Salud

Un impulso a la cura del cáncer

Dan el Nobel de Medicina a investigadores que aportaron las claves para su combate.

Nobel de Medicina
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

El estadounidense James Allison y el japonés Tasuku Honjo fueron galardonados ayer con el Nobel de Medicina 2018 por sus trabajos que revolucionaron el tratamiento del cáncer.

El jurado del Instituto Karolinska de Estocolmo otorgó el premio a esos dos científicos por "su descubrimiento de la terapia contra el cáncer por la inhibición de la regulación inmune negativa".

Los hallazgos de ambos científicos han sido esenciales para el desarrollo de la inmunoterapia contra los tumores.

"Este año el premio constituye un hito en la lucha contra el cáncer. El descubrimiento realizado por los dos premiados aprovecha la capacidad del sistema inmune de atacar las células cancerosas", señala el instituto. Ambos se repartirán el monto de 1,01 millón de dólares con el que se recompensa a los galardonados.

Los ganadores.

Allison, de 70 años, es investigador del Centro de Cáncer MD Anderson de Houston (EE UU). En los años 90 este inmunólogo comenzó a estudiar una proteína llamada CTLA-4, que funciona como un freno que impide que los linfocitos T, un tipo de glóbulos blancos, identifiquen y combatan a determinadas células.

El investigador entendió que eliminar esa barrera podría hacer que las defensas ataquen a los tumores.

En 1994 la idea se plasmó en el desarrollo de anticuerpos que inhiben la proteína y desatan la combatividad de los linfocitos, un enfoque que demostró alta efectividad contra tumores en ratones. Estos resultados supusieron el pilar de ipilimumab, el primer medicamento oncológico contra el melanoma metastásico, aprobado en 2011 tras 10 años de ensayos clínicos.

Conferencia: explicación del desarrollo de la inmunoterapia. Foto: AFP
Conferencia: explicación del desarrollo de la inmunoterapia. Foto: AFP

"La motivación que guía a los científicos es expandir los límites del conocimiento. Yo no me propuse estudiar el cáncer, sino entender mejor la biología de los linfocitos T, esas células asombrosas que viajan por nuestro cuerpo y nos protegen de las enfermedades. Es un privilegio conocer a pacientes tratados con éxito con inhibidores de punto de control porque son la prueba viva del poder de la ciencia básica", ha dicho Allison en un comunicado difundido por su institución. El científico recibió el pasado año el Premio Fronteras del Conocimiento en Biomedicina que otorga la Fundación BBVA.

"Siempre me consideré un científico básico, pero supongo que ya no lo soy más", dijo Allison en una entrevista luego de que se anunciara que él era uno de los ganadores del prestigioso premio. Según contó se enteró de la noticia por televisión, luego de que su hijo lo llamara por teléfono para avisarle.

En tanto, Honjo, de 76 años y vinculado a la Universidad de Kioto desde 1984, descubrió la PD-1, otra proteína que se expresa en la superficie de los linfocitos T y que también impide que ataquen a los tumores.

Las terapias basadas en esta segunda molécula han demostrado ser "sorprendentemente efectivas en la lucha contra el cáncer", según la Asamblea del Nobel. Los anticuerpos contra PD-1 son más efectivos que los dirigidos contra CTLA-4 y han permitido crear tratamientos efectivos contra el cáncer de pulmón, renal, de piel y linfoma. La combinación de ambos anticuerpos aumenta la efectividad de la inmunoterapia tal y como se ha demostrado en personas con melanoma.

"Quiero continuar mi investigación para que la inmunoterapia salve más pacientes afectados por cáncer", dijo Honjo ayer en una rueda de prensa, según informó AFP.

"Durante más de 100 años los científicos han intentado reclutar al sistema inmune para luchar contra el cáncer" pero "hasta los dos descubrimientos de los dos premiados, los progresos clínicos fueron modestos", resalta el Karolinska en un comunicado. "La terapia de inhibidores de punto de control ha revolucionado el tratamiento del cáncer y ha cambiado para siempre nuestra visión sobre esta enfermedad", añade.

Avance.

"La inmunotearpia ha supuesto todo un cambio de paradigma en tratamientos oncológicos", opina Óscar Fernández-Capetillo, líder del grupo de Inestabilidad Genómica del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en España.

"Hasta que llegó, los tratamientos del cáncer funcionaban algo en todos los pacientes, con ella, los tratamientos funcionan mucho en algunos pacientes, y lo más importante es que responden enfermos que antes habrían sido desahuciados", resalta.

La efectividad de estos tratamientos varía dependiendo del tipo de tumor, en los mejores casos es efectiva en más de un tercio de las personas, pero hay otros tumores en los que funciona poco o nada, como los de páncreas. "La gran pregunta que queda por responder es por qué sucede esto", resalta Fernández-Capetillo.

Ignacio Melero, oncólogo de la Universidad de Navarra, destaca la "contribución enorme" que ambos premiados han hecho para el desarrollo de nuevas terapias.

"Tuve la suerte de poner en marcha los ensayos de un anticuerpo anti-PD-1 en hepatocarcinoma [cáncer de hígado] en España y esto condujo a que ahora sea el tratamiento en segunda línea", resalta.

Para Melero este Nobel deja "una sensación agridulce", pues otros investigadores "se lo merecían igual", entre ellos Lieping Chen, de la Universidad de Yale, y Gordon Freeman, de Harvard.

"Se han quedado fuera probablemente porque el premio solo puede reconocer a un máximo de tres personas", resalta.

El 5% de los premios en manos de mujeres

No es la primera vez que enfoques terapéuticos del tratamiento del cáncer han sido premiados con el Nobel de Medicina: Charles Brenton Huggins fue distinguido, por ejemplo, en 1966 por descubrir hormonas para tratar el cáncer de próstata y Edward Donnall Thomas, en 1990, por sus hallazgos en transplante celular y de órganos.

Desde su creación en 1901 se han otorgado 216 Nobel de Medicina, de los que sólo 12 se han otorgado a mujeres (un 5% del total). Los Nobel de ciencia —Medicina, Física y Química— han premiado 18 veces a mujeres (3%) y 583 a hombres (97%).

El año pasado ganaron el premio Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young "por sus descubrimientos de los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano". Gracias en parte a su trabajo, hoy se sabe que los seres vivos portan en sus células un reloj interno sincronizado con las vueltas de 24 horas que da el planeta Tierra.

El galardón de Medicina abre la ronda de anuncios de esos prestigiosos premios. Hoy se anunciará el de Física, mañana el de Química, el viernes el de la Paz y finalmente Economía, que se dará a conocer el lunes de la semana que viene. El premio para cada una de las disciplinas es de poco más de un millón de dólares.

El rey Carlos XVI Gustavo de Suecia entregará el premio en una ceremonia que se llevará a cabo en la Sala de Conciertos de Estocolmo el 10 de diciembre. Ese día se conmemora un nuevo aniversario de la muerte de Alfred Nobel, creador de los premios.

El Nobel de Literatura de este año ha sido aplazado a 2019, cuando se entregarán dos galardones, por el escándalo sexual y de filtraciones que afecta a la Academia Sueca, la institución que lo otorga cada año.

Un premio de relevancia desde el siglo XIX

El Premio Nobel reconoce cada año a aquellas personas o instituciones que hayan llevado a cabo investigaciones, descubrimientos o contribuciones notables a la humanidad en el año anterior o en el transcurso de sus actividades.

Los premios se instituyeron en 1895 como última voluntad del químico, ingeniero e inventor Alfred Nobel.

En su testamento, dejó escrito que la totalidad de su fortuna sería distribuida cada año en forma de premios entre aquellos que durante el año precedente hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad en las áreas de Física, Química, Fisiología o Medicina, Literatura y Paz. Comenzaron a entregarse en 1901. Nobel legó así el 94 % del total de sus activos, unas 31 millones de coronas suecas. Con el objeto de hacerse cargo de la fortuna y organizar la adjudicación de los galardones, sus albaceas Ragnar Sohlman y Rudolf Lilljequist formaron la Fundación Nobel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º