UN ENIGMA DIFÍCIL DE RESOLVER

Hongo Candida auris resistente se extiende y es amenaza mundial

Detectado en 4 continentes, causa la muerte de personas con el sistema inmunitario debilitado.

Estiman que en 2050 pueden morir 10 millones a raíz de las infecciones resistentes. Foto: Archivo
Estiman que en 2050 pueden morir 10 millones a raíz de las infecciones resistentes. Foto: Archivo

En mayo, un hombre de edad avanzada fue internado en el hospital Mount Sinai, en Brooklyn, para realizarle una cirugía en el abdomen. Un análisis de sangre reveló que estaba infectado con un germen recién descubierto, tan mortal como misterioso.

Este germen, un hongo denominado Candida auris, ataca a las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado, y se está propagando en silencio por todo el mundo. Durante los últimos cinco años, golpeó una unidad neonatal en Venezuela, se extendió por un hospital de España, obligó a un prestigioso centro de asistencia médica de Gran Bretaña a cerrar su CTI, y también echó raíces en India, Pakistán y Sudáfrica.

En fecha reciente, C. auris llegó a Nueva York, Nueva Jersey e Illinois, lo que indujo a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) a agregarlo a la lista de gérmenes considerados como “amenazas inmediatas”.

El hombre de edad avanzada falleció en el hospital después de 90 días de estar internado, pero C. auris no lo hizo. Las pruebas realizadas lo detectaron en todos los rincones de su habitación, de una manera tan invasiva que el hospital requirió de equipos especiales de limpieza y tuvo que quitar parte de las lozas del techo y del piso para erradicarlo.

“Todo dio positivo -las paredes, la cama, las puertas, las cortinas, los teléfonos, el lavatorio”, dijo el presidente del Hospital, Dr. Scott Laurin. “El colchón, las persianas, el techo, todo en la habitación dio positivo”.

C. auris es tan tenaz, en parte, porque es inmune a los principales fármacos antimicóticos, lo que lo convierte en el nuevo ejemplo de una de las amenazas a la salud más intratables del mundo: la aparición de infecciones resistentes a los medicamentos.

Durante décadas, los especialistas en salud pública advirtieron que el uso indiscriminado de antibióticos reduce la eficacia de los fármacos que mejoran la esperanza de vida por su capacidad de curar infecciones bacterianas que en otros tiempos fueron mortales. Sin embargo, en los últimos tiempos, también hubo una explosión de hongos resistentes a los medicamentos, lo que agrega una dimensión estremecedora a un fenómeno que está socavando un pilar de la medicina moderna.

“Es un problema enorme”, señaló Matthew Fisher, profesor de Epidemiología Fúngica, en el Imperial College de Londres, quien es coautor de un reciente estudio científico sobre el ascenso de los hongos resistentes. “Dependemos de poder tratar a esos pacientes con antimicóticos”.

Terrible

En términos sencillos, los hongos, al igual que las bacterias, están desarrollando defensas para sobrevivir a los medicamentos modernos. Un estudio financiado por el gobierno británico calcula que, si no se establecen políticas para frenar el aumento de la resistencia a los medicamentos, en 2050 podrían morir diez millones de personas en todo el mundo a causa de esas infecciones, lo que superaría a los ocho millones de personas que se pronostica que morirán de cáncer ese año”.

Los antibióticos y antimicóticos son esenciales para combatir las infecciones que contraen las personas, pero los antibióticos también se emplean ampliamente para prevenir enfermedades en los animales de granja, y los antimicóticos también se aplican para evitar que sedeterioren los cultivos agrícolas. Algunos científicos mencionan pruebas de que el uso cada vez mayor de fungicidas en los cultivos está contribuyendo a la aparición de hongos resistentes a los medicamentos que infectan al ser humano.

A pesar de que el problema está aumentando, hay poco conocimiento por parte de la población, en parte debido a que la existencia de infecciones resistentes con frecuencia se mantiene en secreto. Los hospitales y los gobiernos locales son renuentes a publicar la aparición de los brotes, tanto de bacterias como de hongos, y se envuelve en el secreto la existencia de infecciones resistentes.

C. auris es una de las decenas de bacterias y hongos peligrosos que han desarrollado resistencia. Sin embargo, como la mayoría de ellos, es una amenaza prácticamente desconocida para la población.

Otras cepas destacadas del hongo Candida -uno de los causantes más comunes de las infecciones en el torrente sanguíneo que se presentan en los hospitales- no han desarrollado una resistencia importante a los fármacos, pero más del 90% de las infecciones causadas por C. auris son resistentes al menos a un medicamento, y el 30% son resistentes a dos o más fármacos, afirmó el CDC.

Lynn Sosa, subdirectora de epidemiología de Connecticut, destacó que ahora ve al hongo como la amenaza principal entre las infecciones resistentes. “Es casi invencible y difícil de identificar”, afirmó.

Casi la mitad de los pacientes que contraen C. auris fallecen en 90 días, señala el CDC. No obstante, los especialistas a nivel mundial no han determinado de dónde vino. “Parece haber salido de la laguna negra”, señaló Tom Chiller, director del departamento especializado en hongos del CDC. “Surgió en algún sitio y ahora está en todas partes”.

Debido a que el CDC trabaja para restringir la propagación del C. auris resistente a los medicamentos, sus investigadores han intentado responder a esta pregunta inquietante: ¿de qué parte del mundo llegó?

La primera vez que los médicos hallaron a C. auris fue en el año 2009, en Japón. Tres años después, apareció en Nijmegen (Holanda), en un resultado poco común de un análisis de una infección en la sangre de 18 pacientes procedentes de cuatro hospitales de India. Pronto empezaron a surgir cada mes nuevos grupos de C. auris en diferentes zonas del mundo.

Cuando los investigadores del CDC compararon el genoma entero de muestras de auris de India, Pakistán, Venezuela, Sudáfrica y Japón, descubrieron que su origen no era de un solo lugar, y que no había solo una cepa. La secuencia del genoma mostró que había cuatro versiones diferentes del hongo, con diferencias tan grandes que indicaban que estas cepas se habían separado hacía miles de años y que habían surgido como patógenos resistentes de cepas inofensivas del ambiente en cuatro lugares diferentes al mismo tiempo.

“De alguna manera, dio un salto, aparentemente, casi de manera simultánea, se propagó, y es resistente a los fármacos, lo que en realidad es asombroso”, comentó Snigdha Vallabhanemi, especialista que se desempeña en el CDC.

Existen diferentes teorías sobre lo que sucedió con C. auris. y algunas lo vinculan con los fungicidas.

Pero, en realidad, sigue sin resolverse el misterio del origen del C. auris y por el momento, su procedencia es menos importante que detener su propagación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)