INN CONTENT PARA COLEGIO Y LICEO ALEMÄN

Excelencia y valores desde un enfoque bicultural

Con 162 años de historia, el Colegio y Liceo Alemán ofrece una educación integral que fomenta la dedicación en lo académico, el arte y el deporte.

Colegio Alemán 1

La Deutsche Schule Montevideo, o como se lo conoce habitualmente, el Colegio Alemán, fue fundado hace 162 años por la congregación evangélica de ese país, y es el más antiguo de los centros educativos germanos que existen en América Latina. En sus inicios atrajo principalmente a europeos que buscaban una alternativa a los institutos ingleses, y con el tiempo adquirió carácter laico y se consolidó como un referente también para uruguayos.

Hoy cuenta con 1600 alumnos, que se distribuyen entre las sedes de Pocitos y Carrasco, y su propuesta va de maternal a sexto de liceo. Juan Carlos Noya, subdirector del centro, explica que es un instituto oficial del Gobierno Alemán, administrado por la Sociedad Escolar Alemana y sin fines de lucro. Esto significa que es “una especie de embajada”, que recibe profesores financiados por ese país y en contrapartida se adhiere a su supervisión y acompañamiento.

Desde 2012 cuenta con el certificado de excelencia por parte de este organismo. Para mantener este reconocimiento, pasa periódicamente por una evaluación exigente basada en 75 indicadores, que van desde cómo se sientan los chicos en el aula a la formación del personal, y para la que se consulta a docentes, padres y alumnos.

Juan Carlos Noya, subdirector del colegio alemán,en la biblioteca de la sede Pocitos.
Juan Carlos Noya, subdirector del colegio alemán,en la biblioteca de la sede Pocitos.

Por otro lado, es una institución autorizada por ANEP, lo que permite ofrecer un modelo híbrido que reúne los programas de ambos países. Desde los primeros años, los niños toman contacto con el idioma y se empapan con la historia, geografía y costumbres germanas. Siempre en base a tres pilares: biculturalidad, excelencia académica y formación en valores.

A través de los AGs o Arbeitsgemeinschaft (grupos de trabajo), se cubre el espectro de inteligencias múltiples. Las actividades extracurriculares incluyen teatro en tres idiomas, danza, coro, clases de guitarra y percusión. También talleres de plástica y manualidades, y si bien no es propiamente una disciplina artística, carpintería, un taller típico de las escuelas alemanas.

En materia de educación física, además de sus gimnasios en ambas sedes, el Colegio Alemán cuenta con un complejo deportivo sobre la Ruta 101, para ofrecer: fútbol (masculino y femenino), futsal, rugby, handball, atletismo, voley y gimnasia artística. Esta educación integral se completa con el desarrollo de la inteligencia emocional y la solidaridad, con una escuela de animación para formar líderes y trabajo de voluntariado con fundaciones como Peluffo Giguens o Pérez Scremini.

Gimnasio Colegio Aleman
El programa de deportes incluye fútbol, futsal, rugby, handball, atletismo, voley y gimnasia artística.

“Vivir la cultura alemana tiene que ver con la organización y la disciplina, que permiten a los chicos administrar mejor su tiempo y así alcanzar la excelencia. Esto no aplica sólo a matemática o física, que son las áreas por la que somos reconocidos históricamente. Nuestro enfoque es más abarcativo, queremos que quienes se sienten atraídos por el arte y el deporte también apunten alto”, asegura el subdirector.

Estudiar en el exterior

Al llegar a sexto de escuela, los alumnos y sus familias se enfrentan a una decisión importante: elegir entre bachillerato internacional o un plan nacional, con el alemán como lengua extranjera y una carga extra de matemáticas. Con el primer título pueden aplicar directamente a cualquier universidad de la Unión Europea.

El objetivo es que egresen con calificaciones suficientes para seguir este camino si así lo desean. En Alemania, el nivel de los estudiantes se califica de 1 a 6, siendo 1 el máximo. El Colegio Alemán tiene un promedio de 2,1, lo que lo ubica por encima de varios estados federados de ese país.

Atraídos por la educación gratuita, la mayor variedad de carreras y la rápida inserción laboral, hoy un 15% de los bachilleres continua sus estudios en el exterior, principalmente en Alemania, Inglaterra y Estados Unidos, siendo las carreras más elegidas las vinculadas a Economía e Ingeniería.

Itercambio Colegio Alemán
Más de 50 jóvenes viajan cada año a través del programa de intercambio.

Pero la influencia cultural va más allá de lo curricular. Los alumnos conviven constantemente con docentes de este país, y a lo largo de sus estudios celebran sus principales tradiciones, como la cacería de huevos en Pascua, la Fiesta de la Familia o el Bazar de Navidad, donde padres e hijos ofrecen productos en el patio del Colegio.

Otro aspecto importante del colegio son los viajes a Alemania. Acompañados de profesores, los chicos pueden visitar un campamento en Los Alpes y las principales ciudades. Para los más grandes, existe un programa de intercambio que lleva más de tres décadas, y que les permite alojarse dos meses con una familia y estudiar en un colegio local. Más de 50 jóvenes viajan cada año, en una experiencia que además de empaparlos con esta cultura in situ alimenta su autonomía de cara al futuro.

Robótica Colegio Alemán
Facilitador TIC y talleres de robótica

El año pasado el colegio creó el cargo de facilitador TIC, que ayuda a los profesores a incorporar tecnología a la clase. Es una figura que ya existe en muchos países de Europa, y en este instituto está a cargo de un profesional con experiencia en el Plan Ceibal. A esta novedad se sumaron talleres de robótica, diseño 3D, programación de apps y fotografía digital. “Hoy el smartphone es una herramienta más en las aulas, y para el año que viene queremos incorporar ipads para trabajar en equipo”, asegura Noya.”

Los mitos germanos

Según el subdirector, todavía quedan algunos preconceptos que rodean al Colegio Alemán y que responden a una visión anclada en el pasado. El primero es el de la que es un instituto estricto. Afirma que si bien es cierto que su educación se basa en el orden, la disciplina y el respeto, se da mucha importancia a la participación de los alumnos.

Por ejemplo, a través del Parlamento estudiantil, donde los delegados de cada clase participan en algunas decisiones del colegio, y hace dos años se creó un foro de deportes con padres, docentes, alumnos y ex alumnos, para diseñar una propuesta que fomente al mismo tiempo la competencia y la integración. Lo mismo se espera hacer próximamente para las actividades artísticas.

Manualidades Colegio Alemán
Los alumnos pueden entrar al Colegio en cualquier año, sin necesidad de saber alemán.

Otro mito es que para inscribirse hay que saber alemán. Se puede entrar en cualquier momento, hasta quinto de bachillerato. En estos casos, el colegio pone a disposición de los estudiantes clases particulares para alcanzar el nivel que estos quieran, y la mayoría de los principiantes egresa al menos con herramientas para comunicarse correctamente.

También hay una creencia incorrecta de que no se enseña inglés. Por consejo de lingüistas, este se introdujo como tercera lengua en tercero de primaria, y la carga horaria aumenta con los años. En este sentido, también se ofrece apoyo para preparar exámenes internacionales, hasta nivel de Proficency. Hoy el 90% de los bachilleres egresa con un nivel CFE de Cambridge y el objetivo es aumentar para llegar al nivel de CAE.

Noya concluye: “El perfil que buscamos en el Colegio Alemán es el de un alumno crítico, que no de todo por cierto sino vaya a las fuentes. También organizado, que sepa administrar su tiempo y se prepare para la universidad. Por último que sea respetuoso con otras culturas, y por sobre todo, solidario con quienes lo rodean”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados