Tecnología

Lo mejor de la ingeniería local

Hoy abre la exposición Ingeniería deMuestra. Estará hasta el sábado.

Creadores: el desarrollo de los ladrillos ecológicos.
Creadores: el desarrollo de los ladrillos ecológicos.

El diseño de una máquina que automatiza el proceso de colocación de baldosas de cerámicas en obras de gran tamaño, la creación de un tipo de envasado que prolonga la vida útil de frutas y hortalizas prontas para consumir, la producción de un ladrillo que utiliza parte de papel reciclado o la creación de aceite combustible utilizando neumáticos en desuso, son algunos de los 100 proyectos que podrán verse a partir de hoy en la décima edición de Ingeniería deMuestra (IdM), la exposición científico-tecnológica organizada por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República y su Fundación Julio Ricaldoni.

La ceremonia inaugural se llevará a cabo a las 17:00 horas en el Anfiteatro del Edificio Polifuncional José Luis Massera, en el anexo de la Facultad.

Uno de los proyectos será presentado por siete estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Tacuarembó, que participaron en la Feria Nacional de Clubes de Ciencia 2017. Su proyecto consistió en la creación de ladrillos ecológicos en base a materiales que son desechados diariamente como el papel, "con el objetivo de reciclar y abaratar costos en el proceso, y que puedan utilizarse por personas de bajos recursos", explicó a El País Suani Ferreira, orientadora del proyecto y profesora de Física.

En un principio se experimentó con diversos materiales, como aserrín, y se obtuvieron varios ejemplares de ladrillos que posteriormente fueron sometidos a pruebas de laboratorio en la Facultad de Ingeniería para medir sus respectivas resistencias, dilatación y comportamiento ante los agentes del tiempo, como las lluvias, el frío y el calor. Según explicó Ferreira, se comprobó que varios de ellos pueden ser utilizados en una obra convencional de la misma manera que un ladrillo común, "y a su vez, muchos de ellos tienen mejores propiedades", dijo.

El papel que se utiliza es el desechado por las imprentas. "Los pican bien, los chicos lo dejan en remojo durante un tiempo, lo pasan por un mixer y luego le agregan portland y agua", explicó la profesora. Mientras que un ladrillo de campo común cuesta cerca de $ 4, el hecho con papel sale casi la mitad: entre $ 1, 50 y $ 2. El año que viene utilizarán 1.000 ladrillos ecológicos para hacer una estructura en la Escuela Técnica de Tacuarembó, que funcionará como un salón de usos múltiples para los alumnos, donde podrán pasar sus horas libres.

Horario.

La muestra estará abierta de jueves a sábado, de 17:00 a 21:00. A partir de esa hora se llevará a cabo el concurso "Mi tesis en 180 segundos", una presentación a cargo del colectivo Bardo Científico, y el "Concurso de construcción de puentes con materiales no tradicionales".

Alimentos

Cómo mantener por más días las frutas y hortalizas prontas para consumir es otro de los proyectos que se podrán ver en la muestra. "Hoy en día tenemos un ritmo de vida acelerado pero sabemos que tenemos que incorporar cada vez más frutas y hortalizas a nuestras dietas, por lo que hay una tendencia en el mundo —y que se ve cada vez más en Uruguay— de poder contar con frutas y hortalizas que estén prontas para consumir. Es decir que se comercializan ya lavadas, desinfectadas, peladas y cortadas", explicó Sofía Barrios, una de las creadores del proyecto.

Según dice, cada vez que esos alimentos son pelados y cortados, sufren estrés, ya que se rompen tejidos, células y estructuras. Y al entrar en contacto con el ambiente, se acelera el proceso de deterioro de la fruta o el vegetal.

"El típico ejemplo es la manzana: si tu la pelás al poco tiempo queda marrón", explica. Para evitar eso se precisa una tecnología de envasado que desacelere ese proceso. "Si yo no aplico ninguna tecnología a los productos prontos para consumir, seguramente tendrán una vida útil de 3 a 4 días, dependiendo del producto. Pero si se aplica tecnología se puede llegar a tener una vida útil de una semana, desde que es cosechado hasta que llega a los hogares", expresó.

Para eso estudiaron la técnica de "envasado en atmósfera modificada", que según dicen "es muy sencilla y económica, por lo que es aplicable al país". "Consiste en envasar esas frutas y hortalizas en envases permeables al oxígeno, dióxido de carbono y vapor de agua, como puede ser el film. Cuando lo metés dentro de ese material, limitás el intercambio gaseoso con el exterior: eso lo que hace es enlentecer el metabolismo. El alimento respira más lento y hace que los cambios que habían sido acelerados por los cortes y el pelado se enlentezcan", explicó.

Para ello trabajan con polipropilenos (termoplástico) o polietilenos.

"A veces los modificamos el envase con perforaciones de un cierto diámetro para aumentar la permeabilidad, si el vegetal lo requiere", anotó.

En el stand estaremos exponiendo los productos de envasado que se elaboraron, así como algunos dispositivos que se utilizan para medir la respiración de los alimentos. "La idea es que la gente pueda ver como una situación que es tan doméstica tiene también un punto de vista ingenieril", dijo.

Neumáticos.

En 2020: el 95% de los neumáticos viejos tendrán un destino. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

Otro de los proyectos utiliza los neumáticos en desuso para convertirlos en aceite combustible que tiene propiedades similares al gasoil.

El proceso para llegar a eso consiste en calentar los neumáticos a temperaturas elevadas en ausencia de oxígeno. Ese aceite combustible, según contó una de las creadoras del proyecto, "está pensado para que se utilice en industrias", sostuvo.

"Lo principal es que sustituye una porción pequeña de gasoil que se produce a partir de petróleo, que es una fuente no renovable, por materiales que ya están creados y están en desuso", expresó Isabel Dutto, una de las creadoras del proyecto.

Fabricar cemento con cáscara de arroz

Crear cemento en base a un residuo abundante en el país como la cáscara de arroz es otro de los proyectos que habrá en Ingeniería deMuestra. "Utilizamos la ceniza de la cáscara de arroz tal como viene de las empresas que la producen, lo único que la tenemos que moler y luego ese material lo mezclamos con cemento", explicó Gemma Rodríguez, una de las investigadoras del proyecto.

De esa forma se logra un material con características muy similares al cemento portland, pero de una forma más amigable con el medio ambiente. "En el cemento portland normal quemás toda la materia prima, por lo que desde el punto de vista energético es muy antieconómico, ya que se consume mucho combustible y contamina bastante, porque se producen grandes emisiones de CO2. Acá lo que hacemos es utilizar menos materia prima y colocamos un residuo que ya está y que no se utiliza. De esta forma, te ahorra entre 12% y 20% de emisiones de CO2", destacó Rodríguez.

Otros cinco proyectos que se presentarán en ingeniería demuestra

1 - Sistematizan crímenes.Un grupo de estudiantes piensa crear un sistema para el análisis de información de crímenes. Pretenden lograr una optimización en el flujo informativo para "poder brindar respuestas asertivas", ya que hay "varios canales para reportar" delitos.

2 - El uso del ómnibus. A través de nuevas tecnologías, otros estudiantes desarrollan un proyecto para saber cuántas personas se encuentran en un cierto momento haciendo uso de determinada linea de ómnibus. Esto serviría para saber si es necesario reforzar ese recorrido.

3 - Una App para ciegos.Estudiantes desarrollaron una aplicación, en formato de videojuego, orientada a la estimulación cognitiva de las habilidades matemáticas para niños entre 5 y 8 años que son ciegos. Según sus creadores, es un método de enseñanza "más inclusivo".

4 - Colocar baldosas. Otros estudiantes de ingeniería diseñaron y construyeron un prototipo de una máquina que coloca baldosas en forma automática. Según los creadores, demora 2 minutos por metro cuadrado, mientras que a una persona le lleva cerca de 4 minutos.

5 - El pez eléctrico. Estos aparatos registran videos de los peces durante la noche mediante cámaras infrarrojas. Se trata de una herramienta que reduce más de un 70% la recolección de datos por parte de los biólogos, informó la Facultad de Ingeniería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º