TECNOLOGÍA

Los ingenieros demuestran

Los uruguayos expondrán 100 desarrollos tecnológicos durante tres días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un evento declarado de interés nacional por el gobierno. Foto: F. Flores

Una persona controla una computadora con el pensamiento y un pez robótico esquiva obstáculos de manera autónoma de acuerdo a sus emociones. Estos son los objetivos de fondo que tienen algunos proyectos de ingenieros uruguayos, quienes presentarán aproximaciones desde hoy hasta el sábado en Ingeniería deMuestra, un evento de la Facultad de Ingeniería de la Udelar.

Martín Patrone viene trabajando desde hace años en la interfaz "cerebrocomputadora". Su desarrollo, que presentará gracias a un sensor de actividad cerebral que adquirió, busca que el usuario responda a los estímulos visuales que le aparecen en el monitor de la PC.

Martín partió en dos el abecedario. En la pantalla se observa un cuadrado donde aparecen algunas letras y en el otro cuadrado, el resto. Cuando el usuario mira hacia la izquierda, donde está la H, el sistema se da cuenta que elige esa letra.

"La aplicación en sí es una prueba", cuenta Patrone. "La motivación de fondo en general es para personas con discapacidad severa que no tienen control motor ninguno para que s epueda comunicar. Hay síndromes que no saben si ni siquiera (un paciente) es conciente o no, porque no tienen forma de comunicarse", puntualiza.

Otros de los proyectos que se presentarán es la segunda versión del pez robot. Se trata de un animal acuático, desarrollado por estudiantes de Ingeniería Eléctrica, que tiene capacidad para esquivar obstáculos, realizar movimientos y hasta modificar su profundidad y velocidad en función de ciertas emociones.

"Interactúa con el medio en el que se encuentra utilizando sensores", señala Florencia Blasina, una de las creadoras de este invento. Junto a dos compañeros, crearon este aparato y le programaron cuatro emociones: contento, tranquilo, molesto y en estado de búsqueda. "Cuando él está contento es capaz de moverse en zig zag", agrega Blasina.

Pero, al ser un pez autónomo, ¿hay algo que un observador pueda hacer para modificar su estado de ánimo? No, pero si el pez encuentra demasiados obstáculos en la pecera en un tiempo corto, se sentirá molesto. "Si no encuentra ningún obstáculo es probable que se sienta tranquilo", añade la ingeniera.

Este proyecto busca a largo plazo que los peces robots puedan ingresar a las llamadas cuevas submarinas donde los buzos hoy no pueden ingresar. Y también "tratar de nadar entre peces reales para conocer mejor el entorno marino" en el que habitan.

Otro proyecto que se podrá probar es Dronefies. Es una aplicación que permite que cualquier persona pueda interactuar con drones y tomar selfies desde el aire mediante el uso de su propio teléfono inteligente. ´

A su vez, se podrá recorrer el túnel del viento y el canal de olas de la facultad.

Los visitantes más futuristas, dice un comunicado de la facultad, "podrán testear una aplicación que es capaz de reconocer a una persona por su rostro a pesar del envejecimiento".

¿Ruido o música?

El problema de los ruidos molestos es una de las quejas más habituales de los ciudadanos que viven cerca de los boliches en todo el país. El Instituto de Mecánica de los Fluidos e Ingeniería Ambiental trabaja en un proyecto de investigación que intenta abordar este tema y tratar de concientizar a los que más se exponen a la música a alto volumen: los jóvenes.

Por ello, para esta edición de Ingeniería deMuestra diseñaron un salón especial que simula ser un recinto bailable.

Un grupo de seis personas ingresarán a él y verán en una pantalla una serie de mensajes que advertirán sobre los riesgos auditivos y fisiológicos que implican estar sometido a tanta intensidad sonora.

"Yo pude comprobar que en los boliches hay un promedio de entre 90 a 100 decibeles. Es considerable", asegura Pablo Gianoli, quien lidera este trabajo junto a su tutora Elizabeth González. Se estima que una persona ingresa en el umbral del dolor cuando son 120 decibeles. En algunos boliches que visitó este ingeniero constató esta intensidad.

Al retirarse de ese salón, a uno de los participantes de este experimento se le medirán sus pulsaciones. Según Gianoli, un aumento de la frecuencia cardíaca genera sed en los jóvenes y, en consecuencia, a la compra reiterada de bebidas alcohólicas.

"Una o dos veces por semana en un período de tiempo regular también produce un desgaste prematuro del oído", asevera el ingeniero, quien insta a no transformarlo en un problema de salud personal.

Un evento declarado de interés nacional por el gobierno.

Hoy, y hasta el sábado de 17 a 21 horas, se realizará Ingeniería deMuestra, un evento que reúne un centenar de desarrollos y prototipos de innovación aplicadas a la realidad uruguaya. Estos proyectos son creados por estudiantes y grupos de investigación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República. El evento, declarado de interés nacional por la Presidencia de la República, se llevará a cabo en el anfiteatro del edificio polifunciona José Luis Massera. La jornada de hoy se inaugurará con la palabra del rector de la Udelar, Roberto Markarián, el director de la Oficina de Planamiento y Presupuesto, Álvaro García y la decana de la Facultad de Ingeniería y presidenta de la Fundación Ricaldoni, María Simón. Durante los tres días habrá espectáculos especiales para los asistentes. La entrada es gratuita.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)