SALUD

Meningitis: una inflamación peligrosa que puede prevenirse

La población más susceptible son los niños; hay vacunas disponibles para esta infección bacteriana, pero no son obligatorias en Uruguay

vacunas
Vacunas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como meningitis meningocócica a la “infección bacteriana grave de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal”. Esta enfermedad puede provocar graves daños neurológicos y es mortal en la mitad de los casos no tratados. Si bien existe vacunación, no es obligatoria en Uruguay.

Existen seis cepas que provocan la infección: A, B, C, W, X e Y. Los distintos tipos de meningitis afectan en mayor o menor medida a diferentes países. En el caso de Uruguay, el grupo B es el que más apareció en 2017, representando el 69,2% de los casos; y 57,14% en nueve meses de 2018. En 2017 se constató un brote, cuya causa se desconoce.

La variedad C fue la segunda más importante con 15,4% en 2017, mientras que en 2018 se ubicó en tercer lugar con 14,28%; la cepa W tuvo un gran crecimiento en 2018, registrando un 21,42%, en relación a 2017, cuando solo el 7,7% de los casos perteneció a esta variedad. En tanto, en 2017, el 7,7% de los casos correspondió a la cepa Y, mientras que el 7,14% de 2018 no pudo ser identificada entre W e Y.

Mujer trabajando en una vacuna en laboratorio. Foto: AFP
Mujer trabajando en una vacuna en laboratorio. Foto: AFP

La enfermedad de las meninges

La especialista Gabriela Vidal, gerente médica de vacunas Cono Sur del laboratorio GlaxoSmithKline, explicó que la enfermedad de las meninges tiene un comienzo rápido y evoluciona en unas 24 horas. Puede tener tres desarrollos principales: la enfermedad meningococcina, la meningitis y la meningococcemia. El Ministerio de Salud Pública (MSP) define a la enfermedad meningococcica como el padecimiento en el que la bacteria es aislada tanto de la sangre como del líquido cefalorraquídeo. En tanto, se llama meningitis a la enfermedad en la que se aísla en meningococo del líquido cefalorraquídeo.

La enfermedad produce una inflamación de las membranas (meninges) que rodean el cerebro y la médula espinal y es la más común. “De alguna manera es la que determina un mejor pronóstico, aunque no quiere decir que no tenga secuelas o no sea mortal”, señaló la especialista a El País.

Por su parte, la meningococcemia ocurre cuando la bacteria llegó a la sangre y provoca una infección generalizada. Es la que presenta mayor mortalidad, ya que la bacteria se disemina a través del torrente sanguíneo.
Los primeros síntomas, en muchas ocasiones, pueden confundirse con los de la gripe: fiebre, irritabilidad, falta de apetito, somnolencia, dolor de cabeza, dolor de garganta y sed.

Los que tienen más riesgo de enfermarse

Poblaciones de riesgo ante la enfermedad meningoccócica: lactantes, niños menores de 5 años de edad, adolescentes (de 11 a 19 años de edad). Además, estudiantes que viven en residencias estudiantiles, reclutas militares, cuidadores de pacientes infectados, viajeros a zonas endémicas, personal de laboratorios y salud, pacientes con inmunodeficiencias o VIH, pacientes en tratamiento con eculizumab y personas que trabajan en la industria petrolera.

A las ocho horas comienzan a verse otros síntomas como flacidez muscular, enfermedad cutánea y otros dolores, razón por la que, en general, es a partir de este momento que se consulta. A las 12 horas los síntomas el cuadro de síntomas incluye dolor de piernas, irritabilidad y manos y pies fríos.

Vidal indicó que normalmente “las internaciones se producen a las 13 horas del desarrollo de la enfermedad”, lapso en el que los pacientes pueden presentar pérdida de conciencia, fontanela tensa, rigidez de nuca y rechazo a la luz. Una meningitis no tratada o resistente puede provocar la muerte a las 24 horas.

Los principales afectados por la enfermedad son los lactantes y menores de cinco años –en los que puede provocar grandes secuelas–, así como en adolescentes, personal de la salud y militares.

Estas poblaciones están en riesgo por diversos motivos, pero la razón radica en que la enfermedad se contrae a través de las mucosas.

Vacunación no obligatoria

La vacunación está disponible; sin embargo no es obligatoria en Uruguay. “La vacunación es el método más efectivo para prevenir la enfermedad y en Uruguay existen vacunas para cinco de los seis grupos: el A, B, C, W e Y”, comentó Vidal.

En 2017, en Uruguay los casos aumentaron respecto a años anteriores. “No se sabe por qué surgen los brotes”, dijo. Y añadió: “Uno de los principales lugares del mundo donde está el cinturón meningítico es en el África subsahariana y se ve que los casos aumentan en la estación más seca. Pero no está claro por qué sucede”.

Además, menos del 1% de las personas que portan la enfermedad la padecen y la razón por la que sucede esto tampoco está clara.

Respecto a las campañas realizadas en la década de 1990 para prevenir la enfermedad, la médica explicó que las vacunas de esa época estuvieron destinadas a combatir brotes específicos. “Eran hechas a medida. Las que están disponibles ahora probablemente tengan un espectro de acción más amplio”, agregó.

La meningitis no es epidemia, pero hay casos

En 2017, luego que se registrara un aumento en los casos de enfermedad meningocóccica en Uruguay, la Sociedad Uruguaya de Pediatría publicó un informe sobre la enfermedad.

En este estableció que la enfermedad continúa apareciendo en el país en una forma endémica baja y que, pese a que las cifras aumentaron ese año, no puede considerarse que sea una epidemia. Sin embargo, desde la organización se recalcó que “dado lo impredecible y dinámico de la epidemiología de la enfermedad meningocóccica y debido a que se dieron algunas situaciones especiales (como aparición de dos casos coprimarios y alta virulencia de alguno de los casos asistidos en el Centro Hospitalario Pereira Rossell) es necesario estar atentos para identificar un posible cambio en el comportamiento de esta enfermedad y reforzar las estrategias para el diagnóstico y tratamiento oportuno”.

En ese entonces, el informe estableció que “debido a que no se está por el momento en situación de brote epidémico, se sigue considerando que no está indicada la vacunación universal”, por esa razón no es obligatorio vacunar a los niños contra la meningitis.

Hasta el momento, la vacuna no fue incluida en el esquema de vacunación y la decisión queda en manos del pediatra y de los padres de los niños que, además, deben acceder a pagar el costo que tiene cada dosis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados