vea el video

Un jardín fantástico de rocas que creció en secreto en la selva india

Durante años, el escultor indio Nek Chand construyó en secreto cientos de estatuas que hoy forman un lugar mágico que congrega todos los años a miles de visitantes.

En un espacio de ocho hectáreas en la selva de Chandingarh, localidad india, viven cientos de hadas, animales, demonios, dioses y personas que comparten una característica: son todos de piedra. 

Todas estas criaturas forman un enorme y mágico jardín que creció en secreto, por las noches, de las manos del escultor indio Nek Chand y que reúne todos los años a miles de visitantes. 

Chand recogía con su bicicleta piedras y restos de construcciones y construyó el jardín trabajando durante años, sin conocimiento artístico formal.

"No planeé nada", dice Chand. "No pensé que alguien un día podía venir a ver mi creación. Lo construí como un hobby". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)