TECNOLOGÍA

Liceales uruguayos premiados en la Lego League fueron recibidos como ídolos

Seis alumnos del Liceo de Migues recibieron un reconocimiento en la First Lego League de Houston, y dejaron tan bien parado a Uruguay que hubo caravana entre los vecinos de Migues.

Estudiantes ganan premio de robòtica. Fabiana Pedrini (Plan ceibal)
Estudiantes ganan premio de robòtica. Fabiana Pedrini (Plan ceibal)

Seis alumnos del Liceo de Migues fueron reconocidos en Estados Unidos tres días atrás al conseguir el premio del jurado Against All Odds -contra todos los pronósticos- en el First Lego League (FLL), y ayer recibieron otro gran trofeo: familiares y amigos hicieron más de 90 kilómetros hasta el aeropuerto de Carrasco con redoblantes, carteles y globos para darles la bienvenida a casa. Otros cientos de vecinos los esperaron con una caravana por Migues para celebrar.

“Fue algo fuera de foco. Cuando llegamos a la plaza del pueblo estaban todos reunidos con una pancarta gigante que decía ‘Felicitaciones’. Había un cartel agradeciéndonos por haber unido a la comunidad”, contó emocionado Lautaro Ferraro (15 años), uno de los seis miembros del equipo Mig_Botics que representó a Uruguay en el FLL.

El proyecto “Salud psicológica del astronauta” compitió a nivel nacional con 45 equipos en las Olimpíadas de Robótica, Programación y Videojuegos del Plan Ceibal en noviembre de 2018, ganó, y consiguió su pase al certamen internacional que se desarrolló en Estados Unidos del 17 al 20 de abril.

No es casual que el jurado de Houston los haya distinguidos por su perseverancia y esfuerzo. Pisaron suelo norteamericano con el pie izquierdo: llegaron al hotel y se percataron de que todas las estructuras del robot que llevaban en una de las valijas y con el que debían competir al día siguiente estaban totalmente desarmadas.

Aquello era “un deshuesadero de piezas Lego, pero nos pusimos las pilas y pasamos hasta las cuatro de la mañana armándolo”, dice Lautaro.

El cansancio del viaje sumado al sueño y el estrés de pensar que los apremiada el tiempo no cooperaba con el humor de estos adolescentes que debieron arreglar en una madrugada un trabajo que les había llevado tres meses de pienso. La noche en vela dio sus frutos: el contratiempo ayudó a que cantaran victoria en Houston, y quedó en una anécdota que hoy pueden recordar entre risas.

Se llevaron “uno de los mejores premios porque demuestra lo que es este equipo: ante toda adversidad siguen adelante y le ponen garra”, asegura Soledad González, docente de informática que viajó con el equipo Mig_Botics a Houston.

La Asociación de Uruguayos en Houston brindó apoyo económico para solventar el sexto pasaje que no estaba cubierto por el Ceibal. Foto: Fabiana Pedrini (Plan ceibal)
La Asociación de Uruguayos en Houston brindó apoyo económico para solventar el sexto pasaje que no estaba cubierto por el Ceibal. Foto: Fabiana Pedrini (Plan ceibal)

Golazo.

Hacía tres años que Soledad y parte de este staff se presentaban en la categoría FLL de las Olimpíadas de Robótica organizadas por el Plan Ceibal, cuyo premio consiste en un viaje a Estados Unidos para cinco alumnos. Se les dio con el proyecto “Salud psicológica del astronauta”. Esta temática se eligió a instancias de seguir la consigna que el FLL marcó para esta temporada: “En órbita”.

“Como prototipo de solución se presentó una especie de inteligencia artificial representada por hologramas con el fin de brindar ayuda psicológica a los astronautas en el espacio”, cuenta Soledad. Para llevarlo a cabo usaron noticias y vídeos de internet, y se asesoraron con la psicóloga del liceo.

También se puntuó el armado de un robot que debía cumplir 15 misiones, y ciertos valores referidos “al comportamiento del equipo y su impacto social, por ejemplo si transmiten conocimiento a otras escuelas”.

Todo eso se tomó en cuenta para la evaluación a nivel nacional, donde lograron el máximo galardón entre 45 contrincantes. Una vez en Houston, se repitieron las pruebas, pero allá compitieron con más de 110 equipos de 30 países distintos.

La Asociación de Uruguayos en Houston brindó apoyo económico para solventar el sexto pasaje que no estaba cubierto por el Ceibal. Foto: Fabiana Pedrini (Plan ceibal)
Foto: Fabiana Pedrini (Plan ceibal)

El viaje (estadía, pasajes y visa) lo financia Ceibal para cinco alumnos y un docente, pero Mig_Botics tiene seis miembros -Paulina Etcheverría, Tamara Balaguer, Lautaro Ferraro, Lautaro González, Agustín De León y Tobías Iroa- y Soledad no estaba dispuesta a dejar a ninguno afuera. “Hicimos una colecta en el pueblo, abrimos una cuenta en Abitab y el Municipio de Migues también nos ayudó”, cuenta la docente. Y agrega que la Asociación de Uruguayos en Houston se hizo cargo del sexto pasaje.

En enero empezaron a trabajar con la gente de Ceibal de cara al desafío internacional. Armaron el robot de cero porque había tenido algunas fallas, se programó de vuelta, y se tradujo todo el material al inglés. La tarea fue difícil y agotadora, según Lautaro.

Cuando se anunció el premio en Houston, los seis alumnos saltaron de sus butacas y corrieron emocionados hacia el estrado al grito de “Soy Celeste”.

“Este viaje marcó un punto en mi vida, fue inolvidable. Logré algo que había anhelado mucho tras participar en otras ediciones del FLL. Aprendí a formular un proyecto, a trabajar en equipo, a respetar las opiniones y a ser más tolerante. Pasamos de ser un equipo de FLL a un grupo de amigos”, asegura Lautaro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)