, pero siempre tienen que tener más o menos lo mismo en su interior. No obstante, existe una preocupación porque los niños no comparen la mochila que reciben.

.Foto: Cortesía de Mimochi
Foto: Cortesía de Mimochi

“Siempre les decimos que intenten no comparar, porque todas las mochilas son lindas y fueron hechas com mucho amor”, señaló Durlacher.

Muchas veces dentro de las mochilas vienen cartitas de las familias o de otros niños que les cuentan a los destinatarios sus deseos e intenciones al hacerle este regalo. “Hay que transmitirle eso a los niños que hay alguien que piensa en ellos, porque el objetivo es que sientan que le importan a alguien y que hay una persona que se preocupa por ellos y que espera que tengan un año mejor y condiciones para trabajar dignamente”, explicó.

¿Qué debe contener cada mochila?

 Las mochilas no son iguales para todos los niños. Según sus edades, se dividen en dos grandes grupos en función de la etapa escolar de quienes las recibirán.
El primer grupo incluye a niños de 1° a 3° de escuela y dentro debe haber: cartuchera con dos lápices de escribir, goma, sacapuntas, regla y tijera; 12 marcadores de colores; 12 lápices de colores, goma de pegar; dos paquetes de papel glasé; 25 hojas de garbanzo, cuatro cuadernos de 48 hojas; y un libro infantil.

En el caso de los niños de 4° a 6° de escuela, dentro de las mochilas los útiles solicitados son: cartuchera con dos lápices de escribir, goma, sacapuntas y tijera; 12 marcadores de colores; 12 lápices de colores, goma de pegar; dos paquetes de papel glasé; juego de geometría, dos cuadernolas, dos cuadernos de 96 hojas; y un libro infantil/juvenil.

No hay requisito de diseño de las mochilas, pueden ser lisas o decoradas, con motivos diversos, lo que sí vale la pena es considerar cuestiones como: tamaño y capacidad (ver recuadro).

Además, muchas familias deciden incluir mensajes especiales para los receptores de cada donación como una forma de brindarles un mimo, más allá de lo material.

Deborah Durlacher, indicó que no tiene por qué ser todo a estrenar: “Simplemente debe estar en buenas condiciones. Además, si la mochila no está completa al cien por ciento, se revisa y se completa para que todos reciban mochilas similares”, afirmó.
Las mochilas pueden ser entregadas en Paloma (en todas sus sucursales), Espacio Lúdico (L.A. De Herrera 1494), Marroquinería Arpelli (En cualquiera de sus seis sucursales), Nuevo Centro Shopping y Punto Arte (San José 1333).

Para ponerse en contacto con la organización las vías son: [email protected], Facebook e Instagram.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados