INN CONTENT PARA CONTROL KILOS 

¿Cómo bajan de peso los médicos?

Hábitos para vivir en salud; el éxito en la reeducación del comportamiento alimentario.

Control Kilos
VER VIDEO. 

Aprender a elegir los alimentos y saber combinarlos. Comprometerse con un grupo y hacer ejercicio mientras se divierten en una clase de zumba o se relajan en un aula de pilates. Pensar a largo plazo y perder peso sin someterse a una dieta restrictiva. En Control Kilos no hay promesas, sino una invitación a una vida saludable y así atestiguan quienes egresaron de un plan de 12 meses en el que se aplica el método Aprender a Comer y dejaron el centro con hábitos que aseguran los acompañarán toda la vida y también quienes recién dijeron sí a su propuesta.

“Vinimos un miércoles, el fin de semana siguiente a esa reunión teníamos una agenda social intensa y pensé que no podríamos pasar ni el primer fin de semana”, recordó la bióloga Elizabeth Gómez (48). Ella se acercó a Control Kilos junto a su esposo, Marcos Delfino, un médico pediatra a quien un pequeño paciente había logrado sacudir con un comentario.

“Vine por ella”, dice Delfino. “Es cierto que un paciente me hizo un comentario que me llegó. Lo mandé adelgazar y con la naturalidad y honestidad que caracterizan a los niños, me dijo que cómo lo mandaba bajar de peso si yo también era gordo. Le contesté que eso no tenía nada que ver, pero me dejó pensando. Cuando Elizabeth me invitó a hacerlo juntos, me pareció una buena inversión”, rememoró.

Control Kilo
Gabriela Leis
Médica de familia, reumatóloga

“Llegué a Control Kilos por las redes sociales, antes de venir empecé a seguirlos y me gustó la propuesta. Hice algunas recetas, las probé, me gustaron”, recuerda Gabriela y destaca:“Todos los mensajes que veía en sus publicaciones eran positivos y eso me convenció a acercarme”.
“Hace tres meses que descubrí una nueva forma de alimentarme y eso que soy una gran cocinera y mi familia se alimenta muy bien. No vine pensando en bajar kilos, sino en vivir en salud. Como médica creía que sabía todo, pero no es cierto. Encontré a nutricionistas que saben y además saben enseñar. Ahora empezaré la fase dos y Control Kilos superó mis expectativas”, subraya la profesional.
Entre las fortalezas del programa está el trabajo en grupo, que genera un compromiso entre los participantes. “Usamos whatsapp para estar en contacto, compartir inquietudes, contarnos cosas, darnos ánimo y eso aporta mucho”, afirmó y agregó que es un tiempo para uno, pero el aprendizaje que se obtiene se puede compartir en familia.

Control Kilo
Marcos Delfino
Médico pediatra

“Soy médico pediatra, un día le dije a un paciente que tenía que adelgazar y el me contestó: ¿Cómo me decís que adelgace si vos sos gordo? Yo sentí el golpe que ese niño me lanzó con una honestidad propia de su edad y la verdad es que me dejó pensando”, recuerda Marcos Delfino. El incentivo llegó de la mano de su esposa, que quería bajar de peso y lo invitó a que hicieran juntos el plan de Control Kilos. “El primer día la pasé muy mal. Sentí que no podría comprometerme, pero iniciar el plan juntos fue clave para darnos ánimo. Empezamos paso a paso y nos entusiasmamos y enseguida pudimos ver los resultados”, repasa el médico.
Al plan alimenticio Delfino sumó la propuesta de asistir al gimnasio de Control Kilos, que según cuenta funciona como un club, donde hay instructores y la posibilidad de elegir entre varias clases. “Al principio no podía hacer nada, ahora voy a un gimnasio común y trabajo a la par de muchachos jóvenes”, remarca. La ropa fue otro tema: tuvo que donar medio placar y ahora comparte prendas con su hijo que tiene 16 años.

Hoy la pareja ya completó el plan de un año y se despidió de Control Kilos confiados en que adquirieron hábitos que mantendrán en su día a día, pero a sabiendas que si necesitan pueden consultar ante la más mínima duda.

“Control Kilos es un centro de reeducación del comportamiento alimentario que trabaja con el método de aprender a comer que implica un aprendizaje de hábitos saludables, con el objetivo de que perduren para toda la vida”, describió Gabriela Lorenzo, Licenciada en psicología que integra su staff de profesionales.

“No trabajamos con dietas, ni contamos calorías y tampoco pasamos hambre, sino que enseñamos a cómo ubicar las comidas, cuáles son las porciones, cómo me enfoco y, sobre todo, como puedo genero un vínculo saludable con la comida”, enfatizó.

La psicóloga integra un equipo multidisciplinario que se completa con licenciados en nutrición, otros psicólogos, profesores de gimnasia y también chefs. Todos están al servicio de la reeducación de quienes asisten y se encargan de motivar a los integrantes de cada grupo.

“La propuesta es asistir a reuniones grupales, donde se acompaña al colectivo durante un año, aunque cabe la posibilidad de solicitar entrevistas individuales”, enfatizó Lorenzo.

Control Kilo
Elizabeth Gómez
Bióloga

Elizabeth Gómez culminó su plan de Control Kilos en mayo pasado y está más que satisfecha. Se anotó con su esposo (Marcos Delfino) y tras egresar del plan no sólo perdió peso (16 kilos en 12 meses), sino que ganó “años de juventud”.
“Ahora sabemos cómo distribuir la comida, tanta cantidad de carne y tanta de verduras, que no son solo lechuga y tomate, sino que hay mucha más variedad”, puntualiza. La primera impresión fue que no sobreviría ni siquiera al fin de semana posterior a la reunión. “Vinimos un miércoles y sabíamos que se acercaba una agenda social intensa. Me fui pesando qué haríamos, pero juntos lo logramos”, remarca satisfecha.
“Lo bueno es que acá hay metas escalonadas y a medida que se cumplen uno sabe que va por buen camino. Y lo mejor es que lo que se aprende acá queda para siempre. Al principio me fijaba en un cuaderno qué iba con qué, ahora lo incorporé. Igual me pasó con el ejercicio, adquirí el hábito y si no me muevo, me hace falta”, concluye.

Control Kilo
Jorge Silvera
Médico intensivista

Jorge pesaba 160 kilos cuando decidió inscribirse en Control Kilos. Estaba en un momento de su vida de mucho estrés y sus días de correr maratones habían quedado en el pasado. Si bien no tenía problemas graves de salud, era consciente que tenía que empezar a cuidarse. Se informó de todas las propuestas del mercado y esta fue la que más le convenció. “No prometían una dieta milagrosa, sino enseñar nuevos hábitos. Todos sabemos qué tenemos qué hacer y, sin embargo, no siempre lo ponemos en práctica”, recuerda.
“Mi desayuno era tomar mate y mi primera ingesta del día llegaba después de horas de guardia, hacía cualquier cosa con mi alimentación. A veces estoy 60 horas fuera de mi casa”, cuenta.Ahora se cuida en cómo se alimenta e incorporó nuevos hábitos saludables, tal como desayunar y tomar agua a lo largo del día. Inició la fase dos de su programa —que será de un año— con resultados muy positivos: en seis meses, logró bajar 24 kilos y va por más.

Este aspecto es clave. Así lo destacó Gabriela Leis, quien se sumó a la propuesta de Control Kilos hace tres meses. “Más allá de aprender a alimentarnos bien, el vínculo con quienes integran tu grupo es importante, trasciende la cuestión de bajar de peso, es de mucha ayuda y se generan nuevas amistades, uno termina acompañando al otro. Percibe este espacio como propio y tiene ganas de venir, no de saltearse las reuniones”.

Por su parte, Leticia Figuerón (41) está feliz. “Empecé a observar a una compañera de trabajo y a una amiga. Las dos perdían peso y estaban re contentas. Pensé en qué andan, me contaron, dudé y también quise probar si este programa funcionaría conmigo. Descubrí que como mucho más, me alimento mejor y bajo de peso. No sentí por un segundo que estaba a dieta”, confesó quien supo sumarse a algunas de las propuestas para sumar actividad física a su día a día.

El plan de alimentación y re educación alimenticia se completa con otras propuestas en control kilos. Cualquiera de sus dos sedes (Centro y Pocitos) cuentan con un gimnasio cerrado donde pueden practicarse varias disciplinas, que ofrecen distinto nivel de exigencia. “Hay sala de aparatos, aeróbicos, una sala de musculación donde un profesor indica las rutinas”, contó Lorenzo. “Además en Pocitos también incorporamos una cancha de voley para sumar un deporte”. 

Control Kilo
Leticia Figuerón
Médica de familia

Las largas jornadas laborales se traducían en muchas horas de ayuno y una mala alimentación para Leticia. Tenía experiencia en hacer dietas, pero una vez que bajaba de peso, los recuperaba enseguida con el conocido “efecto rebote”.
Conoció Control Kilos a través de una compañera de trabajo y de una amiga y se animó a probarlo. Notó los resultados enseguida:perdió 15 kilos en cuatro meses. “Me sorprendió, porque realmente estoy comiendo más, pero estoy bajando de peso”, afirma. El programa hace que uno se organice, cambie el “chip” y adopte opciones saludables para alimentase. “No siento que hago dieta”, remarca al añadir que antes estaba cansada todo el día y su energía la sorprende.
El trabajo en grupo y el pago anual por adelantado son dos factores que influyen para que ella no baje los brazos en el proceso. “Implica un compromiso, cuando uno viene a anotarse, lo hace decidida. Mi meta acá no es bajar de peso, es cambiar de hábitos”, sostiene.

La cocina es el lugar ideal para asistir a los talleres de cocina saludable que demuestran que se puede comer rico, saludable y con preparaciones prácticas que acompañan el día a día y pueden trasladarse a toda la familia. “Muchos participantes empiezan el programa e incorporan a su familia”, remarca Lorenzo.

La propuesta de Control Kilos es a un año, hay que elevar la mira y no caer en dietas relámpagos. “Proponemos incorporar nuevos hábitos y aprender a mantenerlos. Control Kilos es un programa definitivo que puede trasladarse a toda la vida. Nosotros los acompañamos durante 12 meses y luego pueden naturalizarlo. Tiene distintas etapas, que contemplan a cada persona”, concluyó Lorenzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados