PUIG / ALEMAN

"La juventud de ahora ha tomado partido por el teatro"

Arturo Puig y Selva Alemán llevan más de tres décadas como pareja, una excepción que siempre es anotada. En todo este tiempo, además, han desarrollado una carrera actoral que combina éxitos, prestigio y cariño del público.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Punta del Este es un lugar mágico, al menos venimos una vez al año, siempre". Foto: R.Figueredo.

Ahora están en Punta del Este para presentar en el Conrad dos obras. Hoy estrenan Cartas de amor (y la repiten el lunes 19), donde actúan los dos en un desafío actoral que ha sido elogiado. El lunes 12 y el 26, además, en la misma sala se estrena Le Prenom una comedia dirigida por Puig. Sobre eso charlaron con El País.

—Empecemos por una pregunta bien chauvinista. ¿Cuál es su vínculo con Punta del Este?

Alemán: A Punta del Este yo vengo desde mi adolescencia, desde los 15. La conozco de toda la vida. Es un lugar mágico. Nosotros adoramos Punta del Este y siempre una vez por año nos venimos. Lo que pasa es que no lo hacemos en temporada.

Puig: Sí, venimos cuando todo está más tranquilo. En diciembre o marzo, cuando solo esán los puntaesteños.

—Pero a lo que no han venido es a hacer teatro. Punta del Este no ha sido una plaza teatrera.

Alemán: Se ha probado hacer y nunca han caminado.

Puig: Por eso nunca vinimos.

—En la década de 1970, quizás, con aquellos espectáculos de café concert, hubo una movida teatral.

Puig: Eso era lo que funcionaba.

Alemán: Sí, el café concert.

Puig: Estaba Carlitos Perciavalle, Antonio Gasalla. Era más un show, una cosa de mucho humor pero obras de teatro, no. La vida en Punta del Este es otra: la gente va a comer a las casas de amigos o sale a caminar. Esas son las costumbres más que ir al teatro.

—Esa es una diferencia grande, entre tantas, con Mar del Plata...

Puig: En Mar del Plata hay un tema que es que va mucha gente de las provincias que, quizás vengan de ciudades donde no hay espectáculos ni muchas actividades, asi que cuando van a veranear quieren ver teatro.

—Pero ahora traen teatro a Punta del Este. Y dos obras. Vamos con Cartas de amor en la que actúan juntos.

Alemán: Cartas de amor es un obra entrañable que estrenamos en Buenos Aires y con la que recorrimos varias provincias, aunque ahora hace tiempo que no la hacemos. El autor exige dos particularidades: por un lado que sean cartas leídas y que no nos miremos nunca, estamos uno al lado del otro, estamos percibiendo y relacionándolos con el público pero no entre nosotros. Ese es el desafío...

—¿Sigue habiendo esa clase de desafíos para actores profesionales con su trayectoria?

Alemán: Sí. Eso es lo bueno de la carrera, siempre hay desafíos.

—Perdón, la interrumpí...

Alemán: Esta es la historia de una pareja que se conoce desde el colegio y es toda la historia a lo largo de su vida, con encuentros, desencuentros, momentos divertidísimos y con otros un poco más dolorosos.

Puig: Muchas veces el público, cuando termina la obra, nos dice "es como si hubiéramos estado viendo los que les pasaba en los distintos lugares". Y todo es con un trabajo con la voz.

Alemán: Y con la emoción.

—Ahora, Le prenom. Por la que usted ganó un premio ACE a la mejor dirección.

Puig: Es divertidísima aunque por momentos bastante profunda. Es una cena de amigos que tambien se conocen desde chicos y llega uno, dice un nombre y de ahí empiezan a decirse todo lo que no se han dicho en la vida. Se reprochan y aparecen mezquindades y generosidades. Y con un desenlace muy divertido.

—¿Cómo se vinculó con la obra y con dirigirla?

Puig: Me llamó Gustavo Yankelevich y me dijo "lee esta obra y decime qué te parece". La había traído de París. La leo y me pareció bárbara pero le digo que no veía un papel para mí. Y ahí me dice que quería que la dirigiera, no que actúe. Siempre había querido dirigir pero nunca lo había hecho. Y hace dos años que está en cartel y con mucho éxito y ahora llega al Conrad.

—¿Cuál es la magia del teatro para ustedes y para el público?

Alemán:El teatro es único porque es único el momento en que el actor lo hace y el espectador lo ve. Ese espectador siempre es distinto y eso es lo que hace que las funciones sean distinta. Y además en el teatro ves una función que empieza y termina y ves al actor de cuerpo entero, mientras que en televisión o en cine está todo manejado por el director.

—¿Hay muchos jóvenes que se acercan al teatro?

Puig: Hay un gran movimiento de teatro alternativo y es fantástico porque ahí se empiezan a conocer grandes autores y actores. La juventud ha tomado partido por el teatro.

Alemán: Y todas las academias de teatro y música que hay. En Argentina cada vez hay más muchachos preparados para hacer comedia musical, por ejemplo. Ahora hay algo más fluido, menos pacato.

—Ahora va a dirigir a Susana Giménez en Piel de Judas.

Puig: Sí, empezamos las lecturas en noviembre y retomamos los ensayos en febrero para estrenar a fines de marzo.

—Le gusta dirigir, por lo visto.

Puig: Sí, me encanta.

—¿Y a usted?

Alemán: Más o menos. Sí me gusta el trabajo de los actores pero después no tengo mucha idea de cómo manejar el ambiente, la escenografía, los actores.

—Muchos actores tienen un éxito fugaz y han desaparecido. Ustedes, por el contrario, se han mantenido activos y con proyectos interesantes. ¿Por qué les pasó eso?

Alemán: Ha sido tener una cierta conducta en la elección de los trabajos que uno ha hecho. Yo he dejado muchas temporadas muy exitosas y de ganar mucho dinero por hacer algo de lo que me sintiera más cerca. Todo eso el público lo reconoce. El tener valores en la vida y mostrarlo en la profesión, eso la gente lo recibe de buena gana. La televisión es tan maravillosa porque hace que uno entre en la casa de la gente con historias, con fantasías y eso sevalora.

Puig: También hay un factor de fortuna, de suerte. A veces no te toca.

PERFIL

Una pareja talentosa

Arturo Puig está preparando el estreno de Piel de Judas, su segunda labor como director en este caso con Susana Giménez en el protagónico. Es un paso más en la carrera de este actor que está en la televisión desde 1967 y en donde ha tenido megaéxitos como Grande Pa!, uno de los programas más vistos de la historia de la televisión argentina. Sin embargo, salió indemne de tanta exposición y hoy es un actor (y director) respetado y querido. Hace más de 35 años que está casado con Selva Alemán, otra actriz premiada de cine y televisión. Alemán es hija de la actriz Carmen Vallejo y ya trabajaba en cine y televisión, siendo adolescente, a comienzos de la década de 1960. Ha trabajado en ciclos ilustres de la televisión argentina como Atreverse, Compromiso y Alta comedia y también en películas como El bruto, su debut actoral y Asesinato en el Senado de la Nación de Juan José Jusid. Actúan juntos en Cartas de amor, la obra de teatro que estrenan hoy en el Conrad (también va el lunes 19) y que ha sido elogiada por el texto y el compromiso actoral de Puig y Alemán que están solos en escena todo el tiempo y sin mirarse. Un desafío que sabrán cumplir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)