UN BRASILEÑO FAMOSO EN PUNTA

Henrique Fogaça: "El reality hizo que vuelva a hablar con mi padre"

El jurado de MasterChef Brasil visitó Punta y cocinó un asado.

Entre churrasco y churrasco, Henrique Fogaça habló a favor del nuevo presidente de su país, Brasil. Foto: Ricardo Figueredo
Entre churrasco y churrasco, Henrique Fogaça habló a favor del nuevo presidente de su país, Brasil. Foto: Ricardo Figueredo

El chef paulista Henrique Fogaça, uno de los tres jurados de la versión brasileña del reality show MasterChef y propietario de Sal Gastronomía, uno de los tres restaurantes más conocidos de Brasil, pasó por La Barra, en Punta del Este y se alojó en uno de los hoteles más exclusivos - el Fasano- donde agasajó con su magia culinaria a un grupo de invitados de varias nacionalidades. El menú consistió en diversas variedades de carnes a la parrilla acompañadas de verduras.

“Es la segunda vez que vengo a Punta. Me encanta. Dos años atrás llegué también invitado por Fasano. Estoy para hacer un churrasco que le guste a todos”, explicó a El País.

Este personaje brasileño, además de chef, es un cultor del skate y de las armas de fuego. Este verano, una foto suya colgada en su cuenta de Instagram generó un gran revuelo. En la imagen, Fogaça y su esposa, Carine Ludvic, aparecen portando subametralladoras. “Tiro deportivo. Día de concentración, adrenalina y equilibrio”, se leyó en el texto que acompañó la foto. Las críticas no demoraron en llegar, pero él explicó que lo que hace es “practicar el deporte del tiro”.

Fogaça es padre de dos hijos de su anterior matrimonio con la psicóloga Fernanda Corvo. Uno de estos dos hijos, Olivia padece un raro síndrome que le impide hablar, desplazarse y para alimentarse, debe hacerlo a través de una sonda. Como homenaje a su hija creó un postre y todo el dinero que se obtiene de la venta de ese producto es donado por el chef a los científicos que estudian el raro síndrome que afecta a la pequeña.

En el medio de su estadía en Punta del Este se tomó unos minutos y dialogó con El País.

-¿Todavía tiene tiempo para andar en skate?

-Si. No solo skate. También lucha, tiro, andar en moto y por supuesto, la cocina. Sumamos a eso la televisión y lo más importante: criar a mis hijos.

-Su día es muy complicado...

-No tengo mucho tiempo pero me las ingenio para hacer las cosas que me gustan. Hay que dividir muy bien al tiempo.

-¿Puede caminar por las calles de San Pablo?

-No. Sucede que me conocen en todo el país. Más a partir de MasterChef que es un programa que impactó no solo en Brasil sino en otros países. Hay gente que nos ve en Uruguay, Argentina, Chile y aún más lejos como Japón y Portugal. Nos mandan mensajes de todos lados del mundo. El programa se emite en dieciocho países.

-Es conocido como uno de los chef más importantes de su país. ¿Cómo impactó MasterChef en su vida?

-Es un programa muy exitoso porque habla de comida; y la gente cuando escucha que se habla de comida pone atención y lo ve toda la familia. MasterChef me dio una visibilidad muy importante.

-¿Cuál es el mensaje que usted quiere dar como jurado del programa?

-Yo destaco que se trata de un fenómeno cultural porque la comida no solo une a la familia, también acerca a los amigos. El arte de comer es compartir las cosas y afectos entre la gente que uno quiere. Antes del programa yo hacía dos años que no hablaba con mi padre y a partir de mi participación en MasterChef tengo de nuevo mi relación con mi padre. ¿Qué más se le puede pedir a un programa de televisión? Un programa donde la comida une a la familia ya los amigos y le da un momento de esperanza.

-El tema político genera en estos países, con matices, una grieta donde caen familiares y amigos. ¿Sucede esto en Brasil?

-Si. Hay mucha gente separada por la política. Ahora tenemos un presidente, Jair Bolsonaro y a mucha gente no le gustaba. Por el contrario, creo firmemente que hará una gran diferencia en nuestro país. Nosotros esperamos que una a todos los brasileños y haga de nuestro país un mejor lugar para vivir.

-¿Cómo está el tema de la seguridad?

-Brasil es muy violento; la violencia está en cada esquina porque falta educación, falta salud y muchas personas salen a robar para conseguir comida.

-¿Cree que Bolsonaro mejorará la seguridad, la educación y la salud?

-No tengo ninguna duda.

-En Uruguay promueven el desarme civil. Todo lo contrario a lo que impulsa Bolsonaro.

-Bolsonaro quiere evitar que los bandidos sigan matando a la gente de bien. La gente de bien vive acorralada, con miedo. Las personas queremos las armas como defensa, no para andar paseando por la calle con ellas. Si estás en tu casa y entra un ladrón o lo matas o te mata. Lo que mata a la gente no son las armas, son los bandidos.

-La foto que colgó en su Instagram con un arma generó un gran revuelo...

-Me dijeron de todo. Muchos se sintieron decepcionados conmigo porque dijeron que estaba fomentado el uso de armas. Pero el arma no mata, son las personas que matan. Yo no estoy estimulando la violencia. Solo me defiendo y practico el deporte de tirar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)