ESPACIO

Cómo limpiar el espacio un desecho a la vez

La Agencia Espacial Europea anuncia una misión para 2025; será lanzado un robot de cuatro brazos

basura espacial
El objetivo se llama Vespa, un remanente del lanzamiento del cohete Vega de la ESA en 2013.

La Humanidad es responsable de más de 500.000 piezas de basura que se precipitan alrededor de la Tierra a velocidades fenomenales y, según las agencias espaciales, si no se comienza a eliminar activamente los objetos más grandes, empeorará el riesgo de colisión.

“Imagínese lo peligroso que sería navegar en alta mar si todos los barcos perdidos en la historia todavía estuvieran a la deriva en la superficie del agua”, dijo Jan Wörner, director general de la Agencia Espacial Europea (ESA) en un comunicado. Y agregó: “Esa es la situación actual en órbita y no se puede permitir que continúe”.

Para 2025, la agencia planea lanzar el primer recolector de basura en órbita del mundo, un robot de cuatro brazos que rastrea los desechos espaciales como Pac-Man en un laberinto.

La primera misión de su tipo, conocida como ClearSpace-1, comenzará siendo pequeña: recolectará solo una sola pieza de basura espacial para demostrar que el concepto funciona. El objetivo en este caso se llama Vespa, un remanente del lanzamiento del cohete Vega de la ESA en 2013.

Este pedazo de basura pesa aproximadamente lo mismo que un satélite pequeño y tiene una forma simple que debería facilitar su agarre. Una vez que esté seguro en los brazos del recolector, será arrastrado fuera de la órbita y se dejará quemar en la atmósfera.

Desafortunadamente, esto también destruirá al robot, pero para el futuro, la agencia espera crear una forma para que expulse la basura de manera segura y continúe capturando y desorbitando otras piezas.

El objetivo final es crear una nave espacial que pueda impulsarse y dirigirse a sí misma en órbita baja con un “alto nivel de autonomía”, según la startup suiza ClearSpace, que se encarga de diseñar la máquina.

“El problema de los desechos espaciales es más apremiante que nunca. Hoy tenemos casi 2.000 satélites vivos en el espacio y más de 3.000 fallidos”, señaló Luc Piguet, CEO de ClearSpace, a ScienceAlert.

Y añadió: “Y en los próximos años, el número de satélites aumentará en un orden de magnitud, con múltiples mega constelaciones formadas por cientos o incluso miles de satélites planeados para órbita terrestre baja”.

La misión ClearSpace costará (US$ 129 millones), pero otra compañía con sede en Tokio llamada Astroscale puede superarla. Planea lanzar sus primeras demostraciones el año que viene, pero si puede resultar rentable o no es otra cuestión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados