El artista advierte por cambios en el Cuartel de Dragones

García Uriburu contra la decadencia de un museo

El artista Nicolás García Uriburu cuestionó los criterios empleados para administrar el museo que se encuentra en el Cuartel de Dragones de Maldonado, que alberga la colección que lleva su nombre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Artista donó su colección a fines de los años noventa. Foto: Ricardo Figueredo.

El museo apenas tiene dos funcionarias para atender al público y su horario de visita se reduce a un período mínimo de algunas horas entre la mañana y las primeras horas de la tarde. No abre los días domingo y el sábado lo hace en horario matutino. El museo forma parte del predio donde se levanta el Cuartel de Dragones de Maldonado.

"Es un viva la pepa. Es todo muy raro. Parece como si quisieran cerrar los museos. Es la comuna más pobre de todo el Uruguay. No tienen recursos para tenerlo abierto como corresponde. Por esta razón nadie va. Ni siquiera hay información para los turistas", indicó.

El reconocido artista plástico no solo donó las obras que allí se exhiben sino que, además, es el curador de la colección que se exhibe.

Meses atrás, García Uriburu fue sorprendido cuando una de las salas donde se exhibe la colección fue mudada hacia delante para instalar en su lugar una suerte de fábrica de guitarras y violines.

El artista explicó que la escultura "Stelio y su venado" de Belloni fue trasladada hacia delante, lo mismo que un cuadro de su autoría. "Para separar tapiaron el pasaje existente entre sala y sala con unos plásticos que colgaron de la pared con unos clavos. Los que allí trabajan colgaron su ropa en otra obra que estaba colocada en una de las paredes", explicó.

"El director de cultura, Gabriel Di Leone, me dijo: siento que estamos haciendo bien con esto. Yo le respondí que no, que estaban destrozando al museo y que nunca lo podrían recuperar", enfatizó.

Cuestionamientos.

El artista aseguró que tampoco le permiten hacer crecer el museo que, como se sabe, se encuentra en un predio militar.

"No me dejan agrandar el museo. Pero el coronel que lo administra hizo en medio del cuartel una casilla para afeitarse, bañarse y tomar el té. Es un escritorio en medio del predio. Nunca pidió permiso a la Comisión del Patrimonio. Lo levantó en medio del cuartel. Y a mí no me dejan abrir una nueva sala con obras de Blanes y de otros artistas", dijo.

"Tengo varias propuestas de personas que quieren donar más obras. Pero no quiero aceptarlas hasta tanto tenga seguridad de que el museo seguirá", añadió.

García Uriburu donó, a fines de los años noventa, esta colección de pintura y escultura nacional que rescató durante años de su segura destrucción gracias al empeño y dinero que invirtió en ello.

La colección, única en el país, contiene alrededor de treinta obras del escultor José Belloni y otras de José Zorrilla de San Martín, a las que se suman piezas de los artistas Bernabé Michelena, Juan Manuel Ferrari y Federico Moller de Berg, entre otros.

En materia de pintura, la colección cuenta con obras de Pedro Blanes Viale, Juan Manuel Blanes, Rafael Barradas, Carmelo de Arzadun, entre otros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)