TECNOLOGÍA

Huawei desafía a Samsung con otro teléfono plegable

La firma china produjo un smartphone que competirá con el surcoreano.

Este teléfono inteligente estará disponible a mediados de año. Foto: AFP
Este teléfono inteligente estará disponible a mediados de año. Foto: AFP

El gigante chino de las telecomunicaciones Huawei presentó ayer un nuevo teléfono plegable aprovechando el encuentro mundial de la telefonía en Barcelona, para tratar de concentrar la atención en sus innovaciones y no en las sospechas de espionaje sugeridas por Estados Unidos.

La víspera de la apertura del Congreso Mundial del Móvil (MWC), Huawei buscó poner los focos en sus avances tecnológicos al presentar su primer teléfono de pantalla plegable, el Mate X, compatible con las futuras redes ultrarrápidas 5G, apenas cuatro días después de que el líder mundial, el surcoreano Samsung, presentara su propio aparato en San Francisco (EE.UU.).

"Nuestros ingenieros trabajaron en esta pantalla por más de tres años", se congratuló el representante de la empresa china, Richard Yu.

Este teléfono inteligente, que estará disponible a mediados de año, se venderá a partir de los 2.299 euros, por encima de los 1.745 euros del Galaxy Fold de Samsung. "Es muy caro", admitió Yu. "Pero trabajamos para bajar el precio", afirmó.

Plegado, el teléfono posee una pantalla de 6,6 pulgadas (16,8 cm) en su parte delantera, ligeramente mayor que la de un iPhone Xs Max, y otra de 6,3 pulgadas (16 cm) en su parte trasera. Desplegadas, se obtiene una tableta con una pantalla de unas 8 pulgadas (20,3 cm).

Además, el grupo chino mostrará a los operadores del mundo entero y organizadores del MWC —la GSMA—, sus avances en 5G, la quinta generación de redes móviles que aportará una conectividad casi instantánea para los teléfonos inteligentes y objetos como automóviles y robots.

Clientes tranquilos.

"Tanto los smartphones como la 5G les permite hacer que se hable de ellos más positivamente", consideró Dexter Thillien, analista en Fitch Solutions.

"Podrán hablar con todo el mundo, tranquilizar a los clientes, pero también mostrar que continúan haciendo su trabajo", añadió.

Y es que Huawei enfrenta la inquietud expresada por Estados Unidos sobre la posibilidad de que China use sus equipos, con o sin implicación de la empresa, para espiar las comunicaciones en las futuras redes 5G.

"Hemos enfrentado en los últimos meses numerosos desafíos ligados a la ciberseguridad, elevados por varios países bajo presión de una potencia", señaló a periodistas este domingo en Barcelona Guo Ping, presidente rotativo del grupo chino.

En efecto, 2018 estuvo marcado por la prohibición de equipos chinos en futuras redes 5G en Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Japón.

El gobierno estadounidense ha instado a sus principales aliados europeos a seguir su ejemplo, lo que podría representar un duro golpe para Huawei, cuyo primer mercado fuera de China es Europa.

"Esta cuestión debería ser decidida por los mercados", señaló Ping, quien se preguntó sobre "las motivaciones detrás de las presiones estadounidenses", dando a entender que tenían que ver más con la guerra comercial que con temas de inteligencia.

De todas maneras, el horizonte en Europa no se avizora tan negativo para Huawei.

En enero, el operador Deutsche Telekom expresó temores en un informe interno sobre riesgos de retraso en el despliegue de la 5G si se le da la espalda a Huawei, una inquietud también elevada por la GSMA, principal asociación del sector de la comunicación móvil, organizadora del encuentro en la ciudad condal.

Y, el 18 de febrero, el servicio de inteligencia británico para la ciberseguridad (NCSC) estimó que era posible limitar los riesgos de espionaje ligados a la utilización de equipos Huawei.

En este contexto, Huawei se desempeña mejor que nunca: número dos mundial tras haber superado al estadounidense Apple, sus ventas en 2018 se ubicaron en 206 millones de unidades, frente a 150 millones de aparatos en 2017, en un mercado en retroceso en su conjunto.

En cuanto a los equipos para redes, Huawei anunció haber firmado acuerdos con más de medio centenar de operadores en el mundo para desplegar la 5G y espera consolidar su liderazgo en el sector, por delante del sueco Ericsson y el finlandés Nokia.

Los ausentes.

En las jornadas del MWC habrá ausencias repetidas. Mark Zuckerberg, CEO de Facebook., fue la estrella del Congreso en las ediciones de 2014 a 2016. Sin embargo, este es el tercer año consecutivo que no se le espera. La compañía mantiene su presencia en la feria como un actor importante del sector, aunque sin su directivo más destacado.

Apple, en tanto, no participa en esta feria ni en ninguna otra de referencia del sector. La compañía de la manzana siempre realiza los lanzamientos de sus dispositivos en solitario y nunca ha participado en esta feria.

Esperan a más de 107.000 en el Congreso

La organización del evento, la asociación GSMA, espera superar los 107.000 asistentes del año pasado, una cifra que ha crecido respecto a los 51.000 visitantes que recibió en su primera edición barcelonesa, cuando aún se llamaba 3GSM.

Este congreso es una importante fuente de ingresos para Fira de Barcelona y, en general, para la economía de la ciudad y su área de influencia, ya que genera unos 473 millones de euros (534 millones de dólares). De hecho, se estima que el evento ha dejado en Barcelona unos 4.800 millones (5.442 millones de dólares) desde 2006.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)