Ecología

Incendios en Grecia: una tragedia anunciada

Expertos explican el fuego por la cantidad de casas en bosques de pinos y sin planes de evacuación.

Incendios en Grecia
Foto: Reuters

El enorme impacto humano y material de los incendios en Grecia no es ninguna sorpresa para los expertos: casas construidas rodeadas de pinos, ausencia de planes de evacuación, falta de planificación urbanística y años de austeridad explican el balance de 80 muertos.

Para el ingeniero forestal Nikos Bokaris, la localidad de Mati, en la costa oriental del Ática, era un lugar propicio para los incendios mortales al reunir bosques de pinos y numerosos residentes en una zona urbanizada sin control a los pies de montañas boscosas.

"Los pinos eran viejos, muy altos y grandes, eran el combustible necesario para que las llamas crecieran y se desplazaran con rapidez, desatando una enorme carga térmica", que fundió hasta las carrocerías de los vehículos, explica Bokaris.

"Lo vemos bien con el ejemplo de California. Incluso en los países que destinan importantes recursos a la lucha contra el fuego, representa un desafío enorme la coexistencia entre el tejido urbano y un entorno boscoso", defiende Kostis Kalambokidis, geógrafo y experto en catástrofes naturales.

Por su parte, el profesor de Geologia de la Universidad de Atenas, Efthymios Lekkas, cree que la ausencia completa de plan urbanístico en Mati, la más dañada y donde se han dado todos los fallecimientos, es una de las principales causas del número de víctimas. "Las calles no tienen acceso al mar, tampoco hay calles perpendiculares que facilitarían la huida de la gente", destacó Lekkas.

La localidad de Mati está construida en medio de un bosque de pinos y en muchos casos el acceso a la playa lo impiden edificios ilegalmente construidos. El profesor recalcó que "esta disposición de las calles atrapó a los habitantes en callejones sin salida y por eso hubo víctimas mortales".

"Es necesario poner fin a los actos criminales y procesos escandalosos continuos que nos conducen a construir pueblos sin plan urbanístico", aseveró Lekkas.

A juicio del Director del Observatorio de Atenas y profesor de Astronomía en la Universidad de Salónica, Manolis Plionis, una clave de la rápida propagación fue la intensidad nunca vista de los vientos.

"Nunca en el pasado habíamos tenido ráfagas de viento tan fuertes en la región", declaró Plionis a la radio de la agencia pública de noticias, AMNA,

Plionis añadió que mientras la velocidad media de los vientos era de 65 kilómetros, las ráfagas durante el incendio alcanzaban incluso los 120 kilómetros por hora. "Aunque estas ráfagas eran muy breves, son las que propagaron el incendio", recalcó.

¿Qué faltó en Grecia? ¿Qué hubiera podido salvar más vidas? "La prevención. Estamos cansados de decirlo, repetirlo y que nada cambie", lamenta Christina Théohari, doctora en ciencias ambientales.

Lo fundamental hubiera sido la existencia de un plan de evacuación, especialmente necesario al tratarse de una zona con carreteras estrechas y en mal estado.

Numerosas víctimas quedaron atrapadas en atascos, así como otras personas fallecieron al huir hacia acantilados, en lugar de la playa. Fue el caso de las 26 personas cuyos cadáveres calcinados fueron hallados el martes por la mañana en Mati, varios de ellos abrazados.

Corta fuegos fuera de servicio, jardines y patios llenos de hierbas, árboles que cubrían el techo de las casas... Las irregularidades fueron numerosas. Muchas de ellas permitidas por una administración debilitada tras ochos años de austeridad por falta de recursos.

El presupuesto del servicio de bomberos se redujo de 452 millones de euros (528 millones de dólares) en 2009 hasta 354 millones (414 millones de dólares) el año pasado, según datos oficiales. Según Theodari, la insuficiente sensibilización y la poca formación de los habitantes en la prevención también favorecieron el gran impacto de estos incendios.

Además, el hemisferio norte está pasando por una ola de calor extremo que facilita la propagación del fuego.

Se elevó a 80 los muertos en Mita

La cifra de muertos por los incendios en Grecia se elevó a 80 ayer miércoles y decenas de personas estaban desaparecidas. Cientos de personas quedaron atrapadas el lunes por la noche en el centro turístico de Mati, cerca de Atenas, mientras las llamas acechaban a su alrededor. Muchos saltaron al mar para sobrevivir, pero otros murieron por asfixia en sus coches o acorralados al borde de acantilados pronunciados.

Testimonio 1 - El Jefe de Policía hizo el rescate

"Las llamas nos habían rodeado. El Jefe de Policía entró en mi casa y sacó a mi madre y a mi hija que no querían salir. Es un milagro. La casa no tiene daños", relata María Burba, vecina de la localidad de Rafina.

Testimonio 2 - Solo hay escombros de la casa

Yorgos Mijailidis, de 17 años, acompañó a su madre hasta el lugar donde estaba su vivienda. La estructura está carbonizada, el techo y la mitad de las puertas desaparecieron, pero por suerte no hubo víctimas.

Testimonio 3 - Rodeados por fuego en la playa

"Mi hija y mi nieto salieron de urgencia en el auto. Llegaron a la playa, pero el fuego lo hizo antes. Se quemaron los pies. Pude hallarlos y llevarlos al hospital", cuenta Vasilis Alexiu, un bancario jubilado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)