TEORÍA

Gran enigma del agua

Científicos analizan posibilidad de que los asteroides al golpear a la Tierra estén vinculados al origen acuático.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

El agua cubre el 70 por ciento de la superficie terrestre. Es el origen de la vida y el hogar de incontables criaturas vivientes, pero ¿de dónde proviene?

Los científicos han propuesto diversas teorías para explicar la existencia del agua en la Tierra. Quizá estaba aquí desde el principio. Puede haber llegado con unas sucias esferas de hielo llamadas cometas o como parte del polvo interplanetario.

O tal vez, gracias a los asteroides, esos objetos rocosos de distintos tamaños que han chocado contra la Tierra en diversos momentos de su historia, a veces en grandes cantidades. Hace más de 4000 millones de años apalearon nuestro planeta, durante un periodo llamado bombardeo intenso tardío.

Aunque algunas muestras de asteroides, en particular de los llamados condritas carbonáceas, muestran que contenían agua, parecía que el agua podría haberse perdido en el intenso calor del impacto.

Sin embargo, R. Terik Daly, ahora investigador del Laboratorio de Física Aplicada de Johns Hopkins, y Peter H. Schultz, científico planetario de la Universidad Brown, llevaron a cabo experimentos a pequeña escala que sugieren que el agua en los asteroides pudo haber sido captada por las rocas terrestres.

Schultz dijo que los resultados eran sorprendentes: "He hecho esto durante 38 años y lo que he descubierto es que cada vez que hacemos un experimento pensamos que sabemos lo que sucederá, pero no es así".

Los resultados se publicaron en Science Advances.

Daly, quien estaba trabajando en un doctorado en Brown, y Schultz, su asesor, usaron la pistola vertical de la NASA, un aparato de tres pisos diseñado para disparar proyectiles a un objetivo desde distintos ángulos.

Lanzaron guijarros del tamaño de un guisante de una roca llamada antigorita, similar al material de las condritas carbonáceas, hacia una pequeña muestra de piedra pómez, que simulaba una Tierra seca.

La pistola solo tenía que disparar los guijarros a unos tres metros, pero a una velocidad de más de 17.700 kilómetros por hora. A esa velocidad, la energía del impacto generó tanto calor que parte del agua de la antigorita se vaporizó, pero la piedra pómez derretida la absorbió al solidificarse y fusionarse con fragmentos de antigorita.

A un ángulo de impacto de 45 grados, por ejemplo, aproximadamente el 30 por ciento del agua fue captada por una sustancia parecida al vidrio y la mezcla de la fusión del impacto y los fragmentos de roca, llamada brecha.

Si eso sucedió con los asteroides reales, esa agua pudo haberse liberado más tarde, por ejemplo, como vapor de flujos de lava, y contribuir a las condiciones que hicieron posible la vida en la Tierra.

Esto no explicaría la existencia de toda el agua de la Tierra, dijo Schultz, pero es nueva información.

Administrar.

En relación con el agua, la misión Grace-Fo de la NASA despegó con éxito de la Base Aérea de Vandenberg, en California (Estados Unidos), con el objetivo de trazar las líneas maestras de una administración óptima de los recursos hídricos de la Tierra.

El despegue del cohete Falcon 9 se realizó tal como había previsto la agencia espacial estadounidense tras el intento fallido del pasado sábado.

Dos satélites idénticos, que orbitarán la Tierra a unos 220 kilómetros de distancia, medirán durante al menos cinco años los cambios mensuales de la masa acuática de los océanos y las capas de hielo para determinar de qué manera está afectando el cambio climático a la Tierra.

La NASA tiene previsto dar a conocer los primeros datos recogidos por los satélites 180 días después del lanzamiento de la misión, cuya información será analizada por los expertos cada 30 días.

Sin embargo, las modificaciones en el periodo de un mes son mínimas, por lo que "lo interesante" de estudiar serán los números agregados en fases más amplias, indicó el científico jefe de la misión, Frank Webb en una rueda de prensa previa al lanzamiento.

A diferencia de otros satélites de observación de la Tierra, que llevan instrumentos que observan una parte del espectro electromagnético, los dos satélites de la Gravity Recovery and Climate Experiment Follow-On (Grace-Fo) son el instrumento en sí.

A partir de los datos recogidos por estos satélites, los investigadores producirán mapas mensuales de agua y cambio de masa mediante la combinación de esta información con las mediciones de GPS y las medidas del acelerómetro de otras fuerzas, como la resistencia atmosférica.

El lanzamiento realizado ayer, es la segunda fase de la misión Grace, que completó 15 años de exploración espacial en enero de 2017.

Esa misión "revolucionaria", lanzada en 2012, sentó las bases de la comprensión del movimiento del agua en la Tierra en profundidad, la misma meta que persigue ahora la segunda parte de la exploración de la NASA.

Grace midió la pérdida de hielo en la Antártida, identificó patrones en el cambio del nivel del mar, descubrió anomalías en el almacenamiento de agua subterránea y monitoreó la sequía de entre 2011 y 2017 en California.

Estos hallazgos fueron "muy importantes" para la comunidad científica, no solo por las más de 30.000 publicaciones que provocó, sino porque sirvió para dar los primeros pasos para mejorar la comprensión hacia una mejor administración del agua.

La sucesora Grace-Fo continuará realizando investigaciones sobre el clima y la capa acuática de la Tierra gracias a los dos satélites con una capacidad altamente precisa de seguimiento a distancia y un interferómetro de rango láser (LRI, en inglés), un equipo que permite la realización de medidas topográficas en tres dimensiones.

La misión tendrá un costo total de 430 millones de dólares para la NASA y de 90,7 millones de dólares para el Centro de Investigación Alemana para las Geociencias (GFZ, en sus siglas en inglés), principal socio de la agencia espacial estadounidense en esta exploración.

Agua 1 - Hay 110 millones en riesgo en EE.UU.

Hasta 110 millones de habitantes de Estados Unidos pueden verse afectados por el consumo de agua contaminada, según indica un informe del Grupo de Trabajo por el Medioambiente (EWG).

Agua 2 - Las autoridades analizan nivel de calidad

El informe aparece en momentos en que Agencia de Protección Medioambiental (EPA) realiza una cumbre para abordar la calidad del agua, afectada por varios niveles de los químicos tóxicos.

Agua 3 - Grupo pide que difundan los resultados

EWG sostiene que la EPA ha mantenido en secreto los niveles de productos tóxicos en las aguas. El grupo pide a las autoridades que examinen las instalaciones de agua potable y difundan los resultados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados