CORONAVIRUS

Jeffrey Sachs: "La pandemia reveló cuán frágil es nuestra civilización global”

El economista estadounidense sostiene que las finanzas deben apoyar la inclusión social.

Jeffrey Sachs
Jeffrey Sachs

"Esta crisis es alarmante”, avizora el catedrático Jeffrey Sachs. Considerado uno de los economistas más respetados del mundo sobre erradicación de la pobreza y desarrollo desde hace varias décadas, cree que el avance de la pandemia del coronavirus “es una amenaza muy seria para todo el mundo”, que puede provocar la peor debacle económica de la historia moderna, potenciado por una duda que lo carcome: “¿Están los políticos a la altura de lidiar con esto de manera seria, de escuchar a los expertos y cooperar con otros países?”

La pregunta inquieta al multipremiado profesor de la Universidad de Columbia y consultor senior de las Naciones Unidas porque considera que al menos parte de la respuesta es no. No, dice, si miramos las acciones de presidentes como Donald Trump o Jair Bolsonaro, a los que califica de “ignorantes”. Ambos, afirma en un tono inusual para un catedrático de universidades de elite, “ponen en peligro a sus “naciones y, de hecho, a la población mundial.

Por eso y mucho más, Sachs cree que “la pandemia reveló cuán frágil es nuestra civilización global”, potenciado por la confrontación entre Estados Unidos y China, por citar solo uno de los factores que pueden registrar efectos incontrolables durante los próximos meses. “La crisis sanitaria podría volverse una crisis geopolítica”.

Dado este complicadísimo horizonte planetario, el director del Centro para el Desarrollo Sustentable (CSD, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, considera que “llegó el momento de aliviar la deuda soberana, claramente en el caso de la Argentina, pero también de muchos otros países altamente endeudados que afrontarán dificultades extremas. Ahora debemos priorizar salvar vidas, apoyar a quienes afronten necesidades y no abandonar a nadie. Las finanzas deben apoyar la inclusión social, no tornarla más difícil”.

Sachs, que es autor de El fin de la pobreza y otros libros, aparece mencionado de manera recurrente entre los 100 líderes globales por diversas publicaciones y recibió múltiples premios y reconocimientos, entre ellos, decenas de doctorados honoris causa

—¿La pandemia reafirmó o alteró sus ideas previas? ¿Modificó su foco de análisis? O déjeme que se lo plantee de forma más concreta: ¿les ha pedido a sus colaboradores, por ejemplo, que ahonden en algún eje en particular desde que irrumpió la pandemia del coronavirus?
—La pandemia reveló, una vez más, cuán frágil es nuestra civilización global. Vivimos en un mundo superpoblado, con profundas amenazas de todo tipo: armas nucleares, cambio climático, pérdida de biodiversidad, pandemias. ¿Somos lo suficientemente astutos para cooperar y lidiar juntos con todo esto? No lo sabemos. En 2008, en mi libro Economía para un planeta abarrotado escribí: “Estamos, en suma, pegados unos a otros como nunca antes, abarrotados en una sociedad interconectada de comercio global, migración e ideas, pero también de riesgos de pandemias, terrorismo, movimientos de refugiados y conflictos”. Así que desde lo racional puedo decir que sabía que las pandemias representaban un riesgo real, pero aun así, desde lo emocional, esta crisis es alarmante.

—¿Cuán mala es esta crisis global que estamos atravesando?
—El virus es muy peligroso por cuatro motivos. Es nuevo para la humanidad, o, como solemos decir, la población mundial es “inmunológicamente ingenua”. Personas de todos los confines son vulnerables. Segundo, se difunde muy rápidamente, como hemos comprobado. Tercero, personas que ya están infectadas pero todavía no registran síntomas, o que son asintomáticas, están transmitiendo el virus, tornándolo muy difícil de controlar. Y cuarto, hay una tasa elevada de muertes por cantidad de infectados. En suma, es una amenaza muy seria para todo el mundo.

—En este contexto que traza, permítame desafiarlo: ¿hay alguna lección que podamos aprender hasta ahora de esta pandemia del coronavirus?
—Hemos aprendido que es posible contener el virus, aun si el virus no es eliminado por completo. China, Corea del Sur, Taiwán, Singapur, Hong Kong y Japón, por ejemplo, han logrado mantenerlo relativamente bajo control. En el caso de China, ese control se logró después de una terrible epidemia inicial en Wuhan. Para controlar la epidemia, los países requieren sistemas de salud capaces y altamente activos para estar en condiciones de aislar tempranamente a los contagiados, rastrear sus contactos y testearlos, y para lograr que todos adopten recaudos extremos, como máscaras faciales, además de lavarse las manos y respetar la distancia física. Los países deberían testear, testear, testear. Y los líderes de cada país deberían tomar esta amenaza muy, muy en serio. Líderes ignorantes como Bolsonaro y Trump ponen en peligro a sus naciones y, de hecho, a la población mundial.

—¿Qué es lo que más le preocupa de esta pandemia? ¿Acaso la "catastrófica" respuesta de Trump, como usted la calificó hace poco en una columna que publicó en el portal de la cadena CNN? ¿Acaso la falta de una coordinación multilateral para lidiar con esta amenaza global?
—La política. ¿Están los políticos a la altura de lidiar con esto de manera seria, de escuchar a los expertos y cooperar con otros países? Trump no es capaz de eso, obviamente. Es desordenado mentalmente, es narcisista y es un psicopático. Espero que podamos trabajar a pesar de él y sacarlo de la presidencia en las elecciones de noviembre próximo. Pero también estoy muy preocupado porque la línea dura de la derecha de Estados Unidos buscará aprovechar todo esto para cebar el conflicto con China. Así, la crisis sanitaria podría volverse una crisis geopolítica.

—Y al revés, ¿hay algo de toda esta situación que estamos sobrellevando que sea esperanzador?
—Hasta ahora, nuestras sociedades han reaccionado muy bien a los cierres de emergencia que dispusieron los gobiernos y las privaciones que deben afrontar. Las personas han cooperado muchísimo entre sí. Y los trabajadores de la salud han sido heroicos. Deberíamos estar agradecidos con médicos, enfermeros, personal hospitalario, ambulancieros, policías y personal de distribución por arriesgar sus vidas para mantener a salvo a la sociedad. La pregunta es si podremos mantener este espíritu de solidaridad.

—Dados sus extraordinarios antecedentes a lo largo de décadas en que conoció a líderes y referentes de todo el mundo, ¿qué cree que debería hacerse para resolver esta crisis planetaria?
—Creo que debería hacerse todo lo posible para conectar a los expertos globales con los líderes locales. Debemos aprender lecciones unos de otros, intercambiar las mejores prácticas, promover la interacción internacional. Los países deben facilitarse mutuamente los insumos esenciales. Argentina deberá ayudar a alimentar a otros países y otros países deberán ayudar a la Argentina con kits para testeo y equipamiento hospitalario, por ejemplo. Llegó el momento de aliviar la deuda soberana, claramente en el caso de la Argentina, pero también de muchos otros países altamente endeudados que afrontarán dificultades extremas. Ahora debemos priorizar salvar vidas, apoyar a quienes afronten necesidades y no abandonar a nadie. Las finanzas deben apoyar la inclusión social, no tornarla más difícil.

—Mencionó a la Argentina y no puedo, por lo tanto, evitar la repregunta. Más aún después de que usted planteó que Chile, por ejemplo, con su estallido social y la COVID-19 afronta “una doble crisis”. ¿Qué queda para la Argentina, entonces? ¿Prevé un horizonte más complicado para el país dada su situación coyuntural?
—Argentina todavía tiene una chance de contener la epidemia. El gobierno debería hacer todos los esfuerzos para aumentar los testeos, identificar todos los contagios lo más tempranamente posible y facilitar que se aísle todo aquel que sospeche que tenga síntomas o que haya estado en contacto con infectados para que de ese modo no contagie a terceros, incluyendo a sus familiares. Eso requiere un alto nivel de respuesta organizacional y ayuda internacional. Y, como mencioné antes, la Argentina ya estaba negociando un alivio de su deuda soberana antes de la epidemia. Ahora no debería haber duda alguna de que ese alivio de la deuda tendrá que ser muy profundo.

—Muchos llevan semanas confinados en sus casas por la pandemia del coronavirus y que aún falta un trecho incierto, ¿qué libros, series de televisión, películas o música les recomienda para “aprovechar” el tiempo? ¿Qué está leyendo, viendo o escuchando usted?
—De hecho he estado más ocupado que nunca. Aunque ahora estoy confinado y tengo una gran pila de libros que me encantaría leer, paso muchas horas de cada día en conferencias telefónicas, llamadas, discusiones de políticas públicas y, luego, dedico en tiempos de meditación para pensar en mejores formas de contener la epidemia. Al menos estoy con mi familia y sé que soy muy, muy afortunado. Espero que otros puedan, como yo, mantenerse conectado por internet con colegas, amigos y seres queridos. Debemos apoyarnos mutuamente. Ese es mi consejo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados