UNA ALTERNATIVA TERAPÉUTICA

Médicos uruguayos sanan pacientes hipnotizándolos

Aplican hipnosis como una técnica más, tanto a nivel privado como público.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En países como Brasil se aplica hace años. Foto: Shutterstock

Una mujer llegó a una conocida mutualista con las piernas rígidas. La sometieron a diversos estudios pe-ro todos fueron dando resultados normales. Siguieron estudiándola, confiados en que algo anormal aparecería detrás de la parálisis. Pero todo su cuerpo estaba bien.

La internaron y el caso llegó a oídos de Álvaro Díaz, médico internista con más de 25 años de experiencia que trabajaba como consultante de la institución. El médico consultante suele dar apoyo a otros clínicos en casos de diagnóstico o tratamiento complejos.

Examinó a la paciente y todos sus estudios para comprobar que su parálisis no podía explicarse por la falla de ningún órgano ni de un virus o bacteria. "Era lo que hace 100 años se denominó parálisis histérica. Se dice que es una conversión de un fenómeno emocional que desplaza la angustia sobre la base de esa parálisis", contó Díaz en diálogo con El País.

La bibliografía indica que este tipo de afecciones pueden retroceder con hipnosis, técnica que Díaz había estudiado muchos años atrás y había practicado con amigos y familiares pero nunca en el consultorio, por miedo de que le quitara credibilidad.

"Le dije si quería que la hipnotizara para curarle las piernas y me dijo bueno, sí. Ella había quedado internada así que llevé una enfermera conmigo, porque estas cosas se pueden malinterpretar", rememoró. "Y lo que hice fue inducirle un sueño a través de la técnica de hipnosis y revertirle el síntoma para que moviera las piernas. Las volvió a mover rápidamente".

La mujer era bailarina y vivía una situación de imposición fuerte por parte de su familia en relación a su actividad; eso había provocado la angustia que derivó en la parálisis.

No fue un caso aislado. La semana pasada en el Hospital Pereira Rossell los integrantes de la Cátedra de Neuropediatría compartieron el caso de una adolescente de 13 años, que operaron gracias a técnicas de hipnosis aplicadas en los días previos a la cirugía.

La chica padecía escoliosis, una desviación de la columna, y había sido operada pero la cirugía se había complicado y había sufrido mucho. Necesitaban volverla a intervenir pero comenzó a desmayarse con mucha frecuencia.

La estudiaron y el neuropediatra vio que los desmayos no respondían a una enfermedad sino por el miedo que le generaba la operación. La comenzó a tratar un psiquiatra, y Gabriel González, director de la cátedra de Neuropediatría sugirió a los padres la aplicación de hipnosis, porque estudios internacionales habían demostrado su efectividad en casos así.

La familia se contactó entonces con Fabio Puentes, hipnotizador de origen uruguayo que desde hace 20 años aplica la técnica para tratar problemas de salud en el Hospital de Clínicas de San Pablo.

"Yo la preparé mentalmente", contó a El País. "Y si la primera operación llevó 30 días de recuperación, la segunda demoró 2". Por estos días Puentes se encuentra en Montevideo ofreciendo un curso de hipnosis. Entre las 15 personas que se anotaron hay médicos, odontólogos y psicólogos, entre otros profesionales.

En qué se aplica.

No trabajan de forma coordinada pero, según comprobó El País, tanto en el ámbito público como en mutualistas y hospitales privados, existen médicos que tienen la hipnosis como herramienta terapéutica o recomiendan su aplicación para tratar una afección o complementar un tratamiento tradicional.

Daniel Radesca, médico general fundador del Centro de Hipnosis del Uruguay, contó que algunas de las patologías en las que se aplica es en el dolor crónico, el dolor causado por la quimioterapia o la radioterapia, así co-mo para controlar la ansiedad, las crisis de pánico, las migrañas y el es-trés postraumático. La mayoría de las afecciones tienen un componente emocional o psicosomático.

Asimismo, tanto en Montevideo co-mo en el interior hay odontólogos que han extraído piezas dentales a personas alérgicas a la anestesia. Radesca hipnotizó a una mujer que fue sometida a una de estas cirugías.

A nivel de pediatría, Flavia Chamorro, quien trabaja en el Pereira Rossell y dos mutualistas y es docente grado 3 de la Facultad de Medicina, tiene la hipnosis como una herramienta más a utilizar con sus pacientes. La ha aplicado en niños con problemas de hiperactividad, incontinencia urinaria, crisis de asma o succión constante de sus dedos, entre otras afecciones.

Pero todos los médicos coincidieron en que hay enfermedades y accidentes en los que la hipnosis no tiene qué hacer, como un infarto, una hemorragia o una depresión que necesite psicofármacos.

Tiempo atrás, Fernando Tomasina, decano de la Facultad de Medicina, recibió a Radesca y a Chamorro, quienes plantearon la creación de un departamento para formar e investigar en hipnosis clínica. La propuesta no prosperó pero Tomasina se manifestó abierto.

"Son permanentes los cambios en medicina y a veces las instituciones tenemos dificultad en adaptarnos", manifestó a El País y aclaró que la facultad no forma a sus estudiantes en hipnosis ni investiga en la materia.

En cuanto a quién habilita o deja de habilitar el que un médico aplique una técnica no tradicional, Tomasina dijo que la facultad no tiene esa potestad. En todo caso, puntualizó, es competencia del Ministerio de Salud Pública.

Álvaro Díaz, quien actualmente trabaja como asesor del Fondo Nacional de Recursos y otros organismos, comentó que la cosas que el médico hace con la palabra, como la hipnosis, no están penadas.

Néstor Campos, presidente del Colegio Médico, expresó que este organismo se pronunciaría sobre el tema solo si hubiera una denuncia de algún paciente frente a una situación determinada, pero no han recibido ninguna por esta técnica.

DISTINTAS PERCEPCIONES.

F. Tomasina - Médico - Decano Facultad de Medicina.

"No formamos en esta técnica pero sí le decimos a los estudiantes que es necesario mantenerse actualizado constantemente sobre las propuestas terapéuticas nuevas que estén respaldadas en evidencias científicas. No se puede tener una actitud cerrada en Medicina, no somos dueños de la verdad".

Álvaro Díaz - Médico internista - Asesor, se jubiló este año.

"La hipnosis requiere de la confianza absoluta en que lo que tú vas a hacer va a tener una repercusión positiva en el paciente. Y es mutuo. Uno tiene que lograr la confianza en uno mismo y la confianza del paciente en uno. Yo me lamento de no haber utiliza-do muchísimo más la hipnosis en un montón de casos".

Daniel Radesca - Médico general - Centro de Hipnosis del Uruguay.

"La hipnosis clínica tiene un fundamento claro. Esto no es brujería. Yo no hago nada que se me haya ocurrido a mí. Al contrario, reproduzco cosas que ya se realizan y sé que son efectivas porque hay estudios que lo avalan. También sé cuándo decirle al paciente que lo suyo no es para hipnosis".

F. Chamorro - Pediatra - Docente Grado 3 en la Udelar.

"A veces uno piensa que va a estar en un estado en el que otra persona puede tener control sobre su ser, su pensamiento o su cuerpo y no es así, la hipnosis clínica no es lo que se ve en un show. En los niños chicos se trabaja con la imaginación y se les puede enseñar la técnica para que la apliquen estando solos".

MEDICINA NO TRADICIONAL.

En EE.UU. la Clínica Mayo la ofrece.

La Clínica Mayo, uno de los centros de salud más prestigiosos de Estados Unidos ofrece hipnosis desde 1980. Brent Bauer, director de investigaciones del departamento de Salud y Medicina Integrativa dialogó con El País y dijo que la hipnosis en sí misma no es una "cura" pero sí da resultado si hay un abordaje integral para tratar patologías como la ansiedad, la obesidad o el tabaquismo. En estos últimos especialmente, comentó, no da resultado de forma aislada, si no hay un acompañamiento con nutricionistas y cambios en la vida cotidiana. "Cuando mis colegas ven que la usamos para indicaciones que tienen evidencia científica que las apoya, muy pocos se resisten a que sus pacientes la reciban". Muchas universidades practican la técnica en el país. Uno de los campos en los que han tenido éxito ha sido en ayudar a controlar el miedo antes de las cirugías, lo cual repercute en mejoras en los tiempos de recuperación y en reducir el dolor. De todas formas, algo para lo que los profesionales estadounidenses no aconsejan la hipnosis es para superar traumas del pasado. Intentar recrear una situación como un abuso sexual puede hacer que el cerebro busque culpables que no hayan sido. Esto llevó a condenas en Estados Unidos que luego se demostró eran infundadas.

"Ayuda y puede bajar los costos".

Gabriel González, catedrático de Neuropediatría, dijo a El País que si la hipnosis es aplicada para tratar algo de salud es importante que sea en un entorno médico. González dijo que no la llamaría práctica "alternativa" sino "integrativa" y que utilizarla de forma generalizada facilitaría procedimientos y ahorraría recursos cuando se anestesia personas para hacer estudios que no son muy invasivos. Consultado sobre por qué da resultado, Álvaro Díaz, que este año se jubiló, dijo que la clave está en la sugestión. "El cerebro es manuable por el entorno. Por ejemplo en el caso del dolor, tiene un origen real pero la modulación es cerebral. Un hombre se pega un martillazo en un dedo, pero si está contento el dolor se le pasa. Si está solo y triste el dolor toma una proporción mucho mayor", ejemplificó. "Si uno desde el medio ambiente, con hipnosis, actúa con sugestión sobre el individuo, le modula el dolor". Sobre esta base, la pediatra Flavia Chamorro logró que una niña de 3 años pudiera ser sometida a una intervención invasiva a nivel genital sin que notara la intervención ni le quedara ningún trauma y, junto a su pareja, psicólogo que aplica la técnica, lograron que un niño que no podía completar el horario escolar dominara su ansiedad y cambiara radicalmente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados