INN CONTENT PARA LATU URUGUAY

Lanzan un nuevo programa que acerca a emprendedores de todo el país: conocelo 

LATU Uruguay abrirá seis oficinas con el fin de profundizar el vínculo con los sectores productivos y comerciales del interior.

LATU Uruguay
Lácteos, textiles, forestación, cereales, oleaginosos, el universo de industrias que podrían beneficiarse de los servicios analíticos del LATU es inmenso.

Aquellos que cuentan con su propio emprendimiento conocen las dificultades que implica, y también cómo los obstáculos crecen a medida que uno se aleja de la capital. Superar las barreras de la distancia es el objetivo de LATU Uruguay: Estés donde estés, un nuevo programa que busca profundizar los vínculos con los sectores productivos y comerciales del interior del país.

El proyecto, que se presentó esta semana, contará con seis etapas, en las que se irán abriendo en forma progresiva oficinas en Salto, Río Negro, Colonia, Maldonado, Tacuarembó, Durazno y Rivera. Todas ellas trabajarán con una visión regional hacia los departamentos vecinos, y ofrecerán los servicios orientados a la cadena productiva que caracterizan a la organización.

Según Ruperto Long, director del LATU, la iniciativa significa un giro en la historia del laboratorio. Por más de 50 años, este ha sido un referente en materia de desarrollo y competitividad. No solo por su papel en el acceso a los mercados internacional, sino también por su asesoramiento a nivel local. El problema es que este apoyo siempre fue desde y hacia Montevideo, y la nueva visión viene a romper con esta tradición.

Gracias a este programa, un productor rural en Rivera ya no va a tener que hacer 500 km para someter a sus cultivos a pruebas de calidad, sino que lo va a poder hacerlo en su oficina regional, volver a su casa y recibir los resultados en forma electrónica. Por eso el lema Estés donde estés, que refleja el espíritu de descentralización e inclusión detrás de este impulso.

LATU
Ruperto Long, director del LATU, durante el acto de inauguración del programa.

“El objetivo es no conformarnos con actuar en Montevideo y su entorno sino salir a ofrecer los servicios en todo el país. Es un cambio extraordinario, que a lo largo del tiempo va a permitir que cientos o miles de emprendimientos accedan a los servicios del LATU. En definitiva es un tema de igualdad y equidad en los servicios”, asegura Long.

Desde agricultura hasta software

No hay un límite de tamaño para los beneficiarios, pero el proyecto apunta principalmente a las micro, pequeñas y medianas empresas, que son quienes más sufren las dificultades de la distancia. Si bien no está cuantificado exactamente cuántos emprendimientos necesitan actualmente la ayuda de este programa, una investigación de mercado por parte del organismo arrojó que la demanda es alta.

Lácteos, textiles, forestación, cereales, oleaginosos, el universo de industrias que podrían beneficiarse de los servicios analíticos del LATU es inmenso. Por ejemplo, existen tambos y queserías a lo ancho y largo del país que si bien cuentan con productos de excelente calidad, les falta asesoramiento para escalar en el mercado interno, o ¿por qué no? dar un paso más y aspirar a la exportación.

Otro caso: el mundo se inclina cada vez más hacia los alimentos orgánicos. Para aprovechar esta tendencia los horticultores uruguayos necesitan conocer qué requisitos exigen los nuevos mercados. Lo mismo ocurre con la incorporación de tecnología, ya que agregar valor a la cadena productiva a través de la innovación se ha vuelto indispensable para mejorar la competividad.

No importa a qué sector pertenezca, si una empresa del interior necesita consolidar sus productos o sistemas de gestión, la oficina regional del LATU lo pondrá en contacto con la certificadora LQSA para recibir el asesoramiento y la capacitación necesaria.

LATU aérea
El programa permitirá consultar desde el interior a empresas referentes instaladas en el predio del LATU.

Pero este respaldo no se limita a las industrias tradicionales. Por 50 años el laboratorio ha sido el centro del desarrollo tecnológico y digital del país, y a través de este programa, por ejemplo, una fábrica de software del interior podrá entrar en contacto con los expertos de la incubadora Ingenio. También con los líderes de las empresas referentes que hoy están instaladas en el predio de Avenida Italia, y aprender de su experiencia.

Según Long, esta tarea del LATU está inspirada en el espíritu de intercambio de Silicon Valley, y esa riqueza es la que se quiere trasladar al interior.

“En el campo de la innovación hay una fertilización cruzada donde todo el tiempo se mezclan edades, perfiles y disciplinas. Es una realidad del mundo actual muy atractiva, pero muchos emprendedores del interior no pueden acceder a ella porque falta un interlocutor. Con este programa generamos un gancho para a conectarlos”, explica Long.

Y agrega: “Apostamos a que desde los lugares mas inesperados va a surgir gente con talento, ganas de innovar que hoy en día de repente se sienten muy lejanos del ecosistema emprendedor. Ahora se va a sentir mas cerca”.

LATU Software
La tarea del LATU está inspirada en el espíritu de intercambio de Silicon Valley, y esa riqueza es la que se quiere trasladar al interior.

Las seis oficinas abiertas para fin de año

El objetivo es que las seis oficinas regionales estén abiertas para fin de año.
En julio abrirá la primera en Salto, que abarcará los departamentos de Artigas y Paysandú. Posteriormente se abrirá la segunda oficina en Maldonado, que incluirá a Lavalleja, Rocha y Treinta y Tres. La tercera se situará en Rivera y comprenderá a Tacuarembó y Cerro Largo. Luego se emplazará la de Río Negro, que trabajará con emprendimientos de Soriano, y la quinta englobará a Durazno, Flores y Florida. Finalmente se abrirá la última en Colonia, que además cubrirá San José. Desde LATU Uruguay recibieron varias solicitudes de distintas ciudades del país para abrir su propia filial, pero por ahora el plan es consolidar el proyecto para luego sí ampliar la presencia.

Un plan práctico y más allá del horizonte

Al imaginar una dependencia del estado en el interior, se puede caer en la imagen de una oficina pasiva, que recibir solicitudes en forma cansina y las ingresa en un laberinto burocrático. Eso es exactamente lo que se quiere evitar.

Una de las primeras acciones que llevará adelante LATU será la selección de los directores de las oficinas regionales. La búsqueda estará orientada a técnicos con formación y experiencia, pero también con un perfil proactivo y un conocimiento profundo de la zona.

Además de recibir una capacitación sobre los servicios de LATU, los responsables deberán mantener un contacto fluido con las asociaciones de productores comerciantes e industriales locales. Se los motivará a que salgan de la oficina y recorran las ciudades, pueblos y campos en busca de oportunidades y emprendimientos que necesiten ayuda.

“Lo que deseamos por sobre todo es que LATU sea un instrumento práctico. Ante la consulta de un emprendedor, el director de la oficina regional le tiene que dar una solución rápida y concreta, y no un estudio con resultados a un año. Queremos que la persona que solicita ayuda sienta que el asesoramiento le fue útil y lo recomiende a los demás”, explica Long.

Y concluye: “Además de la practicidad, la otra idea que queremos transmitir a los uruguayos es que se animen a imaginar más allá de sus límites. Hay muchas personas que sienten que están alejadas de los centros de decisión, y eso los lleva a baja sus expectativos. Queremos que sueñen, que proyecten, que vean más allá del horizonte común. Ese el espíritu que buscamos transmitir.”

Un programa austero y colaborativo

Además de su infraestructura, para llevar adelante este proyecto LATU invertirá en recursos humanos, ya que el espacio para las oficinas se consiguió a través de acuerdos con distintos organismos y nacionales locales. Por ejemplo, en Salto la Comisión Mixta de Salto Grande puso sus instalaciones a disposición. En Rivera, la oficina regional estará ubicada en la sede de la UTEC, y en Maldonado esta estará ubicada en un edificio de la Intendencia. “Las instituciones locales valoran y aprecia que estemos ahí, esto permitió que los costos de implementación física sean casi de cero”, aseguró el director de LATU, Ruperto Long.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados