INN CONTENT PARA MERCADO AGRÍCOLA DE MONTEVIDEO

“El MAM es mi segunda casa, no sólo un centro comercial”

Juan Pedro Castro, el vecino que se transformó en un personaje especial del Mercado Agrícola

Mercado Agrícola de Montevideo (MaM). Foro: archivo El País.
Mercado Agrícola de Montevideo (maM). Foro: archivo El País.

Todos los días a eso de las cuatro de la tarde, como un funcionario que marca tarjeta al ingresar a su trabajo, Juan Pedro Castro (93) ingresa puntualmente al Mercado Agrícola de Montevideo (maM).

Castrito, como le dicen sus amigos y allegados, es testigo del cambio de su barrio tras la reinauguración del maM y cuánto contribuyó el lugar a su vida y la de sus vecinos.

“Hace 62 años que vivo en Juan José de Amézaga y avenida San Martín, frente al glorioso Club Aguada”, cuenta con indisimulado orgullo y agrega: “Diariamente vengo caminando desde casa, son pocas cuadras y ahora la zona está muy bien, es segura”.

Castro se apega a una rutina que lo mantiene ocupado. “De mañana voy al gimnasio, vuelvo a casa a almorzar, descanso un rato y a las cuatro me vengo para el mercado. El maM es mi segunda casa, no sólo un centro comercial”, enfatiza quien regresa a su hogar cuando su hijo lo pasa a buscar a eso de las siete u ocho de la noche.

Tras 58 años de matrimonio, Castro enviudó hace cinco. “Tengo un hijo y un nieto y ahí se me terminó la fiesta”, explica y remarca la importancia que adquirió el maM en su vida.

“Acá tengo amigos, nos tomamos un café a diario, conversamos, disfrutamos de espectáculos artísticos de variado tipo. Lo que significó puertas adentro el maM para nosotros es increíble, franqueamos la puerta del mercado y automáticamente nos saludamos, conversamos”, revela emocionado.

“Usted está sentado en un banco frente a un puesto de verdura y viene una vecina con una bolsa y uno le pregunta qué cocinará de rico y uno se va con las indicaciones de cómo preparar una receta nueva”.

El antes. “En los años de 1950 esto era un mercado exclusivamente de verduras y pescado. Había un familiar y nos conocíamos todos, pero tras su debacle y cierre esto quedó como una zona casi tugurizada”, rememora y agrega: “Hubo un período de tierra de nadie y había de todo por acá”.

El rumor que la Intendencia de Montevideo se disponía a remodelar el mercado esperanzó a Castro y a sus vecinos. “¡Ah, sentí una gran emoción y una tremenda alegría!”, dice casi con un suspiro.

El rumor pasó a ser una realidad y un día Castrito empezó a seguir con atención la obra que veía crecer a buen ritmo.

“Creció hasta que nació esta bella flor”, resume. La inversión del gobierno municipal contagió a los vecinos que —según Castro— sintieron motivación para pintar las fachadas de sus casas y cuidar más a su barrio. “El maM sirvió para valorizar toda la zona, fue un acontecimiento socio económico importante”, advierte.

El hoy. “Todas mis compras las hago acá”, remarca Castro, uno de los que aprovecha la variedad de rubros presentes en el maM, que cuenta con un mix que incluye supermercado, establecimientos dedicados a frutas, verduras, frescos y otros alimentos, plaza de comida, librería, tiendas de decoración, plantas, entre otras.

“Lo que sucede en el maM no ocurre en ningún centro comercial, acá somos todos iguales, con todos nos respetamos y con todos tenemos diálogo”, remarca. Castro trata de no perderse las propuestas culturales del maM y disfruta de los espectáculos, sobre todo los que lo elevan culturalmente, le aporten algún conocimiento sobre un tema, algún autor o un personaje.
Sin embargo, su carácter de locatario lo transforma en un cliente muy exigente, sobre todo porque sabe de ventas y se dedicó a ello toda su vida.

“Cuando veo cosas que no me gustan o algunas a mejorar, se lo comento a su directora. María Elisa (Areán) encabeza un staff que es de primera división”, indica. A modo de ejemplo relata:“Un día descubrí una baldosa que estaba rota, les conté y la arreglaron. Yo cuido el mercado como a mi casa”.

Mam
María Elisa Areán y Juan Pedro Castro
Un compromiso con vecinos y el público en general

María Elisa Areán y un balance muy favorable de 2019

— ¿Cuáles fueron las actividades más destacadas de 2019?
—Tuvimos 48 espectáculos artísticos (100% nacionales) y más de 70 actividades sociales, muestras, presentaciones institucionales, entre otras. Otro destacado fue la presentación del maMTv (canal Vera), que emite las actividades del Mercado y suma la de socios estratégicos como TvCiudad, Agadu y Mus. En 2020 el maM, continuará con su compromiso de empoderar a los vecinos del barrio, además de al resto de los ciudadanos y turistas.
— ¿Cuál es el balance 2019?
— El balance es muy favorable, teniendo en cuenta que en todos sus aspectos el maM ha desarrollado la Cultura, fomentado la integración, la convivencia ciudadana, la participación de la diversidad social y también a contribuido al desarrollo económico, estimulado desde las políticas de la Intendencia y la Dirección.

Obras cuidan la estructura edilicia
Mantener en pie un edificio con tantos años de historia no es tarea sencilla. Tras su reinauguración, para cuidar el local que data de 1912, se estableció un plan de trabajos que asegure su cuidado.

Hoy el Mercado Agrícola de Montevideo está en plena obra y se ejecuta un plan que vela por su estructura. En este momento, se impermeabilizan los techos. El trabajo en la cubierta del edificio abarca una superficie de 10.000 metros cuadrados, entre techos, pendientes, canalones y cañerías de bajada.
Por otra parte, en la esquina de las calles Ramón de Valle Inclán y Juan José de Amézaga se acondiciona un espacio para residuos.

El área de construcción alcanzará 120 metros cuadrados, a los que se sumarán 75 metros cuadrados de veredas peatonales. Tendrá una plataforma con rampa de carga y descarga, acceso para camiones y dos entradas para el movimiento de los contenedores que llevarán los residuos desde el Mercado. La obra se complementará con iluminación Led, conexión a saneamiento y suministro de agua.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados