TENDENCIAS

Marcha derivada de la práctica del esquí gana cada vez más adeptos en Uruguay

La Caminata Nórdica solo requiere el uso de bastones especiales y aprender una técnica que la diferencia del senderismo. Tiene muchos beneficios para la salud.

Marcha Nórdica
Es una disciplina en la que predominan las mujeres de entre 40 y 60 años de edad.

Ver a un grupo de personas caminando por un parque o por la rambla con bastones que parecen de esquí resulta algo extraño en un país como Uruguay. Tal vez pueda parecer más normal si se lo asocia con el senderismo, actividad en la que también se recurre al uso de bastones. Pero no es una cosa ni la otra. Es una disciplina en sí misma y se llama marcha o caminata nórdica.

Tampoco es nueva, aunque su origen es discutido. Se dice que habría comenzado en Finlandia en 1930, cuando el equipo de esquí nórdico decidió seguir entrenando en verano caminando y corriendo con los bastones tal como lo hacía en la nieve. Resultó ser un método de entrenamiento tan beneficioso para la salud que hoy es una opción más de práctica deportiva o simplemente recreativa.

En Uruguay se ha ido imponiendo poco a poco. “Lo practican principalmente mujeres que no le encuentran diversión a ir a un gimnasio cerrado y quieren participar de algo que también tiene un condimento social porque vas charlando en un grupo y, a su vez, disfrutando de espacios abiertos, de la naturaleza”, dijo Carlos Ferreyra, responsable del grupo Caminata Nórdica Uruguay, quien desde 2018 da clases de marcha nórdica según lo aprendido vía online con Marko Kantaneva, creador en Finlandia de la Original Nordic Walking Finland (ONWF).

Un perfil más deportivo es el que aplica Diego Kirschenbaum, profesor de educación física y docente del Instituto Universitario de la Asociación Cristiana de Jóvenes, creador de la Escuela de Marcha Nórdica. Sus caminatas apuntan más a la actividad física, si bien destaca también la importancia que tiene el contacto social y con la naturaleza.

Caminata que ofrece muchos beneficios

-Hay 90% más participación del cuerpo respecto a la marcha común, que utiliza solo el tren inferior (60%).
- Mejora la capacidad cardiovascular (equivale a la de una suave sesión de running) y la oxigenación (aumenta entre un 20% y un 60%).
-Aumenta el consumo de energía hasta un 46% y un 20% de media en relación a la marcha clásica.
-El consumo de calorías aumenta sustancialmente con una media del 20% pudiendo llegar a un 40% en referencia a la marcha normal.
-Disminuye la presión sobre las articulaciones, tobillos, rodillas y cadera.
-Mejora la movilidad del cuello y la parte superior de la columna; fortalece la espalda y los brazos.
-Mejora la coordinación e incrementa la densidad ósea.

Tanto Ferreyra como Kirschenbaum se acercaron a la marcha nórdica por un interés personal casi en la misma época, entre 2007 y 2008. Como en nuestro país no había cursos ni información al respecto, todo lo que aprendieron fue investigando en internet y sus primeras prácticas fueron con familiares y amigos. Coincidieron al señalar que, en esos años, Uruguay aún no estaba abierto a recibir esta nueva modalidad.

Pero desde hace alrededor de cinco años la cosa cambió y hoy ambos cuentan con distintos grupos de caminantes distribuidos por distintos espacios públicos de Montevideo, como la rambla, los parques Batlle o Rodó, o la zona del Prado. Ferreyra incluso ha instruido a personas que dirigen grupos en Maldonado y Soriano.

Los bastones son de uso específico de esta práctica

“El bastón de caminata nórdica es específico. Tiene una dragonera (lazo) que se ata a la muñeca y hacés una técnica en la que siempre estás cerrando y abriendo la mano, entonces tenés que tener contacto con el bastón sin estar viéndolo”, explicó Carlos Ferreyra. El bastón de senderismo tiene la agarradera simplemente para llevarlo sujeto al brazo y se usa solo como apoyo. Para marcha nórdica los hay de diferentes materiales y formas: articulables, fijos, de aluminio, de carbono, de titanio. El precio depende de cuál se elija: van de los $ 900 a los $ 2.000. Hay que comprarlos por internet; los que se encuentran en plaza son de senderismo y se pueden adaptar para caminata nórdica. Tanto Ferreyra como Diego Kirschenbaum prestan bastones para sus clases y también los alquilan. De todas formas, es la mayor inversión que requiere esta disciplina.

Métodos.

“Quien sabe caminar puede hacer caminata nórdica. Lo que hacemos es, al agregar los dos bastones, sumar beneficios”, destacó Ferreyra sobre una práctica apta para todas las edades, pero que suele estar más presente entre los 35 y los 60 años.

La describió como una técnica diagonal “porque el bastón va en diagonal hacia atrás. Alternativamente, con brazos y piernas, vas llevando tus bastones como si caminaras en cuatro patas. Tenés dos puntos de apoyo, el pie y el bastón que están adelante, y dos puntos de impulso, el pie y el bastón que quedaron atrás. Hacemos el paso más largo de lo habitual, un paso más deportivo y el empuje del bastón también te acelera el paso”.

El instructor aplica el método de la ONWF. Hizo el curso con su creador, Kantaneva, y en 2018 recibió el título como director de la ONWF en Uruguay. “A nivel de las Américas somos el único país que tiene una representación de una federación mundial”, señaló quien además ha incorporado la técnica del japonés Kawahara.

“En general, los japoneses mayores sufren mucho de la espalda por su propia condición de vida cultural. Entonces Kawahara adaptó los bastones de la caminata nórdica para hacerlos más altos y permitir que caminen derechos, para que enderecen su cuerpo. En el caso de las personas que no pueden llegar a desarrollar bien la técnica de la caminata nórdica, probamos con el sistema Kawahara”, apuntó.

Marcha Nórdica
Una vez que se aprende la técnica, la persona se puede lanzar sola con los bastones.

Año clave para el boom

En 1996 tres entidades se juntaron para impulsar la Marcha Nórdica: Soumen Latu, el Instituto Finlandés de Deportes y el fabricante finlandés de bastones Exel.

Kirschenbaum, por su parte, utiliza el Método Fittrek, uno de los tantos que hay de marcha nórdica y que aprendió con cursos vía online diseñados en España. “Este método te da pila de opciones; no es solamente marchar con los bastones y caminar. Tenés diferentes técnicas: estándar, de movimiento completo, para suelos duros, de subida y bajada, para la velocidad, que es para marchadores que compiten…”, enumeró.

El docente no se considera aún preparado para formar instructores. “Me parece que estoy en una instancia en la que hay un aprendizaje continuo. Aprendo yo como profesor frente a mis alumnos porque me dan ideas para avanzar; los alumnos van aprendiendo la técnica y métodos de entrenamiento y todos juntos vamos aprendiendo de la convivencia, la socialización y la naturaleza”, explicó.

En lo que respecta a Ferreyra, su objetivo está puesto en difundir una práctica que cada vez suma más adeptos en el mundo por sus probados beneficios, lo cual también busca que ocurra en Uruguay.

Diferentes modalidades según las necesidades

“La marcha nórdica se puede separar en tres grandes grupos: salud, mejora del estado físico (fitness) y deportivo competitivo”, dijo Carlos Ferreyra, responsable de Caminata Nórdica Uruguay ONWF. En el grupo salud entran todas aquellas personas que presentan alguna dificultad, ya sea porque se operaron, tienen una prótesis o no pueden hacer deporte de forma normal. Fitness corresponde a quienes adoptan esta disciplina para estar en forma o bajar de peso. Y deportivo competitivo son aquellos que participan de torneos, que en Uruguay ya los hay. “Nosotros tuvimos un caminante que el año pasado fue a Francia y este año tuvimos cuatro en Brasil”, contó Ferreyra. A Diego Kirschenbaum le pasó que preparó a interesados en hacer el Camino de Santiago por la similitud que la marcha nórdica tiene con el senderismo. Si bien el instructor sostiene que aquella persona que puede caminar, puede hacer marcha nórdica, aclaró que siempre insiste en que “tiene que ser una práctica acompañada de profesionales de la educación física”. Añadió: “Es una visión que tengo como docente y porque defiendo mi profesión”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados