EDUCACIÓN

El laboratorio móvil se pone en marcha para seguir llevando ciencia a niños de todo el país

El proyecto comenzó en 2015 y desde entonces docentes y estudiantes recorren centros de estudios de todos los rincones de Uruguay buscando despertar el interés por la ciencia de niños y adolescentes.

Foto: Laboratorio móvil
Foto: Laboratorio móvil

Hoy se realiza el lanzamiento de la temporada 2020 del Laboratorio Móvil (LAM), un proyecto que desde 2015 recorre escuelas rurales y liceos de todo el país para acercar la ciencia a los niños y adolescentes. Las visitas son principalmente a centros de estudios de parajes rurales alejados, donde el acceso de los estudiantes a estas materias es limitado.

También conocido como “laboratorio sobre ruedas”, este espacio cuenta con la infraestructura y elementos necesarios para desarrollar una propuesta formativa, recreativa e interactiva, que permite acortar las brechas de conocimiento y generar un primer contacto de los niños con la ciencia.

Tienen a disposición materiales de uso científico como, por ejemplo, microscopios, tubos de ensayos y sustancias para hacer experimentos.

Foto: Laboratorio móvil
Foto: Laboratorio móvil

Las diferentes actividades están pensadas según los grupos etarios y se les enseña a los estudiantes cosas básicas como por qué se usa levadura para hacer una pizza, cómo se hace para potabilizar el agua y que hay microbios en todas partes. Todos los materiales utilizados en la propuesta son atóxicos, por lo que no son perjudiciales para la salud. Además, todos los procedimientos están pensados para hacerlos junto a los menores.

Federico Joanicó, integrante del equipo del LAM, detalló a El País algunas de las actividades concretas que realizan en los encuentros con los estudiantes: producen gel para el cabello, trabajan con el crecimiento de cristales de sulfato de cobre, siembran placas de petri para ver la presencia y variedad de microorganismos en las manos, suelos, etc. También hacen a pequeña escala el proceso de potabilización del agua, observan rocas con lupa e identifican sus minerales, juegan con modelos del ADN y analizan cómo se transmiten los rasgos de una generación a otra observando las moscas de la fruta.

“Participan niños de 4 a 12 años; en alguna oportunidad también estudiantes de ciclo básico rural y liceos que tienen entre 13 y 15 años. Siempre se coordina para visitar las escuelas, pero estamos abiertos a que pueda utilizar el laboratorio otras instituciones”, señaló Joanicó.

Foto: Laboratorio móvil
Foto: Laboratorio móvil

Indicó, además, que aún no saben qué escuela visitarán primero este año, ya que están por confirmar el itinerario, pero seguramente será en Canelones, como todos los años. En general es allí donde comienzan ya que hacen un encuentro con los maestros comprendidos en los Centros de Apoyo Pedagógico Didáctico para Escuelas Rurales; hay uno por departamento y son los que apoyan a los docentes y coordinan las actividades a nivel regional.

El acto del lanzamiento de la edición 2020 comienza a las 9.30 horas de este jueves en la Facultad de Química y está previsto que se realicen demostraciones de los experimentos comprendidas en la propuesta del LAM con la participación de niños en edad escolar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error