Internet al servicio de los animales

Tu mascota feliz con dos clicks

Crecen las plataformas dedicadas al bienestar animal, y aparece la modalidad “petsitter”.

Mascotas: por ley deberán tener un microchip en su cuerpo. Foto: F. Flores
Foto: Francisco Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En noviembre de 2016, antes del nacimiento de su primer hijo, Ignacio Ferrari se preguntó qué iba a hacer con su perra Olivia los días que él y su esposa iban a permanecer internados en el hospital. Querían que la estadía de su mascota fuera la mejor posible, así que comenzaron a buscar una persona dispuesta a alojarla unos días en su casa, que a la vez les permitiera visitarla, y les enviara fotos y reportes diarios de la mascota.

En ese entonces, a través de las redes sociales, varios usuarios se ofrecían a brindar ese servicio. Ferrari se contactó con una mujer, fueron a visitarla, conocieron el hogar provisorio de Olivia, y acordaron que él la llamaría cuando naciera su hijo. Pero cuando llegó el momento, esa persona se esfumó. “A pesar de las reiteradas llamadas, no nos atendió el teléfono”, contó.

No les quedó otra que improvisar. Ferrari llamó a un amigo que se encargó de darle de comer y sacar a pasear a Olivia durante el par de días que pernoctaron en el hospital.

Esa experiencia fue el punta pié inicial para crear lo que hoy es “Como en Casa”, una plataforma muy similar a Airbnb pero donde los huéspedes no son personas sino mascotas.

“Junto con dos amigos empezamos a ver qué opciones para esos casos había en el mundo. Nos topamos con varias y decidimos replicarla en Uruguay”, contó Ignacio, que trabajó en la plataforma junto a sus socios durante un año antes de lanzarla al mercado.

Al día de hoy cuentan con 1.500 usuarios y los anfitriones con publicación de avisos son casi 70. Hay otros 200 que se hicieron una cuenta en “Como en Casa” con miras a alojar pero nunca lo hicieron. La gran mayoría se encuentra en Montevideo, pero también hay algunos deseosos de recibir animalitos en Maldonado, Canelones y San José.

Según contó Ferrari, los anfitriones sí o sí tiene que firmar un reglamento de uso de la plataforma “como forma de darle mayor seriedad y quienes se anoten no lo hagan por impulso, sino que se comprometan a cuidar a las mascotas y a hacerlo bien”, indicó.

Llevan más de 1.500 noches reservadas en este año y dos meses desde que comenzó a funcionar la plataforma. Casi el 100% de las calificaciones son positivas y unas 220 personas ya usaron “Como en Casa” para dejar a sus mascotas.

Los que reciben. 

Los perfiles de los anfitriones son variados, pero en su mayoría se ubican en dos rangos de edades: de 20 a 30 y de 50 a 60 años. “Hay mucha gente incluso que tiene mascota pero de igual forma tiene lugar para uno más y eso a veces es una garantía para la persona que va a dejar a su animal allí”, explicó Ferrari. Pero están también aquellos a quienes les gustaría tener una mascota pero no pueden cuidarla todo el día, entonces aprovechan la plataforma para sacarse el gusto y cuidar de una durante el fin de semana.
Una vez que se acepta y se firma el reglamento de uso, los creadores de la plataforma dan a los futuros anfitriones una serie de consejos para armar el perfil: establecer las comodidades del hogar, la seguridad y nunca falla una descripción breve sobre cada uno, una foto de la persona y de la casa.

El costo del hospedaje lo establece cada anfitrión, pero según Ferrari hay una media que oscila entre $400 y $500 por día, de lo cual la plataforma se queda por concepto de comisión con el 20% del total. La estadía promedio, en tanto, va de 4 a 5 días, aunque en verano, estación de zafra, se puede extender bastante más.

Para los casos de emergencia, “Como en Casa” brinda el diferencial de un servicio veterinario 24 horas, “lo que te da la seguridad de que si le llega a pasar algo a tu perro o a tu gato, el anfitrión cuenta con ese servicio de emergencia y de hospitalización”, cuenta Ferrari.

El creador de la plataforma aconseja siempre una reunión previa entre el o los dueños del animal y el anfitrión para poder hablar sobre la rutina de la mascota, la frecuencia de la comida, los paseos, o cualquier otro requerimiento.

“La idea es que haya un contacto fluido entre ambos y, en lo posible, que se manden reportes durante el tiempo que dure la ausencia del dueño”, señala Ferrari.

Testimonio.

Una de las primeras en armar un perfil en la plataforma “Como en casa” y ofrecer su hogar para alojar gatos fue Noelia. No admite perros porque tiene un par de canes “bastante sociables pero “un poco bestias”, y no se anima a que convivan esas horas en que deben permanecer solos porque ella trabaja.

El 19 de octubre de 2017 publicó el anuncio, pero ya tenía un cuarto acondicionado para felinos porque daba hospedaje a las mascotas de amigos y conocidos desde antes. Esa habitación de igual dimensión que su cuarto tiene rascador y juegos, y le permite separar a los visitantes de sus dos gatos.

“Al principio cuesta que se lleven bien pero luego se acostumbran”, dice. Si el dueño lo deja por un fin de semana, Noelia no se gasta en presentarlos, pero si el plazo se extiende a una semana, dos o incluso un mes, como le pasó, procura que se adapten, y tengan una convivencia en paz.

Viajes largos, idas para afuera por el fin de semana o mudanzas son las principales razones por las cuales suelen contactar a Noelia, cuyo perfil está valorado como 100% positivo.

En verano siempre tiene algún gato ajeno en casa, sobre todo los fines de semana. Vacaciones de Julio, Semana de Turismo y Carnaval también son fechas “pico” para este servicio.

Lo primero que inquieta a los dueños es si su mascota estará en un lugar seguro, ya que el temor a que se escapen siempre está latente. Noelia toca madera sin patas porque hasta ahora no tuvo que lamentar ninguna pérdida.

Dice que los dueños prefieren dejarlos en una casa antes que en un hotel, porque les gusta que conserven la vida y la rutina hogareña. Además, hay quienes evitan que su mascota comparta espacios con otros animales porque “son más ariscos” o por miedo a que los lastimen.

Noelia cobra $ 300 la noche por gato y acepta hasta “dos bandos” (si son hermanos cuenta como uno solo). El alimento lo proporciona el dueño. Es un ingreso extra y le sirve, aunque el desapego le cuesta horrores: se encariña por más de que la estadía sea fugaz.

Descarta la opción ser petsitter y cuidar mascotas a domicilio porque no le rinde: vive lejos (Sayago), no tiene locomoción propia, y prefiere deslindarse de la responsabilidad de tener la llave de una casa ajena.

Petsitter: cuidado de mascotas a domicilio

Hizo un curso para ser auxiliar de bebés y el año pasado cuidó niños para ganarse la vida. Sol Pan tiene 29 años, está desempleada y hace una semana decidió ofrecerse en las redes sociales como niñera de mascotas a domicilio. Recibió más de 10 consultas de personas que aprontan sus vacaciones y evalúan la posibilidad de dejarle la llave y que ella se instale en sus casas o vaya un par de veces al día. “Me adapto a lo que el animal necesite”, afirma Sol. El servicio de petsitter vale $50 la hora e incluye alimentarlos, higienizarlos, jugar con ellos y hacerles compañía, igual que un bebé. “Voy a arreglar el costo con cada persona, no quiero que queden solos porque el dueño no tiene dinero para pagarme”, dice. Sol estima que el negocio será un éxito porque muchos de los que la contactaron tuvieron problemas en los hoteles caninos: el traslado puede causarles estrés y supo que han muerto de tristeza en esos sitios por sentir que se los abandona. El servicio petsitter sería la solución ideal.

Lo que el rey de la casa necesita al alcance del celular.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Los hermanos Pablo y Gonzalo Fuentes hicieron una observación interesantes en las idas a la veterinaria con sus mascotas: estos negocios estaban algo atrasados en materia de reservas y compras online, así como en delivery de productos.

Una vez que identificaron la brecha, decidieron crear una plataforma y aplicación que llamaron Mascotas Ya, y que permite resolver el problema en cuestión.

Los usuarios de esta suerte de “Market Place” pueden ingresar a través de su celular o de la web, y una vez allí se desplegarán las veterinarias más cercanas a su entorno. Verán los alimentos y productos que estos locales ofrezcan, con sus precios y descripciones. La persona seleccionará lo que deseé adquirir, efectuará el pago y Mascotas Ya lo levantará de la veterinaria para dejarlo en la puerta de la casa del cliente.

Otra de las posibilidades que brinda esta plataforma es la de agendar turnos para distintos servicios (baño y corte de pelo) sin necesidad de llamar para coordinar. Se muestran los lugares disponibles y el usuario elige el horario que más le conviene.

Todavía no está implementada la opción de reservar una consulta con el veterinario, pero pronto se activará. Hoy, incluso se puede seleccionar “en un par de clicks el tipo de corte que se quiere según el tamaño del perro”, contó a El País Pablo Fuentes, creador de Mascotas Ya.

Hay dos tipos de envíos: programado y express. El primero se elige con anticipación al momento de la compra, y vale $ 35, si el monto es inferior a $ 2.000. El express llega en menos de tres horas, y es gratis si se gasta más de $ 2.500. De lo contrario, hay que abonar $ 49.

Mascotas Ya tiene alrededor de 20 veterinarias ingresadas, y por ahora hay solo 13 activas, es decir “que se pueden ver en la plataforma”. La mayor concentración de estos negocios está en Pocitos, Centro, Buceo, pero el plan inmediato es expandirse para poder abarcar distintas zonas de Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)