TRIBU

Habló un hombre que contactó con la temible tribu de sentineleses y sobrevivió

El antropólogo Triloknath Pandit intentó llegar a la isla en la década de los 70 y en los 90 y contactó con la tribu.

Pandit llegó a la isla en dos oportunidades. Foto: Triloknath Pandit
Pandit llegó a la isla en dos oportunidades. Foto: Triloknath Pandit

El pasado 16 de noviembre un estadounidense de 27 años fue asesinado a flechazos por una tribu de la isla Sentinel, un grupo conformado por unas 150 personas, que vive en autarquía desde hace siglos en la pequeña isla del mar de Andamán.

La tribu ha estado desde entonces en boca de todos y en las últimas horas habló un antropólogo que en el año en 1973 y en 1991 estuvo en contacto con sus integrantes y sobrevivió.

Según publica BBC, el hombre llamado Triloknath Pandit habló de lo sucedido con el estadounidense John Allen Chau: "Estoy muy triste por la muerte de este joven que vino desde Estados Unidos. Pero cometió un error. Tuvo la oportunidad de salvarse, pero insistió y lo pagó con su vida", dijo.

Pandit recuerda cómo fue su primer encuentro con los miembros de la tribu: "Cuando iba a regalarles unos cocos, me separé un poco del resto de mi equipo y comencé a acercarme a la orilla. Un joven sentinelés hizo una mueca curiosa: tomó su cuchillo y me indicó que me cortaría la cabeza. Inmediatamente llamé al barco y me retiré rápidamente", relató.

Y agregó que "el gesto del chico es significativo. Dejó claro que no era bienvenido" el estadounidense.

Sobre su primera visita en el año 1973, el antropólogo contó: "Habíamos traído regalos como ollas y sartenes, grandes cantidades de cocos, herramientas de hierro como martillos y cuchillos largos. También íbamos con tres hombres de otra tribu local, los onge, para que nos ayudaran a 'interpretar' el habla y el comportamiento de los sentineleses".

"Pero los guerreros sentineleses se nos enfrentaron con caras enojadas y sombrías y completamente armados con sus largos arcos y flechas, preparados para defender su tierra de los 'intrusos'. A veces nos daban la espalda y se sentaban en cuclillas como para defecar". Esto lo había contado en un ensayo que se publicó en el año 1999.

"Les regalamos un cerdo vivo amarrado, pero tampoco lo apreciaron. Simplemente le clavaron lanzas y luego lo enterraron en la arena", agregó.

El ahora octogenario y sus colegas intentaron tomar contacto con la tribu desde la década de los 70,pero recién en los 90 tuvieron el mayor acercamiento. ""Nos quedamos desconcertados, no entendíamos por qué nos lo permitieron", cuenta.

Y en su ensayo agrega, sobre el segundo encuentro: "Tomaron la decisión de encontrarse con nosotros, y la reunión se llevó a cabo de acuerdo con sus condiciones. Saltamos del bote y nos quedamos en el agua, que nos llegaba al cuello, repartiendo cocos y otros regalos. Pero no nos permitieron poner pie en su isla".

Al contrario de la sensación de peligrosidad que todos tienen en el mundo sobre la tribu, Pandit dice que "los sentineleses son personas que aman la paz. No buscan atacar a las personas. No visitan las áreas cercanas ni causan problemas. Este es un incidente raro".

"Debemos tratar de establecer una comunicación limitada con ellos. Pero no debemos molestarlos. Debemos respetar su deseo de que los dejen en paz", asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)