DÍA DE BRUJAS

Halloween: se puede salir a pedir dulces, pero hay que hacerlo respetando el protocolo

Salir de recorrida por Halloween con los niños está permitido si se toman todas las precauciones que exige la COVID-19: uso de tapabocas, distanciamiento físico y alcohol en gel siempre a mano. 

Halloween. Foto: Canva
Halloween. Foto: Canva

¿Salir o no salir a pedir dulces con los niños en Halloween? La pandemia de la COVID-19 ha generado esa duda entre los padres porque ya está más que instalada en Uruguay la forma de celebrar el 31 de octubre al estilo, por ejemplo, de los Estados Unidos. Es decir, los niños se disfrazan, se organizan bailes y fiestas y se sale a pedir caramelos puerta por puerta.

“Todo eso tenemos que readaptarlo o reacondicionarlo a este tiempo de pandemia”, señaló el médico pediatra Eduardo Regueira, para el que todo pasa por apelar a la calma, al sentido común “y a lo que ya sabemos todos: distanciamiento físico, tapabocas y uso de alcohol en gel”, remarcó.

Está claro que no se pueden hacer reuniones en espacios cerrados y que hay que evitar las aglomeraciones, por lo que las fiestas que hasta el año pasado se hacían en escuelas, colegios o alguna casa particular esta vez es preferible suspenderlas.

“Hay que usar mucho el aire libre y los espacios abiertos, en los que se puede estimular a los niños para el uso del tapabocas; explicarles por qué se utiliza. Eso puede generar en ellos la responsabilidad de proteger al otro”, aconsejó Regueira.

Añadió que si el tapabocas va a ser parte del disfraz, lo mejor es no pintarlo porque se puede terminar aspirando una sustancia tóxica.

“Incluso puede quedar muy a tono con este año 2020 estar disfrazado de cualquiera de los personajes de Halloween usando un tapabocas”, señaló.

También dijo que se puede apelar a la virtualidad para, por ejemplo, organizar encuentros por Zoom para mostrar los disfraces a familiares o amigos.

“Hay muchas cosas que se pueden hacer en las que el imaginario y la creatividad entran a jugar, fundamentalmente para evitar las aglomeraciones, los espacios mal ventilados y el riesgo de contagio”, acotó.

Atención adultos.

En cuanto a los mayores, que suelen ser parte de la celebración tanto acompañando a los niños en la recorrida puerta por puerta como entregando dulces a quienes golpean en sus casas, hay una serie de recomendaciones a tener presente.

Por ejemplo, las personas que están haciendo cuarentena evidentemente no pueden salir de sus casas ni abrir la puerta o entregar caramelos a los niños. Así que los padres deberían saber, en la medida de lo posible, si hay algún vecino en el edificio o en la zona que está en esa condición para no ir a su casa.

Por otra parte, a la hora de preparar los dulces, el pediatra aconsejó colocar los caramelos en bolsitas individualizadas para que el niño no los tome de un lugar común.

Es imprescindible llevar siempre en la recorrida alcohol en gel. Si bien se sabe que no es tan importante el contagio a través de las superficies, de todas formas hay que extremar la higiene al momento de entregar y recibir los dulces.

Al regresar a casa, una buena higiene de manos se torna fundamental, siguiendo todos los pasos que ya se conocen de memoria desde que se inició la pandemia por el coronavirus.

Es importante, además, no estar más de 15 minutos con personas que uno no conoce o frecuenta poco. Recordemos que a mayor tiempo de interacción, mayor riesgo de contagio, el que aumenta más aún si no se usa barbijo.

“Por sobre todas las cosas hay que transmitir tranquilidad por el momento que estamos viviendo; no hay que infundir miedo. Celebraciones como Halloween pueden generar responsabilidad social en los niños y en los adultos al momento de cuidarse y cuidarnos entre nosotros”, concluyó Regueira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados